Guerra en Ucrania: ¡Europa, ciertamente, ha perdido! – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Guerra en Ucrania: ¡Europa, ciertamente, ha perdido!


Mario Porrin | 01/06/2022

La guerra debe durar el mayor tiempo posible para desangrar a Rusia y hacerla fracasar. En este punto, el dominio de Estados Unidos sobre Europa será aún más importante, certificado por la ahora completa identificación de la Unión Europea con la OTAN.

Dos meses después del inicio de la guerra en Ucrania, Washington puede estar satisfecho con el giro de los acontecimientos. El escenario actual fue perfilado punto por punto en un informe elaborado en marzo de 2019 por la Rand Corporation, el poderoso e influyente think tank estadounidense, financiado por el Pentágono, la CIA, diversas organizaciones no gubernamentales así como «filántropos» que, por cierto, también tienen intereses en el sector militar-industrial estadounidense.

En el estudio, publicado bajo el título «Sobreextender y desequilibrar Rusia» y entregado a la administración americana, se sugieren diversas acciones para forzar a una potencia enemiga demasiado estrechamente vinculada a las naciones europeas, como Rusia, a una intervención militar en el corazón del Viejo Continente que provocaría la disolución de estos lazos, además fortaleciendo la dependencia de Rusia de los Estados Unidos y socavando su economía hasta el punto de hacerla implosionar, como en los días de la Unión Soviética.

Con este fin, se instó a aumentar la presión de las fuerzas de la OTAN a lo largo de las fronteras de Rusia para empujar a Putin a la acción; obligar a Europa a romper todas las relaciones políticas y económicas con Moscú; socavar la imagen de Rusia en el extranjero aislándola por completo. Una recomendación particular fue la ayuda militar a Ucrania, que debería calibrarse cuidadosamente para prolongar la guerra el mayor tiempo posible con el fin de desangrar a Rusia, pero sin interferir en un conflicto más amplio.

Todas las sugerencias de Rand fueron seguidas rápidamente por la Casa Blanca y el Pentágono. Desde entonces, la presión de la OTAN sobre Moscú ha aumentado constantemente y culminó en tres ejercicios militares masivos que contemplan escenarios de guerra en Ucrania, realizados en rápida sucesión. El primero en junio de 2021 (Sea Breeze), el segundo en julio de 2021 (Three Swords), el último en septiembre de 2021 (Rapid Trident). Mientras tanto, el número de instructores militares de los países de la Alianza Atlántica enviados a Ucrania para entrenar a las Fuerzas Armadas de Kiev ha aumentado exponencialmente.

La gigantesca base de Yavoriv, ubicada en territorio ucraniano a unos 25 kilómetros de la frontera con Polonia, ha albergado tropas estadounidenses, británicas, canadienses, polacas y letonas. Esta actitud progresista de desafío y las provocativas declaraciones de Zelensky, que insistía en la entrada inmediata de Ucrania en la OTAN, convencieron a Putin de impedir esta entrada mientras caía en la trampa hábilmente preparada. Lo más probable es que Moscú, sobrestimando la eficacia de sus tropas, esperara alcanzar rápidamente sus objetivos estratégicos y que el presidente ruso, con demasiado optimismo, pensara en correr un riesgo (mal) calculado…!

SUGERENCIA:   La coartada del odio a los blancos

En esta etapa, las apuestas estaban hechas. Con el inicio de las hostilidades se puso en marcha la poderosa maquinaria de propaganda bélica, encaminada a criminalizar a Putin, señalado como agresor y único culpable, y a sublimar a un personaje que, siendo el principal responsable de la tragedia en la que se vio sumido su país, fue elevado al papel de héroe nacional: Volodímir Zelensky. La exposición a los medios y la narrativa positiva tejida en torno a su personalidad ha sido impresionante; los vínculos con los distintos parlamentos de las naciones europeas y las retransmisiones diarias en directo desde el frente han acaparado la atención de todos los medios, mientras que su actividad en las redes sociales es muy seguida.

Presentarse con barba mal recortada y atuendo militar, a fin de acreditarse como un presidente que conduce a su pueblo en armas, son fruto de unas habilidades comunicativas innegables, aunque deberían explicarnos cómo es posible que en una nación que nos dicen ha sido destruida casi por completo por los bombardeos, Internet, un herramienta esencial para estas conexiones, todavía funciona. Sea como fuere, la estrategia de chantaje moral de Zelensky contra los países europeos fue un éxito rotundo. Casi todas las cancillerías, bajo el vaivén emocional de la opinión pública y reforzadas por su apoyo, se apresuraron a cumplir las órdenes de Washington, poniéndose del lado de Ucrania y acordando endurecer aún más las sanciones contra Rusia, incluso a costa de sufrir ellas mismas las más graves consecuencias.

El otro objetivo era debilitar la economía rusa. Con este fin, los Estados Unidos y los países satélites europeos están ocupados suministrando armamento a las fuerzas armadas ucranianas. La guerra debe durar el mayor tiempo posible para desangrar a Rusia y provocar su bancarrota sin correr el riesgo de una escalada nuclear. No importa que el costo en términos de vidas humanas lo sufra el pueblo ucraniano; por el contrario, estas víctimas están contribuyendo a crear un clima de miedo en el ánimo de los ciudadanos europeos que se sienten protegidos por la OTAN y quienes no forman parte de ella se apresuran a refugiarse bajo su paraguas, como ha ocurrido con países tradicionalmente neutrales como Suecia y Finlandia, convencidas de poder incorporarse a la OTAN en muy poco tiempo.

Sin embargo, lo que se presenta en los medios como el completo aislamiento de Rusia a nivel mundial es en realidad un completo engaño. A nivel mundial, solo 37 naciones han decidido adoptar sanciones contra Moscú; no hay estados en África, América del Sur, no hay China ni India, no hay 90% del mundo islámico, no hay estados del sudeste asiático. En la propia Europa las posiciones son distintas y no van en una dirección determinada: Hungría, Bulgaria y Turquía siguen manteniendo relaciones comerciales con Moscú, mientras que Alemania y Francia contemporizan en la interrupción de los envíos de gas. Con los países bálticos y Polonia, enemigos tradicionales de los rusos, y Gran Bretaña, ahora relegado al rango de fiel escudero de los Estados Unidos, solo Italia se pone incondicionalmente del lado de los Estados Unidos. En los próximos días, Draghi volará a Washington para reiterar el compromiso de Italia de eliminar gradualmente el gas de Putin. Su objetivo, apoyado con convicción por el PD (un partido «socialista» ahora abiertamente pro-estadounidense) es convertirse en el interlocutor privilegiado de Biden en Europa, ante la cautela de Scholz y las vacilaciones de Macron.

SUGERENCIA:   Las tres olas de la modernización global

En septiembre expirará el mandato del Secretario General de la OTAN y se rumorea que Draghi apunta a este prestigioso puesto al que solo se puede llegar si uno es servil ante los deseos de Washington, y qué mejor prueba de lealtad que traer como dote la sumisión total de Italia? El Primer Ministro italiano ha dado su plena voluntad de suministrar tanques y armamento ofensivo a Ucrania sin que haya habido ningún debate en el Parlamento y sin conocer la lista de tipos de ayuda militar ya enviada a Kiev porque es secreta y solo puede ser consultada por los miembros del COPASIR italiano (Comité Parlamentario para la Seguridad de la República).

Las inesperadas sanciones impuestas a Rusia por los líderes europeos están causando problemas muy serios. El aumento de los costes de la energía y las materias primas, el cierre de un mercado tan rico como el de Rusia y el bloqueo de las mercancías de los ciudadanos de este país en el extranjero han causado enormes daños a muchas empresas europeas que ahora corren el riesgo de quebrar. Las protestas de los sindicatos e industriales alemanes; oposición de los trabajadores de Renault en Francia; la decisión de las fábricas de calzado Marche de seguir exportando a Rusia son señales de que algo está pasando.A pesar de la gigantesca y poderosa maquinaria mediática a toda máquina, las encuestas muestran que la inmensa mayoría de la población europea no aprueba el envío de armas a Ucrania porque, con razón, les preocupa una posible escalada del conflicto, cuyo teatro siempre será Europa.

Los industriales, sindicalistas, trabajadores y empresarios del Viejo Continente se están mostrando más realistas y lúcidos que los políticos al exigir con fuerza el fin de esta guerra por poderes, decidida al otro lado del Atlántico, que nos penaliza duramente y sólo beneficia a una sola potencia: los Estados Unidos de América. ¡Los poderes fácticos tienen experiencia directa de lo que Europa ha perdido en este conflicto que ha estallado en el corazón de nuestro continente!

Nota: Cortesía de Centro Italicum

Imagen: Autor anónimo: Sesión de la OTAN

 

Mario Porrin
Mario Porrin es articulista y analista geopolítico.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies