Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Operación Militar Especial en Ucrania: la creación del imperio y la velocidad de la guerra


Aleksandr Duguin | 30/08/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

La guerra que estamos librando contra Occidente en el suroeste de Rusia se caracteriza por una diferencia en el timing, es decir, en la velocidad de movilización, acción, reacción y toma de decisiones.

Por un lado, está claro que en la mayoría de los casos el enemigo actúa más rápido que nosotros, se orienta con mayor rapidez, adopta audazmente las tecnologías avanzadas de la guerra en red, combina estrategias de información con un sistema de atentados terroristas, atrocidades como herramientas de demostración, ataques en lugares inesperados, lleva a cabo operaciones utilizando pequeños DRG al estilo de los ataques DDoS, utiliza rápidamente escenas artísticamente escenificadas y las proyecta rápidamente en la esfera mediática occidental. El enemigo hace pasar sus ataques terroristas por «operaciones brillantemente ejecutadas», mientras que los fracasos se ocultan hábilmente. Las víctimas son presentadas como «agresores».

A todo esto, los rusos respondemos con un claro retraso, no tan rápido, no tan eficaz, no tan coherente. Sí, estamos llevando a cabo una contrapropaganda masiva y frontal, pero dirigida casi exclusivamente al público nacional ruso (lo cual, por cierto, es muy, muy importante, porque al comienzo de la guerra, la sociedad no estaba en absoluto preparada para ello). Prácticamente no tenemos transmisión de significados y vectores a Ucrania. Lo que estamos haciendo en esta tierra, no podemos transmitirlo claramente a los ucranianos, y aparentemente no lo haremos, dejando al enemigo un enorme territorio en el que librar una guerra psicológica. Sólo hay una cosa que decir aquí, sobre Ucrania: les estamos diciendo a los ucranianos que somos el Imperio y que también los consideramos una parte constituyente de nuestro Imperio, como una provincia rebelde; les estamos diciendo, de hecho: «nos habéis traicionado en favor de otro imperio, el imperio del mal, la satánica civilización occidental». Esta es la Cuarta Guerra Púnica, en la que nosotros somos Roma y ellos se han puesto del lado de Cartago. Por eso estamos aquí, y por eso nos dirigimos a las fronteras occidentales, porque ese es nuestro imperio (que compartimos con vosotros).

Esto debería haberse dicho hace mucho tiempo, rápida y eficazmente, y luego haber encontrado la manera de presentarlo a cada ucraniano y dejarle elegir. Seguro que más de uno habría elegido a nuestro favor, no sólo por inercia, por el pasado soviético o por la lengua rusa, sino por razones más fundamentales y de peso.

Por una u otra razón, no dejamos de pedir disculpas a Occidente y de quejarnos de la existencia de un doble rasero; allí, en Occidente, en la Otanosfera, las opiniones sobre la guerra están divididas, la mitad del mundo occidental está de nuestro lado, por así decirlo. Sí, las élites occidentales están contra nosotros y son unánimes al respecto, pero las sociedades occidentales no lo están en absoluto. ¿Hemos hecho algo al respecto en año y medio? ¿Hemos ido más allá de la retórica de las élites atlantistas globalistas para llegar a los pueblos de Europa y América? Ahí radica el problema. Seguimos -aparentemente por inercia- discutiendo con quienes no pueden vernos, no pueden oírnos y no quieren conocernos mientras estemos vivos, mientras seamos libres, mientras seamos Rusia, así que ayudemos a los pueblos de Occidente a derrocar a estos regímenes liberal-globalistas corruptos y podridos. ¿No tiene sentido?

También invitamos a las comunidades no occidentales a imaginar por sí mismas lo que estamos haciendo, por qué y para qué. No hemos enviado un mensaje claro a China, el mundo islámico, India, África o Hispanoamérica. La única excepción es la idea fundamental de la multipolaridad, donde, efectivamente, los significados están ahí y son extremadamente profundos; pero habiendo identificado este vector tan importante, no lo estamos cultivando, no lo estamos desarrollando, no lo estamos saturando de contenido, no estamos poniendo estructuras.

Nos estamos quedando atrás tecnológicamente y, una vez más, la pregunta es: ¿dónde estábamos antes? ¿Cómo nos preparábamos para la guerra? ¿Dónde están nuestros drones y los equipos más modernos? ¿Dónde están los conocimientos prácticos de la guerra en red, cuyas estrategias han dominado el Pentágono y los países de la OTAN desde principios de los años noventa? Pues bien, estamos poniéndonos al día, tanto a nivel estatal como en el Ministerio de Defensa, y sobre todo gracias a los heroicos esfuerzos de voluntarios como Vladlen Tatarsky y sus colegas de Dronnitsa y muchas otras iniciativas.

La primera conclusión que podemos sacar es que el hecho de que estemos rezagados es negativo, pero no fatal. Lo que importa es la determinación de construir el imperio, que decidirá el resultado, no el momento.

Sin embargo, hay otra cosa que merece la pena destacar: la oportunidad que tuvimos de lanzar la operación militar especial. Inesperadamente, antes de lo previsto, con rapidez y audacia. Cuatro vastas zonas de importancia estratégica para el Imperio (sin contar Crimea, que ya había sido devuelta a nuestro redil) fueron liberadas a la velocidad del rayo, y no esperamos ni titubeamos. Por desgracia, tuvimos que abandonar Sumy, Chernigov, la región de Kharkov y, por debajo de Kiev, incluso la ciudad rusa de Kherson. Volveremos sobre esto más adelante. En alguna parte se cometió un error de cálculo fundamental, pero actuando con la máxima rapidez conseguimos mucho. Esta es hoy nuestra principal cabeza de puente, sólida y fortificada. A pesar de todo, fue un gran éxito.

La segunda conclusión es que, en algunos casos, incluso el Imperio tiene que dar un salto repentino, rápido como el rayo e irresistible, como un tigre. No el mordisco doloroso de una rata, sino el golpe de gracia impecablemente calibrado de una bestia grande y orgullosa. El golpe brutal del Imperio.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies