¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

El crecimiento de la economía rusa desmiente a Ursula von der Leyen


Frédéric Lassez | 07/02/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

La Presidenta de la Comisión Europea, acompañada por una quincena de comisarios europeos, viajó a Kiev el 2 de febrero para renovar su apoyo al gobierno ucraniano. Para Bruselas, el objetivo era enviar una «señal fuerte».

RELACIONADO: ¿Cuál es la situación actual del conflicto en Ucrania?

Empezamos hablando de grandes cantidades de dinero, como de costumbre, con los miles de millones que la Unión Europea reparte sin contar el dinero y, sobre todo, sin cuestionar su destino final a pesar de los casos de corrupción que han salpicado recientemente a varios altos dignatarios del régimen, y en particular al viceministro de defensa ucraniano, Viacheslav Chapovalov.

Nada muy grave, sólo una historia de sobrefacturación masiva de productos alimenticios destinados al ejército. Una estafa estimada en 330 millones de dólares. El periódico Le Monde informó el 24 de enero de que la primera reacción del Ministerio de Defensa fue negar los hechos y que se pidió inmediatamente al SBU (Servicio de Seguridad Ucraniano) que investigara la «publicación de informaciones falsas que perjudican los intereses de la defensa».

El ministro de defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, alegó un «error técnico» en relación con el contrato en cuestión, al tiempo que amenazaba abiertamente al denunciante que filtró la información a la prensa con que tendría que «responder por sus actos».

En retrospectiva, uno tiene muchas ganas de ver a toda esta gente de vuelta en la Unión Europea. En cualquier caso, Ursula von der Leyen está haciendo todo lo posible para garantizarlo. Ese era el objetivo de la cumbre de Kiev: construir el camino de Ucrania hacia la Unión Europea.

Otro punto en el centro de las discusiones fue, por supuesto, Rusia. Por un lado, para reafirmar a Volodymyr Zelensky la voluntad de seguir sancionando a Moscú, y por otro, para tranquilizar a los europeos enfrentados a la inflación y al riesgo de ver caer sus economías. Ursula von der Leyen fue muy clara: nuestros sacrificios no fueron en vano. Escuchándola, uno podía incluso oír los acentos triunfalistas de Bruno Le Maire, en marzo de 2022, cuando anunció el inminente colapso de la economía rusa.

El Presidente de la Comisión lo dijo, podíamos alegrarnos, el objetivo se había logrado: «Hoy, Rusia está pagando un alto precio, porque nuestras sanciones están erosionando su economía, haciéndola retroceder una generación». Nada menos que por una generación. Ursula von der Leyen tenía que tener valor para decir esto.

Unos días antes, el FMI, al que difícilmente se puede acusar de estar a sueldo del Kremlin, había publicado sus «perspectivas económicas mundiales». Predijo una vuelta al crecimiento en Rusia en 2023 y un crecimiento superior al de la eurozona en 2024 (2,1% frente a 1,6%). Tras nueve paquetes de sanciones de la Unión Europea.

«Mientras Europa sufre las consecuencias de la ruptura con Moscú desde la invasión de Ucrania el 24 de febrero de 20222, la economía rusa se debilita pero resiste bien», publicada La Tribune el 31 de enero. A pesar de las sanciones occidentales vigentes desde hace casi un año, la economía rusa no se ha hundido. Al otro lado del Atlántico, el New York Times fue más directo: «El crecimiento económico de Rusia sugiere que las sanciones occidentales están teniendo un impacto limitado».

Un reconocimiento que la prensa europea no parecía tener prisa en compartir. Al mismo tiempo, el diario Le Monde publicaba un artículo titulado «Crecimiento mundial: el FMI un poco menos pesimista que en otoño». Al final de la página, comentaba: «Ni siquiera la situación de Rusia parece tan mala como se esperaba. La contracción de su PIB se limitará al 2,2% gracias a un importante esfuerzo de estímulo fiscal y al mantenimiento de los volúmenes de exportación de petróleo».

En la primavera de 2022, el FMI había previsto, en efecto, una caída del 8,5% del PIB ruso en 2022. El artículo de Le Monde se cuidaba, sin embargo, de anunciar las previsiones de crecimiento para este año y el siguiente.

No obstante, concederemos la medalla de oro a la mala fe a Libération, que, en un artículo publicado el 5 de febrero, encontró una solución mucho más sencilla: no sólo ignorar las nuevas cifras del FMI que anunciaban un crecimiento de la economía rusa este año, sino también utilizar las publicadas el pasado mes de octubre, que seguían pronosticando una recesión. Esto permite indicar una previsión de recesión del -2,3% para 2023, mientras que las últimas cifras del FMI indican ahora una previsión de crecimiento para Rusia del +2,1%. ¡Eludir la verdad es un arte!

En un artículo publicado el 20 de diciembre en el sitio web Les Crises, el economista Jacques Sapir ofrecía un análisis detallado del estado de la economía rusa: «A corto plazo, admitió, las sanciones han tenido efecto, como demuestra la recesión, pero este efecto ha sido muy limitado. Si comparamos los objetivos declarados por los principales líderes occidentales, que iban desde el cese de los combates hasta el colapso de la economía rusa, con la realidad actual, podemos hablar incluso de un burdo fracaso».

Tras las declaraciones de Ursula von der Leyen, uno sólo puede preguntarse: ¿dónde se han metido los verificadores de hechos?

Fuente: Boulevard Voltaire