X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Artículos

La revolución es diferente: ¿decimos adiós a la «antigua» Nueva Derecha? (I)


Werner Olles | 09/08/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

«De lo sublime a lo ridículo sólo hay un pequeño paso» dijo Napoleón. Si una concepción estéril de la metapolítica, desconectada de la realidad, acepta la existencia duradera de comunidades de inmigrantes con estructuras mafiosas, sociedades paralelas, territorios del miedo, zonas sin ley y no estatales, en principio esto no tiene nada que ver con la metapolítica realista en el sentido que la entendía Antonio Gramsci, el pensador maestro del Partido Comunista Italiano.

La metapolítica de Gramsci, de la que dejó constancia detallada en sus famosos Cuadernos de la cárcel, era fundamental para la organización política concreta que representaba e incluso dirigió en algún momento como presidente del partido. Medio siglo después, Franco Freda, antiguo miembro permanente del MSI y >futuro líder de los llamados «nazi-maoístas», propugnaba una alianza estratégica entre la extrema derecha revolucionaria y la extrema izquierda revolucionaria con vistas a crear un Estado jerárquico y totalitario. De hecho, los dos bandos luchaban contra la sociedad liberal occidental, pero sus puntos en común no eran suficientes para ir más allá de una pequeña alianza fortuita que incluía algunas escaramuzas contra la policía, odiada en los círculos universitarios.

En la década de 1990, el estratega del frente cruzado Pino Rauti, miembro del MSI desde que el partido fue autorizado en 1946 por el ministro de Justicia comunista Palmiro Togliatti, fundador también de la escuela de pensamiento nacional-revolucionario Ordine Nuovo, inspirada en Julius Evola, y líder del grupo disidente del MSI Fiamma Tricolore y de otras pequeñas formaciones nacional-revolucionarias, intentó sintetizar las dos corrientes, intentó sintetizar los valores de izquierdas de «trabajo, dignidad y justicia social» y los valores de derechas de «familia, estado, tradición y religión», y desgraciadamente también fracasó.

Con el principal pensador del «patriotismo social», Diego Fusaro, un intelectual que ha hecho del vínculo entre la lucha de clases y la soberanía nacional su caballo de batalla y que sitúa la resistencia metapolítica a la aristocracia financiera desarraigada y apátrida en primera línea para unir a la clase trabajadora amenazada por el empobrecimiento económico y a la clase media azotada por el declive económico, una nueva generación de «pensadores transversales», de intelectuales orgánicos, ha entrado ahora en la arena política. Fusaro llama abiertamente por su nombre a los «nuevos maestros de la posburguesía», cuyo odio es por un mundo plural tejido de tradiciones y pueblos, lenguas y culturas, y aboga por una geopolítica, una historia de las ideas y una crítica cultural, una idea imperial y multinacional de Europa más allá del chovinismo anacrónico que ha sobrevivido y para el que la libertad no es más que una noción abstracta.

Esto es precisamente lo que deberían ser los objetivos fundamentales y más preciados de una «Nueva Derecha Europea» revolucionaria nacional y social: la creación de una élite europea forjada por la transformación interior y la consolidación de las fuerzas espirituales en la interioridad misma de los militantes/combatientes, una élite que apreciaría las grandes verdades de la filosofía antigua de un Platón y un Aristóteles, del mismo modo que despreciaría un «cristianismo reducido a una partida de bautismo» políticamente correcto y de moda, y admiraría el cristianismo de las tradiciones, de las cruzadas y de las valerosas luchas defensivas de los pueblos europeos contra el mahometismo.

Esto forma parte de las condiciones existenciales y esenciales para imponer nuestra visión de Europa, evitando los errores, las supervivencias y los errores de definición de la Nueva Derecha y de la «antigua» Nueva Derecha, para realizar la utopía de un renacimiento europeo. Porque sólo así podremos cultivar, valorar y prosperar nuestro patrimonio común, reconocernos a nosotros mismos y a nuestra diversidad cultural y lingüística, y crear un espacio plurinacional que Europa necesita más que nunca. El discurso imitativo de la bohemia intelectual, de los apparatchiks culturales, el discurso redundante de la vieja y esclerótica Nueva Derecha no es más que un ovillo embarazoso y contraproducente a este respecto, porque es imposible conciliar nuestras ideas conservadoras, nacional-revolucionarias y social-patrióticas y nuestra lucha por una democracia orgánica con los principios liberales de una democracia parlamentaria corrupta a la vieja usanza, incluidos sus diversos partidos arco iris. Todo esto simplemente ha sobrevivido, ¡y está bien!

Por supuesto, esto significa concebir una geopolítica realista que haga frente al teatro de marionetas gubernamental de las élites occidentales ultraliberales a las órdenes de Estados Unidos, forjar nuevas alianzas y reconsiderar la falta de atención a la dimensión étnica de la identidad como una auténtica revolución cultural. Esto significa rechazar firmemente el proyecto multirracial y monocéfalo del multiculturalismo y la diversidad. La infravaloración de la inmigración «afromagrebí» en los sistemas sociales europeos, que está colonizando nuestro país y dejando tras de sí un cúmulo de delincuencia, violencia, asocialidad, hostilidad y alienación, debe combinarse con la hipocresía, la venalidad, el belicismo, la traición al pueblo y la nauseabunda delación de nuestras élites negativas, incluidas sus tropas de matones «antifa» perpetuamente mimados por la «justicia», son algunos de los errores e hipotecas más graves de la vieja Nueva Derecha.

Durante demasiado tiempo, la tolerancia se ha predicado como una virtud en estos círculos, y la izquierda unida, incluidas sus bandas criminales y violentas, siempre ha podido contar con la tolerancia de la «derecha» para perpetuar su existencia y su molestia. En realidad, sin embargo, detrás de toda la virtud y la falsa tolerancia, se esconde la perversión, el masoquismo político, el servilismo y, por último pero no menos importante, el reino de la fealdad ética y la infamia conductual, acompañados de la tiranía de líderes imbuidos de su nulidad. Sin embargo, la oposición clásica a la tiranía no es precisamente la democracia, sino la cultura, porque la tolerancia conduce generalmente o al embrutecimiento o a la cobardía, porque no puede haber virtud cumplida sin una comunidad armoniosa de camaradas afines de todas las generaciones. El reaccionario católico español Donoso Cortés nos enseña: «Puestos a elegir entre la dictadura del puñal y la dictadura de la espada, ¡yo elijo la dictadura de la espada!».

La revolución es diferente: ¿decimos adiós a la «antigua» Nueva Derecha?

Primera parte
Segunda parte

Nota: Cortesía de Euro-Synergies