Contra la invasión migratoria: ¿el regreso de las fronteras y el alambre de púas? – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Contra la invasión migratoria: ¿el regreso de las fronteras y el alambre de púas?


Nicolas Gauthier | 11/10/2021

Con los daneses, es Navidad antes de tiempo, sabiendo que los lituanos acaban de encontrar debajo del árbol lo suficiente para construir un muro de alambre de púas de quince kilómetros de largo. Un regalito de Copenhague…

Comparado con el muro de 500 kilómetros que tiene Vilnius, su capital , se está erigiendo para proteger este pequeño estado báltico de la inmigración de Bielorrusia, es algo modesto. Pero estos alambres de púas tampoco son como los demás, nos dice Le Monde: «No son alambres clásicos, sino un modelo especial, en acordeón, recubierto de hojas parecidas a las de una navaja, que pueden provocar heridas mortales». En definitiva, no paramos el progreso, sin ofender a los profesionales del progresismo.

Paradójicamente, Dinamarca no está gobernada por un viejo hombre blanco, heterosexual y bastante enojado, sino por la mismísima socialdemócrata Mette Frederiksen, primera ministra de su país, elegida en gran parte por el tema «cero solicitantes de asilo». Donde todo se complica es cuando Mattias Tesfaye, su Ministro de Integración e Inmigración, él mismo hijo de un refugiado etíope, se reunió con su homólogo lituano, Agnė Bilotaitė, Ministro del Interior, Historia para comprobar el buen desempeño del sistema fronterizo en pregunta.

Qué marearía a la izquierda humanista, sobre todo cuando sabemos que los mismos muros de alambre de púas también fueron erigidos, en 2015, por el muy infrecuente presidente húngaro, Viktor Orbán, para gran furor de las autoridades europeas. Sin embargo, y esto, todavía según el mismo diario vespertino, «seis años después, Mattias Tesfaye consideró que las críticas contra Budapest eran incorrectas y que, ante la inmigración descontrolada, el cierre fue una solución de sentido común».

Como debe ser, las organizaciones «humanitarias» están haciendo todo lo posible, Amnistía Internacional ante todo, citando «una negación de la realidad frente a la actual crisis migratoria». Sin embargo, siempre es posible devolverles el cumplido, ya que estas ONG no necesariamente se dan cuenta de los trastornos de civilización que implican estos traslados masivos de población.

Y es precisamente ahí donde estas organizaciones con la financiación más opaca, practicando un sin fronteras sin matices y un ecologismo con fachada de chivo, acaban también en la más evidente «negación de la realidad». Porque según ellos, las fronteras serían enemigas de la paz, mientras que es precisamente la ausencia de fronteras mal definidas lo que a menudo es la causa de las guerras…

De hecho, en todo momento, los conflictos abiertos, entre ejércitos oficiales o en su versión asimétrica con vocación terrorista, siempre han sido el resultado de fronteras impugnadas. De ahí la guerra latente entre India y Pakistán relacionada con esta Cachemira, una zona fronteriza dividida aproximadamente. Lo mismo ocurre con los incesantes enfrentamientos del África negra, resultado de la locura de los agrimensores coloniales que rediseñaron este continente con un cuadrado y un compás, sin entender que, al hacerlo, separaron a los pueblos que persistían en querer vivir juntos, mientras los obligaban a hacerlo. otros para convivir con aquellos cuya vida diaria no deseaban compartir.

Esto también se aplica a los dos irlandeses, Israel y Palestina, los líos territoriales que continúan dividiendo a Marruecos y Argelia, sin descuidar las dolorosas cuestiones de Crimea o Kosovo. Y Régis Debray, en su notable ensayo Praise of Borders, señala: «Una idea estúpida encanta a Occidente: la humanidad, que lo está haciendo mal, estará mejor sin fronteras». Tienes que ser realmente estúpido para refutar un hecho tan obvio. Los ecologistas están en la mejor posición para saber, sin embargo, habiendo hecho todo, hace casi veinte años, para evitar la construcción de la A28, culpable de amenazar las fronteras del escarabajo ciruela. A los ojos de algunos, tanto desconectados de la naturaleza como de la humanidad, ¿los humanos deberían por tanto tener menos derechos que los insectos? No una estupidez hacer la pregunta.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Concertina

 

Nicolas Gauthier
Nicolas Gauthier es periodista y escritor.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies