Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

La Unión Europea carece de voluntad política propia


Leonid Savin | 17/08/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Diga lo que diga la Unión Europea sobre la necesidad de un planteamiento más independiente en la toma de decisiones sobre cuestiones clave, todas esas declaraciones y afirmaciones, como los planes de autonomía estratégica de Alemania y Francia, pueden desecharse como retórica vacía.

En vísperas de la cumbre de la OTAN, el New York Times publicó un artículo de dos autores (Grey Anderson y Thomas Meaney) con el rotundo título: «La OTAN no es lo que dice ser».

Los autores comienzan el artículo con los últimos acontecimientos, en particular la admisión de Finlandia y la invitación a Suecia, y a continuación hacen una revelación extremadamente importante: «La OTAN, desde su creación, nunca se ha preocupado principalmente de reforzar sus capacidades militares».

Con 100 divisiones en plena Guerra Fría, una pequeña fracción de la fuerza del Pacto de Varsovia, la organización no podía esperar repeler una invasión soviética, e incluso las armas nucleares del continente estaban bajo el control de Washington. En cambio, su objetivo era vincular a Europa Occidental a un proyecto mucho más amplio de orden mundial dirigido por Estados Unidos, en el que la defensa estadounidense se utilizaba como palanca para obtener concesiones en otras cuestiones como el comercio y la política monetaria. Esta misión tuvo un éxito notable».

El artículo describe cómo, a pesar de la reticencia de varios países de Europa Oriental a entrar en la OTAN, se les atrajo para que lo hicieran mediante todo tipo de trucos y manipulaciones. Los atentados de 2001 en Nueva York jugaron a favor de la Casa Blanca, que declaró una «guerra global contra el terror», estableciendo de hecho ese mismo terror en sentido literal (Irak, Afganistán) y en sentido figurado, al incorporar nuevos miembros a la OTAN, ya que estos países son más fáciles de controlar a través de la OTAN.

Gray Anderson y Thomas Meaney hacen hincapié en los objetivos más estratégicos de Estados Unidos: «La OTAN funciona exactamente como pretendían los planificadores estadounidenses de posguerra, haciendo que Europa dependa del poder estadounidense, lo que reduce su margen de maniobra (el de Europa). Lejos de ser un costoso programa de caridad, la OTAN garantiza la influencia norteamericana en Europa a bajo coste. Las contribuciones estadounidenses a la OTAN y a otros programas de ayuda a la seguridad en Europa representan sólo una pequeña fracción del presupuesto anual del Pentágono: menos del 6% según una estimación reciente. En Ucrania, el panorama está claro. Washington proporcionará seguridad militar y sus empresas se beneficiarán de un gran número de pedidos europeos de armas, mientras que los europeos correrán con los gastos de la reconstrucción de posguerra, algo para lo que Alemania está mejor preparada que para aumentar sus fuerzas armadas. La guerra sirve también de ensayo general para un enfrentamiento de Estados Unidos con China, para el que no es fácil contar con el apoyo de Europa».

Este punto de vista parece perfectamente adecuado, tanto para la retrospección histórica (¿qué tienen que ver Grecia y Turquía con el Atlántico, por ejemplo?) como para evaluar los escenarios futuros. En general, así es como vemos las acciones de Estados Unidos frente a Rusia: Washington necesita vasallos obedientes para llevar a cabo su voluntad política.

Además, aparte de la OTAN, hay un segundo elemento clave en la gobernanza de Washington. Se trata de la Unión Europea. Hace más de siete años, la publicación británica The Telegraph reveló que la Unión Europea no era más que un proyecto de la CIA.

El artículo destacaba una serie de hechos importantes que indicaban que Estados Unidos había dirigido el proceso de integración europea desde el principio. Por ejemplo, que la Declaración Schuman, que marcó la pauta de la reconciliación franco-alemana y condujo gradualmente a la creación de la Unión Europea, fue urdida por el Secretario de Estado estadounidense Dean Acheson en una reunión en el Departamento de Estado. O que una organización clave de la CIA era el Comité Americano para una Europa Unida, presidido por William Donovan, que durante la Segunda Guerra Mundial dirigió la Oficina de Servicios Estratégicos, de la que surgió la Agencia Central de Inteligencia. Otro documento muestra que, en 1958, este comité financiaba el 53,5% del movimiento europeo. En su consejo de administración figuraban Walter Bedell Smith y Allen Dulles, que dirigió la CIA en los años cincuenta.

Por último, también es bien conocido el papel de Estados Unidos en la creación e imposición del Tratado de Lisboa a la Unión Europea. Washington lo necesitaba para facilitar a sus títeres el control de Bruselas. Mientras tanto, los comisarios europeos no rinden cuentas a sus gobiernos, porque no ocupan sus cargos con arreglo a un procedimiento democrático, mientras que los ciudadanos de los Estados europeos tienen derecho a elegir. No han podido elegir.

Naturalmente, estas dos dependencias esenciales de un poder exterior limitan considerablemente la soberanía de los países europeos.

Pero aun así, esto no parece ser suficiente para Estados Unidos. El día anterior, el ex-embajador estadounidense ante la Unión Europea, Stuart Eisenstadt, declaró en un artículo de opinión en el Financial Times que era necesaria una nueva estructura transatlántica entre Estados Unidos y la Unión Europea, comparable a la OTAN, para resolver los problemas actuales.

Subraya la necesidad de coordinar un nuevo formato que, de hecho, se refiere a la creación de los Estados Unidos de América y Europa, donde los Estados europeos serán, por supuesto, apéndices de los Estados Unidos, respondiendo a la voluntad política de Washington. Este es el transatlanticismo del nuevo orden, con una potencia gobernante y el resto como esclavos.

Así que no importa lo que diga la Unión Europea sobre la necesidad de un enfoque más independiente en la toma de decisiones sobre cuestiones clave, todas esas declaraciones, como los planes de Alemania y Francia para la autonomía estratégica, pueden desestimarse por carecer de sentido.

Ducunt Volentem Fata, Nolentem Trahunt, como decían los antiguos romanos. Puede resultar desagradable para muchos europeos darse cuenta de esto, pero el hecho es que los países de Europa están siendo arrastrados por el cuello en una dirección que realmente no quieren tomar.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies