Günter Maschke: "No puedo pensar en lo político sin conspiraciones" – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Günter Maschke: «No puedo pensar en lo político sin conspiraciones»


Michael Klonovsky | 11/02/2022

Günter Maschke falleció esta semana en Fráncfort del Meno. Este viejo neoderechista pasó de Karl Marx a Carl Schmitt y se convirtió en una referencia intelectual para la Nueva Derecha alemana.

Michael Klonovsky: ¿Qué diría Carl Schmitt sobre Black Lives Matter?

Günter Maschke: Creo que haría algunos chistes más o menos buenos al respecto.

¿No consideraría este movimiento una amenaza?

Como mucho en el sentido de lo que dijo Gehlen: «El tuétano está siendo sacado de los huesos de todo lo que todavía está en pie». Y Black Lives Matter sigue sirviendo a ese propósito. Creo que es ridículo manifestarse aquí en Alemania por los incidentes en las calles estadounidenses. Soy un extremista de la no injerencia; si el canibalismo hace estragos en Francia, pero no se comen a los alemanes, entonces no es asunto nuestro.

En el otro lado, sin embargo, están los caníbales de la injerencia que, no sin razón, se ven a sí mismos como un colectivo de actuación global.

El mundialismo o la globalización son hechos, ciertamente, pero sólo me interesan estos incidentes en relación con nuestra relación con Estados Unidos. Se le anima constantemente a formarse opiniones sobre cosas de las que básicamente no sabe nada o muy poco. Se supone que la base de su información es lo que lee en los periódicos. No tengo opinión al respecto.

Esa sería la posición de un académico independiente…

Sí, ciertamente. O no entiendo nada o lo entiendo demasiado bien. No tengo ningún interés en mantener los mismos debates durante décadas, y además con las mismas personas. ¿Qué sentido tiene?

¿Tampoco te importa que Trump sea reelegido? ¿O que los demócratas nominen rápidamente a Michelle Obama?

Estados Unidos siempre será un enemigo, eso no se reconoce aquí. Creo que tenemos que encontrar un acuerdo con Rusia. Los anglosajones siempre han temido una alianza germano-rusa. Así que eso es lo que hay que hacer.

Rusia no consigue poner en pie una economía nacional sólida. Cuando se agoten los recursos minerales, será un país emergente insignificante con un ejército importante…

Descenderemos con mayor seguridad. Puedes olvidarte de Europa. La Unión Europea seguirá existiendo de alguna forma como organismo económico administrativo, pero no podrá existir como factor de poder mundial. En las discusiones, se oye a menudo exclamar: «¡No es el fin del mundo!». Siempre quiero responder entonces: «Señor mío, Occidente cayó el 4 de agosto de 1914, ¿aún no lo ha entendido?». Europa degenerará en una reunión de potencias de tercera o cuarta categoría. Esto es inevitable porque no hay un «nosotros» europeo, como ha demostrado la llamada crisis de los refugiados. Además, una potencia nuclear abandona la federación. Y luego la señora Von der Leyen dice que la Unión Europea debe aprender el lenguaje del poder. ¡Y nadie en el pleno se ríe! Incluso la estupidez debería tener sus límites. No tenemos un ejército común, ni siquiera es posible, no tenemos un «nosotros», ni siquiera nos ponemos de acuerdo en quién es nuestro enemigo, acogemos a todos los enfermos de los pies, por no hablar de lo que ocurre demográficamente. La homogeneidad de la federación, ¿dónde está? No existe una idea de Europa. ¿Qué une a un finlandés con un siciliano?

Un progresista diría que la idea de los derechos humanos…

Esa es la mayor tontería. El hombre tiene tantos derechos como un armadillo, dijo Vacher de Lapouge. Como ser humano no tengo ningún derecho. Tengo derechos como alemán o como francés o como inglés, etc. Los derechos humanos son algo fatal. Uno se vuelve incapaz de actuar debido a ellos. Estas exigencias no conocen límites. Es como el movimiento de emancipación de la mujer: tampoco tiene límites. Si cumples una demanda, la siguiente te sigue y así sucesivamente.

Junto con Rusia estaríamos en el sistema Putin. ¿Qué sería mejor de eso? ¿Qué nos aportaría eso?

Ellos tienen las materias primas, nosotros la economía. También cuentan con una magnífica tecnología armamentística, que mantienen a pesar de las dificultades económicas. Tendríamos una zona a prueba de bloqueos. Tenemos que esperar una guerra en algún momento.

¿Contra quién?

Mira el Mar del Sur de China. Un conocido me dijo que en el periódico del ejército chino está escrito: «Estamos allí para hacer la guerra, no para asegurar la paz o sólo para la defensa». La guerra se afirma claramente. Eso no se encuentra en los países occidentales. El problema de los chinos es que no tienen una cultura vendible, son impopulares en todo el mundo, tienen a la India como enemigo. Pero el mundo siempre se redistribuye. Uno piensa que hoy sería diferente.

Estás hablando de la guerra. ¿No es más probable una guerra civil? Sólo hay que ver lo que se está gestando en los Estados Unidos…

Sólo puedo encogerme de hombros. La guerra civil es algo diferente a unas cuantas manifestaciones violentas. La guerra civil implica la división del ejército y la policía.

Duces que los europeos no se ponen de acuerdo sobre quién es el enemigo. ¿Quién es entonces? ¿Tiene Alemania enemigos?

Sí, incluso dentro de la Unión Europea. Habrá un verdadero estallido de hostilidad cuando Alemania no pueda seguir pagando. Entonces volveremos a ser los nazis.

¿Y por qué los Estados Unidos son nuestro enemigo?

Porque discriminan la guerra al ser incapaces de hacer la paz. Los estadounidenses sólo podrían ser responsables de guerras justas en las que se les permite hacer cualquier cosa, porque hacen la guerra contra criminales. Pero no se hace la paz con los criminales, se les destruye, se remodelan sus países según las ideas estadounidenses y se dejan bases militares en ellos. Este giro hacia el concepto discriminatorio de la guerra destruyó el antiguo derecho internacional.

¿Esto también se aplica con Trump?

También. Al fin y al cabo, no tiene ningún deseo de realizar intervenciones militares. No sé cómo está dotado el aparato que le rodea, si tiene que echar constantemente a gente porque le pone de los nervios. Pero a veces lo encuentro muy payaso y bizarro.

La mayoría de los derechistas dicen que el Islam es el enemigo.

Si la religión, sea cual sea, no puede ser disciplinada, siempre es peligrosa. La cuestión es si el Islam, que no tiene uniformidad, romperá con el mundo moderno o si el mundo moderno romperá con él. En sí, veo esto con más calma que muchos amigos. Mi puerta está llena de musulmanes. Son prácticamente ateos, tienen cero interés en la religión, excepto por la salchicha de cerdo, ahí se acaba la diversión. Para una proporción considerable, la religión se reduce a reglas dietéticas.

Y las mujeres, que son consideradas como propiedad…

Yo lo veo de otra manera. Veo a las mujeres en la calle, literalmente, cargando a sus maridos.

Esos son los que llevan más tiempo viviendo aquí…

Probablemente.

¿Es Alemania una democracia?

La gente siempre confunde las dos cosas. Dicen que la democracia significa derechos humanos, derechos de la oposición, libertad de expresión, libertad de prensa, etc., pero estas son ideas liberales, no democráticas. Francia también era una democracia en 1793. Si se dice que hay que colgar a todos los pelirrojos y la mayoría lo quiere, es un acto democrático. La democracia es sólo un método, no tiene ningún contenido.

Sí, las elecciones…

Entonces es, después de todo, el demos de un pueblo. Incluso la Ley Fundamental es la Ley Fundamental de un pueblo, se aplica al pueblo alemán, a nadie más, eso es lo que dice ahí.

Si los que han venido ilegalmente desde 2015 se naturalizan sin más, entonces pertenecen al pueblo alemán.

Exactamente. Luego tenemos el problema.

Eso hace que el término «pueblo alemán» sea bastante impreciso.

Ya lo es. Es una «población».

Que tarde o temprano se particulariza tanto que ya no puede formar una voluntad común…

Ese es el objetivo. Esto nos lleva a esas famosas teorías de la conspiración, que supuestamente son todas mentiras. Prefiero hablar de iluminación. Las conspiraciones no tienen por qué tener lugar a medianoche en los cementerios de Praga, existen en todos los clubes de gimnasia, no importa cómo se llame, por ejemplo «intriga». El seór Kohl habló de la «red de la Costa Este». Ni siquiera puedo pensar en lo político sin conspiraciones. Sólo hay que despatrimonializar el término. Como político, me invento esto y lo otro con mi gente, y luego pienso en cómo venderlo a la población estúpida. Primero tengo que prometer mucho -si digo a la población que se calle, trabaje y se conforme con menos, me gustaría ver las cifras de los votantes- y luego romper la mayoría de las promesas después de las elecciones. ¡Porque no hay otra manera según la situación de caja! Primero tengo que revolcarme ante el «soberano supremo», como el artista lingüístico Kohl llamó al pueblo, y luego tengo que tomarle el pelo. Ese es el mecanismo del sistema. Schumpeter dice: la democracia es el gobierno de la mentira. ¿Esto es probablemente también una teoría de la conspiración? En la democracia alemana, un político sólo tiene poder si trabaja sobre la impotencia alemana.

Si tuvieras que elegir entre las opciones China, es decir, el capitalismo de Estado totalmente supervisado con promesas de tecnología y seguridad, el califato y el Occidente liberal, ¿cuál elegirías?

¿Quién gobierna? Entiende que soy bastante nihilista en esta cuestión. Me consultan a menudo, incluso personas más jóvenes que quieren saber cómo van a ser las cosas, y mi glamour ha disminuido mucho porque no les explico nada. Suelen estar ansiosos y protestar contra esto y aquello, y luego se enfurecen porque no pueden ser funcionarios porque la Oficina de Protección de la Constitución los ha tumbado. En cualquier caso, no estoy luchando para que se les permita ser funcionarios. Y luego hay gente que quiere ser invitada por Anne Will en algún momento. Si lo hiciera, se quedarían sin aliento. Si yo fuera Anne Will, lo haría inmediatamente.

SUGERENCIA:   Carlos X. Blanco reseña el libro Spengler: Pensando en el futuro

Eso no es posible. Necesitas un demonio. Alguien tiene que desempeñar este papel para que los buenos tengan a alguien contra quien unirse.

Sí, por supuesto. Hay una persona interesante, Klaus Kunze, un joven abogado, cuyo mantra era: «Somos el derecho constitucional». Por alguna razón eso no se puso de moda. La satanización de estas figuras, en gran medida inofensivas, ha llegado ahora muy lejos. El ciudadano normal se incita rápidamente y repite lo que se le sirve periodísticamente. Algunos son pura agitación, y luego siempre se quejan de la agitación. En definitiva, es una gran máquina de proyección: acusas al pequeño y débil enemigo de lo que tú mismo haces con grandes medios de poder. Sólo tienes que encontrar fatal esta política de refugiados, entonces ya eres el «agitador» o el «xenófobo». Pero el extranjero es, a menudo, el enemigo. Ya lo dice la filología cuando te metes en todo tipo de lenguas.

Al menos es extranjero…

Frente a este hecho está la frase: «Todos somos seres humanos». En realidad, no hay humanos en absoluto. El hombre es la zoología. De Maistre dijo: «Nunca he visto gente, sólo alemanes, italianos, franceses, rusos». Montesquieu sí afirmó que había gente en Persia (compara las Lettres persanes). No lo sé, no estuve allí, no puedo decir nada al respecto. Esto es lo que quiero decir. «Humano» no es un término político. «Humanidad» no es un término político.

La gran esperanza de la izquierda es que los pueblos se unifiquen un día en la humanidad.

Creen que sólo hay una interpretación de hacia dónde va el viaje. Por ejemplo, el señor Westerwelle, escribió una disertación imbécil sobre las organizaciones juveniles de los partidos, publicada por Nomos, que predicaba: «Educación, educación por encima de todo». Quería decir que la educación debe conducir a los mismos resultados en todas partes, que la educación convierte a todos en occidentales liberales. Sin embargo, sabemos que esto no es cierto. En mi ensayo La palabra armada, mostré cómo Sendero Luminoso en Perú se benefició de la explosión de la educación. Esta organización guerrillera y terrorista era mucho más culta que la media.

¿La educación puede llevar a cualquier punto de vista político?

Sí, por supuesto. Por lo que todavía tenemos que hablar de la calidad de la educación. El lugar pronto estará repleto de solteros desempleados. Eso tiene que ver con las notas del Abitur corregidas al alza de forma completamente fraudulenta. Se supone que esta población es cada vez más inteligente. Hice un Abitur superdotado en 1960 después de mi aprendizaje, antes estuve en un instituto cerca de Tréveris, este instituto fue fundado en 1940, y en 20 años me dieron un sobresaliente en alemán. Hoy, todos los imbéciles obtienen un sobresaliente. Cuando veo los exámenes de clase de los jóvenes estudiantes, los califican con un 10 menos, por lo que nosotros habríamos obtenido un suficiente. Toda una generación está creciendo en este fraude. A los doce años ya son unos tramposos. Están moralmente corrompidos, y las señoras y señores del sistema educativo se unen a ellos.

El objetivo es nivelar todas las diferencias.

Sí. Porque «todos somos seres humanos», como dice la citada frase. Una de las palabras que menos sentido tiene en este contexto es: «desfavorecidos». ¿Por qué? ¿Debe todo el mundo tener privilegios? ¿Qué significa privilegio?

Si uno es un privilegiado, hace bien en quejarse de no serlo. Los aristócratas franceses deberían haberlo hecho a tiempo. ¿Los ricos que apoyan las reivindicaciones de la izquierda hoy en día quizás sólo quieren salvar el cuello?

En general, la gente no es lógica en sí misma. Tampoco se dan cuenta cuando violan sus máximas. No sé quién lo formuló por primera vez, pero la frase me parece envidiable: «la gente no miente, es mendaz». Hoy en día, cuando la gente afirma que «todos los políticos mienten», no podrían mentir en absoluto, la gente no puede mentir continuamente, tienen que ser mendaces. Eso es algo diferente.

Parte de la mendacidad es la disonancia cognitiva, es decir, la capacidad de afirmar sin paliativos cosas mutuamente excluyentes. Por ejemplo, que la raza no existe, pero el malestar racial y el racismo sí. Un líder negro canadiense de Black Lives Matter acaba de declarar que los blancos son infrahumanos, que la blancura se basa en defectos genéticos.

Por supuesto que existe. El otro día, un intelectual negro escribió en Frankfurter Allgemeine Zeitung que los negros tenían que luchar ahora, que no había posibilidad de cooperación con los blancos. Sin embargo, esto funciona muy bien en parte, como experimenté en Cuba, entre otros lugares. Aunque había un claro racismo en algunas provincias, no lo había en La Habana y el este de Cuba. Y no hay que olvidar que las luchas raciales también tienen lugar dentro de la comunidad negra. Los pueblos también están dotados de manera diferente. Pero no debe haber diferencias de talento. Aparte de que una sociedad justa sería aburrida, terriblemente aburrida, igualar todas las diferencias es imposible. Vienen con sus porras de la igualdad y miden y he aquí que sigue habiendo algo desigual. Como con estas cuotas de mujeres: Las mujeres representan el 25% o 26% de los miembros de los partidos, pero ahora se supone que tienen las mismas oportunidades que los hombres.

La cuota femenina es una especie de tarifa punitiva para los hombres, dice la bloguera Hadmut Danisch…

El atractivo de estas exigencias es, por supuesto, que son irrealizables. Sabemos que la envidia no disminuye cuando aumenta la igualdad. No envidio al multimillonario, envidio al vecino que en realidad no es más inteligente que yo, pero conduce el mejor coche y tiene un piso tres metros cuadrados más grande. Cuanto más se suprimen las diferencias, más crece la envidia, ya que las diferencias siempre permanecen.

Lo que nos lleva de nuevo al racismo.

Sí, pero ese es el más muerto de los pantalones, creo. El extranjero es un hecho. Sabes que las culturas son diferentes, pero sólo eso es suficiente. La convivencia es más difícil de lo que se piensa. Hay gente que se pasa años en los tribunales porque una rama de mi peral crece por encima del muro fronterizo hasta su jardín, y la misma gente dice: estos inmigrantes son todos seres humanos, no hay ningún problema con ellos. Pero libran una interminable guerra de guerrillas contra el vecino alemán original.

La tolerancia crece con la distancia del problema…

Eso es muy importante. Basta con ver las casas de los propagandistas de la política de acogida, ¡podrían acoger a los inmigrantes después de todo! No se sabe nada al respecto. Pero recomiendan a sus compatriotas que se vayan si no les gusta la inmigración. La agresión se alimenta de la supuesta filantropía. Además (tampoco digo nada nuevo aquí, pero hay verdades banales que siempre hay que repetir) la mayoría de la gente no quiere pensar en absoluto, el habitual fenómeno de Pareto, la gente protege las razones racionales de cualquier tontería. Eso funciona por sí mismo, ni siquiera necesitamos un Goebbels para eso hoy en día. Por la mañana, todavía tenía que estipular por télex: Esta palabra no debe usarse, esa palabra significa esto y aquello. Hoy en día sucede todo por sí mismo. Goebbels se quedaría sin trabajo hoy en día.

¿Es usted racista?

Maschke: Eso no lo decido yo (risas). No lo creo. Entre los castristas de Cuba me consideraban un «petrolero». Así es como llaman allí a un hombre blanco al que le gusta acostarse con mujeres negras.

Esa es quizás una forma particularmente sutil de racismo…

Al fin y al cabo, todos los hombres aptos del mundo pueden tener un hijo con todas las mujeres aptas del mundo. Eso no deja de ser interesante.

Eres o al menos fuiste considerado un revolucionario nacional. ¿Correcto?

Me consideraban más bien francés.

¿Qué quieres decir?

De eso me acusó Hans-Dietrich Sander; para él ya eras sospechoso si hablabas francés. Tengo un cierto afecto antigermánico. Eso tiene que ver con la escasa capacidad de espontaneidad de los alemanes. Como dijo Bismarck, «a los alemanes les falta un trago de champán en la sangre». Estos alemanes se sientan demasiado tiempo en el retrete. O como dijo Heine: «Se han tragado el palo con el que una vez fueron golpeados». Los franceses son los campeones mundiales del acoso, nosotros somos los campeones mundiales de la denuncia. Pero he decidido no volver a ser incitado contra ninguna persona, lo cual es algo diferente a la «cultura de la bienvenida».

Un pueblo que vota a Merkel y una mayoría de negros-verdes, ¿todavía tiene que interponerse?

Por supuesto, no saben lo que quieren. Pueden decir: «Todavía estamos bien». A menudo se presenta a Max Weber como el precursor de la democracia parlamentaria, pero sabemos que era un buscador de poder. Su crítica al wilhelminismo no era precisamente al supuesto autoritarismo, sino a la incapacidad de lograr un imperialismo real. Criticó el guillerismo porque no perseguía la política del poder. Weber quería que la democratización reforzara el imperialismo y que los mejores entraran en el parlamento. Harry Graf Kessler describe cómo Bismarck, después de ser despedido, seguía recitando como un mantra en sus conferencias: «Ahora estamos sobrepasados». Y Kessler describe la decepción de los jóvenes del público, en su mayoría estudiantes. Oh, ¿así que eso es todo ahora? Weber quería más democracia, pero para aumentar el poder de la nación, una democracia de líderes. Probablemente los 36 dulces estados eran lo que nos convenía. En 1871 apenas podíamos caminar con fuerza, y luego no podíamos hacer nada con ella. En 1939 ya éramos más débiles que en 1914, aunque el nivel de los generales del Tercer Reich era superior al de 1914-18, si se prescinde de un genio como Von der Goltz. En los años 50 todavía teníamos un «despegue», económicamente hablando, también había muchas cosas interesantes en las humanidades. Pero hoy este país también está acabado intelectualmente.

SUGERENCIA:   Tomislav Sunic: "Tienes que unirte a tu tribu para salvar la vida"

¿Hay algún contemporáneo que considere que merece la pena leer?

Maschke: Pienso mucho en Enzensberger, a pesar de algunas de las estupideces que escribió, por ejemplo, sobre el pobre Saddam Hussein como seguidor de Hitler. El hombre es un gran letrista, sostengo, y si no hubiera hecho más que traducir a César Vallejo y a William Carlos Williams, sería más importante que la mayoría. El día de su cumpleaños apareció una página entera sobre él en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, pero ni el letrista ni el traductor aparecieron en este artículo. Puede hacer mucho. He conocido a alguien que, con todo su trabajo, poseía o posee una falta de sudor casi asombrosa. Incluso puede manejar el dinero. Enzensberger podría hacer un curso: «¿Cómo recorro el mundo durante tres años con una bolsa de plástico, a la vez que gano dinero y organizo una antología poética de diez volúmenes en tungusí?». Es de una elocuencia extrema, al fin y al cabo viene de Kaufbeuren, que en realidad es un lugar muy bocazas, eso me parece casi una especie de sobrecompensación. Pero, ¿por qué no? Están todos muertos.

¿Te sientes espiritualmente aislado?

Tengo un problema con el hecho de que estén todos muertos. Siempre tuve un gran talento para los amigos mayores que eran bastante paternales conmigo. Eso empezó con mi padre adoptivo, al que adoro enormemente, Walter Maschke, nacido en 1892, empresario, fabricante de géneros de punto. No conozco a mi padre biológico, fue asesinado en 1944. Fui comunista en mi adolescencia. Cuando tenía 16 años, todavía como aprendiz en la compañía de seguros de vida Nürnberger en Tréveris, inicié la marcha de Pascua, nos escupieron en la calle, lo que por supuesto me dio un enorme impulso. El periódico católico Trierische Landeszeitung escribía entonces: «Günter Maschke, muy conocido en la ciudad, quería dirigir a los presentes hacia el Este». Pero a mi padre le importaba un bledo.

Has dicho en una bonita frase sobre él, que se enfrentaba a las opiniones de los demás con un desinterés monstruoso.

¡Y eso como empresario! Sólo hay que pensar en cómo se comportan la mayoría de los empresarios hoy en día. Sólo dijo: «Ya lo verás». Y cuando volví de Cuba, me dijo: «¿Has visto? Sólo apesta el comunismo». No me educó, pero fue el héroe para mí, el ejemplo. Siempre he tenido amigos mayores, Schmitt, Julien Freund, Günter Anders, con los que estaba muy unido. Anders, por cierto, podía ponerte de los nervios, porque tenía ese indomable afán por los bon mots, que en algún momento se volvía rancio, cinco horas seguidas de bon mots, nadie puede soportarlo. Y hoy están todos muertos. Todos ellos están muertos, Julian Freund, Roman Schnur, Gehlen, que creo que es quizás más importante que Schmitt en términos de su composición intelectual y su importancia. Lo encuentro enorme, también en términos de desinvolucración. Mi amigo Mohler también fue allí hace mucho tiempo. Por cierto, Mohler había reunido tres grandes bibliotecas, una sobre la revolución conservadora, que vendió a los japoneses, otra sobre la derecha francesa, que compró la Universidad de Potsdam, y luego tenía miles de volúmenes sobre arte, ninguno de los cuales vendió. Mohler dijo: «He desperdiciado parte de mi vida en la política, debería haber prestado mucha más atención al arte».

¿Eres realmente católico?

Maschke: No. En mi juventud fui protestante. Después de la guerra nos reubicaron en Saarburgo, cerca de Tréveris, y de repente había unos cuantos cientos de protestantes en esta zona católica. Los católicos con sus grandes procesiones )también había un lugar de peregrinación allí) me impresionaron. También fui a clases de educación religiosa católica y quise hacerme católico. Mi padre se limitó a decir: «Bueno, espera y verás». Como joven comunista, naturalmente sentí que era mi deber dejar la iglesia. La segunda vez que me acerqué peligrosamente al catolicismo (trabajé durante cinco años traduciendo y comentando a Donoso Cortés) llegó el Concilio Vaticano II, y en ese momento pensé: «Esto es un suicidio». Mientras tanto, me incliné por el ateísmo. Tengo un amigo, filósofo, que sigue siendo tan ateo como lo era en 1888 en la Asociación de Librepensadores y no rehúye los argumentos más torpes. Por supuesto, no podemos aclarar si Dios existe o no, esa es una pregunta de niños, pero lo que realmente interesa es la necesidad religiosa. Me he vuelto bastante nihilista. Existe la nulidad cosmológica del hombre, como la llamó Blumenberg, y en algún momento sucederá lo que Arno Schmidt puso en palabras: «El experimento del hombre, el apestoso, se ha detenido». Entonces no habrá obras recopiladas ni historiadores, sino nada. De alguna manera nos quemaremos. Eso también puede ser inminente cuando haya diez mil millones de personas. El hombre dejará de existir algún día.

Eres es el paria alemán más antiguo… ¿Puedo definirte así?

¿Paria?

Estás aislado, condenado al ostracismo, no estás invitado…

Dios, sí, ya estoy en el ostracismo. Me disparé en el pie, en el Frankfurter Allgemeine Zeitung como editorialista, perdí toda mi existencia económica dos veces por culpa de Carl Schmitt. El dinero para mi Edition Maschke vino de Deutscher Ärzteverlag, que estaba nadando en dinero. Les endilgué el Leviatán de Schmitt. Tenía muchas ganas de publicar este libro, algo que Schmitt nunca tuvo el valor de hacer. Quería recuperar el contrato él mismo, pero me negué. El libro se publicó, y enseguida hubo una edición en español y en francés. Al año siguiente, las editoriales de medicina me cortaron. Y luego vino mi ruptura con el Frankfurter Allgemeine Zeitung por mi obituario sobre Schmitt. Entonces Dolf Sternberger se movilizó contra mí (no Habermas, como siempre se afirma) y finalmente dije: ya está. Joachim Fest intentó hacerme cambiar de opinión, pero no quise. Después de todo, no habría podido mantener mi posición anterior. En cualquier caso, me caí de bruces dos veces. Mi esposa me salvó económicamente. Después de eso, estuve muy activo en Italia, fui misionero en América Latina, supongo que se puede decir así, especialmente en Perú. Yo quería quedarme en Perú como profesor del colegio militar, pero no se podía convencer a mi mujer de que se mudara. La muerte de mi esposa me arponeó severamente; estuve con ella 33 años y no me peleé con ella nunca. Los últimos siete años que la cuidé fueron un infierno, durante ese tiempo no escribí nada, sólo lo soporté porque estuve enamorado de ella hasta el final.

¿Alguna vez tuviste una opción para desarrollar carrera funcionarial como académico?

Ya sabía cómo debía comportarme, pero no funcionó. No pude.

Podrías haberte unido, con tu talento habrías sido superior a todos los demás, y al final les habrías dicho lo que pensabas de ellos.

Sí, pero la gente no lo hace. El hombre está agradecido. Mi amigo Helmut Quaritsch dijo una vez sobre sus alumnos: «Cuando los chicos son profesores en prácticas y pueden ser expulsados todos los días, dicen las cosas más increíbles y están dispuestos a hacer un escándalo intelectual. Cuando son profesores y ya no les puede pasar nada, de repente se vuelven mansos como corderos». Le contesté: «Señor Quaritsch, eso le demuestra que la tesis de la ingratitud humana es una tontería». Quaritsch pertenecía a la generación de lo que yo llamaba «estudiantes de Forsthoff», que creían que podrían construir un Estado sobre esta arena movediza una vez que el régimen nazi hubiera terminado. Piénsalo bien.

Si te hicieran la pregunta tonta para concluir…

Me alegraría que se redescubriera la idea que la gente tenía antes de la universidad. Que la universidad vuelva a ser entendida como un lugar donde voy a pensar, en soledad y libertad, sí, para hablar libremente. Donde la gente dice: nos sentamos juntos, tratamos de entender algo, por eso nos gustamos, no tenemos miedo de decir esto o aquello, algo así como lo que Humboldt quizás imaginó. Todavía me llega un tufillo de eso en el sol de la tarde de las humanidades en la Universidad de Tübingen, donde no estudié, pero al menos fui editor del periódico estudiantil, incluso di conferencias, a Dahrendorf por ejemplo. Me gustaría que esto se repitiera. Os reunís porque tenéis un deseo común de pensar, se trata de cosas muy interesantes, y aprecias a todos los que quieren pensar a la par, aunque de repente digan algo que te parece completamente equivocado. Sabemos cómo era la universidad de Wilhelmine en el pasado, pero era mejor que hoy. En Italia lo viví en cierta medida en los años 70 (pero hoy Italia también está carcomida por lo políticamente correcto), estuve en congresos en los que debatían izquierdistas y derechistas, era muy agradable: «Ah, así que tú también intentas pensar, entonces pasa, toma asiento, ¿quieres una copa de vino?». Por aquel entonces todavía había algo así como una hermandad de intelectuales aquí y allá. Hoy, en cambio, hay una hostilidad hacia el hombre espiritual que llega al punto del odio mortal y al mismo tiempo balbucea sobre la educación…

Fuente: Eigentümlich Frei

Imagen: Autor desconocido: Günter Maschke

 

Michael Klonovsky
Michael Klonovsky es articulista y ensayista. En la actualidad, es dirigente del partido Alternativa para Alemania.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies