Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Diez buenas razones para terminar con Eric Zemmour


Henry de Lesquen | 29/10/2021

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Aquí hay diez buenas razones para acabar con el engañoso Zemmour, es decir, para hacer justicia a su usurpada reputación de defensor del patriotismo francés. Ya no es una conclusión.

1. Zemmour es un inmigrante argelino que no tiene ni una gota de sangre francesa.

2. Zemmour es un israelita estrictamente observante, que, obviamente, se casó con una judía. Sin embargo, el judaísmo (farisaico, talmúdico, rabínico) es una religión oriental, isomorfa al Islam, que es incompatible con la identidad nacional de Francia y con la civilización occidental. Sin embargo, no hay duda de que muchos israelitas franceses están perfectamente asimilados, no solo en apariencia, sino en realidad. Un francés judío es un francés como cualquier otro, es asimilado, siempre que rechace el Talmud, que considera a los no judíos como bestias, que no pertenece a ninguna comunidad que no sea la comunidad nacional francesa, finalmente que la simpatía que tiene todo derecho que pueda tener para Israel no lo lleva a jurar lealtad a un estado extranjero ni a tener doble nacionalidad.

3. Un israelita estrictamente observante, Zemmour no rechaza el Talmud, que considera a los no judíos como bestias (Talmud, Keritot 6b, Yebamot 61a: «Ustedes son hombres, mientras que los no judíos no son hombres»). Ni la Cábala, que define a los judíos como chispas de la Divinidad (Chekinah) esparcidas entre el estiércol de los Goyim (plural de Goy, un término de desprecio por los no judíos). Menos aún, por supuesto, la teoría racista del pueblo elegido, común a la Biblia hebrea, el Talmud y la Cábala. Por lo tanto, Zemmour no planteó la más mínima crítica a las abyectas afirmaciones del Gran Rabino de Israel Ovadia Yosef (1920-2013), para quien los no judíos nacieron solo para servir a judíos (sic).

4. No importa cuánto se presente como un gran patriota, el engañoso Zemmour a veces muestra la patita, por así decirlo. «Judío en casa, francés en las calles», dijo. Esta, según él, es la definición de asimilación para los judíos… En otras palabras: «Judío en realidad, francés en apariencia». Francés para la galería. Zemmour tiene un doble discurso, una doble moral, una doble cara. Zemmour no tuvo miedo de agregar: «Eric en el registro civil, Moisés en la sinagoga». ¿Por qué molestarse? Moïse Eric Zemmour asume que la credulidad de los Gogoys es infinita. (Gogoy, contracción de gogó y Goy: no hay mejor palabra para describir a tus seguidores).

5. Al carecer constitucionalmente del sentido de grandeza, Zemmour tiene la choutzpah (descaro) de despreciar a Francia. En Melaconlía francesa, afirma descaradamente que nuestro pobre país siempre ha fallado en todo, que quería ser un imperio, pero que solo podía ser una nación miserable. Pasaremos por alto el absurdo y la pretensión de la tesis de este historiador de mala calidad de retener sólo su deseo de bajar Francia y su incapacidad congénita para comprender su grandeza. En El destino francés, cree que Francia no tendría nada mejor que hacer para salir de su supuesta nulidad que tratar de tomar como modelo un pequeño estado asiático de reciente creación, llámese Israel. En su carta abierta a Zemmour sobre El suicidio francés, Raphaëlle Auclert se dirige a él en estos términos: «No contenta con hacer del pueblo (rancés) el artesano de su propia desgracia, usted sugiere que esta desgracia es merecida; Una y otra vez, en una frase que recuerda un hecho histórico, se agregan juicios de valor que no se basan en nada y tienden sistemáticamente a denigrar al francés. Por citar solo algunos ejemplos: De Gaulle lideró a un pueblo que se veía a sí mismo como un puñado de cobardes y colaboradores (página 22); La degradación de los soldados en la carnicería en la Primera Guerra Mundial animó a los hombres a arrojar la carga entre las piernas (pág. 32); Ese ímpetu vital que ya no existe entre (los hombres) en tiempos de paz (pág. 133); Los cansados ​​viejos de Europa (pág. 71)». Finalmente, en este libro en el que arrastra a los franceses por el barro, Zemmour llega a la conclusión de que Francia ya está muerta, sin que parezca excesivamente afligida. Zemmour es un buitre que considera muerta a Francia. Como defensores de la nación así, no podríamos soñar con algo mejor…

6. El engañoso Zemmour vende patriotismo como vende tirantes. Este es su negocio. Sin embargo, no produce la menor idea original. Su método es saquear y plagiar las ideas de los hombres de derecha (y en particular las del Carrefour del Horloge) para reciclarlas en su beneficio. Así se engaña a sí mismo y consigue engañar fácilmente a la multitud de gogo.ys que lo siguen y lo admiran repitiendo estúpidamente: ¡Por fin alguien que defienda nuestras ideas!. Con Zemmour, la mentira es una segunda naturaleza y su sonrisa perpetuamente astuta manifiesta el júbilo inspirado por la ingenuidad de sus incautos, a quienes desprecia profundamente. No hay nada que pruebe que sea honesto y sincero. Todo muestra lo contrario, al menos cuando finge amar a Francia. Lo que resulta confuso, además, es que este individuo pertenece a la extrema derecha sionista y, de hecho, es sincero cuando proclama su odio hacia los árabes y musulmanes.

7. Zemmour es un ISP, es decir, un superpatriota inmigrante. Es un papel compositivo que forma parte de una operación de subversión muy inteligente: ¡hacer que los buenos franceses de derecha o de extrema derecha, hostiles a la inmigración, crean que nunca serán mejor defendidos que los inmigrantes! Que son en cierto modo «oportunidades para Francia». Es la piedra filosofal del antirracismo. El desagradable racista anti-inmigrante se convierte en un acérrimo partidario de los «buenos inmigrantes», sin siquiera darse cuenta de que su cerebro ha cambiado, y ahora acepta la inmigración: ¡incluso quiere que Francia sea gobernada por un inmigrante como Zemmour! El simple hecho de aceptar que un ISP, un inmigrante superpatriótico, como Zemmour, se convierta en el campeón de la Francia francesa, es horrible, como diría Ubu, y demuestra el grado de alienación en el que hemos caído. A veces escucho: «¡Esto es fantástico! Debido a que es judío, Zemmour puede decir cosas que nosotros no podemos decir». Un increíble acto de sumisión a la oligarquía cosmopolita que convierte a los franceses por sangre en extranjeros en su propio país.

8. Como todo el mundo sabe, el grupo judío está sobrerrepresentado en los medios. 1% de israelitas en la población, 50% en televisores. (No sorprenderá que los invitados de Zemmour en su programa sean en su mayoría judíos como él: Attali, Lévy, Finkielkraut, etc.) Hay un judío para todos los gustos y para todas las opiniones. ¿Eres cosmopolita? Te reconocerás en Attali, Cohn-Bendit, Lévy (Bernard-Henri)… ¿Eres nacionalista? Te reconocerás en Zemmour, Finkielkraut, Lévy (Elisabeth)…. Tienes que ser muy ingenuo para creer que el éxito mediático del engañoso Zemmour se debe solo a su talento y que su pertenencia a este grupo no tiene nada que ver con eso.

9. El engañoso Zemmour ocupa los medios de comunicación para bloquear el acceso a los franceses que verdaderamente representan la derecha. Pero la buena gente de la derecha no ve nada más que fuego. Finalmente, piensan, ¡hay alguien en la televisión que defiende nuestras ideas! Como Zemmour, entonces. No se dan cuenta, en su ingenuidad, de que Zemmour ocupa el lugar de los auténticos nacionalistas, franceses que defienden las ideas nacionales con la sinceridad que le falta, y al menos con tanto talento como este histrión.

10. Si en general defiende las buenas ideas, y eso es evidente, ya que a él le corresponde hacerse pasar por el campeón de las ideas nacionales, Zemmour se esfuerza por corromperlas destilando el veneno de la subversión. Pasemos por alto el hecho de que está defendiendo el euro y la Unión Europea. Ya es apenas tolerable que elogiara a Robespierre y por tanto lo peor en la horrible revolución (Le Figaro, 5 de noviembre de 2015). Como hemos visto, para él, Francia es una nación fallida, que no merece sobrevivir, y su gente es despreciable. No podría hacer nada mejor que emular a Israel, un modelo incomparable. De hecho, el engañoso Zemmour es un agente de influencia israelí. No sirve a los intereses de Francia, sino a los de Israel. Por eso insta a sus seguidores a luchar contra el Islam, y exclusivamente contra el Islam, y ocultar la cuestión racial, que sin embargo es central. Según él, Francia debería deshacerse de los musulmanes, como hizo Israel con los palestinos, pero fácilmente podría convertirse en una sociedad multirracial bajo la presión de la inmigración congoide. Así, el suicidio francés se lograría si escucháramos a Zemmour, Francia ya no sería Francia, ya que, como dijo con fuerza el general De Gaulle, «somos, sin embargo, sobre todo un pueblo europeo de raza blanca, de cultura griega y latina y cristiano religión».

Conclusión: Zemmour es un impostor… Podría cubrirse con el manto de patriota, este fariseo es en realidad un francés de papel. Peor aún, enemigo de Francia, de su religión, de sus tradiciones, de su identidad. Parafraseando a Clemenceau, diría que la estupidez política es lo que mejor da la sensación de infinito. Hombres de derecha, nacionalistas, opuestos a la inmigración, racistas (en el buen sentido), acuden en masa a celebrar al engañoso Zemmour, a quien han convertido en su ídolo. La estupidez de los Gogoys que adulan a Zemmour te deja sin palabras.

Fuente: Henry de Lesquen