X
       

 A la venta el número 11 de nuestra revista en papel

Entrevistas

Laurent Guyénot: «Los hechos del 11 de septiembre son una manipulación gigantesca»


Redacción | 03/11/2021

  Tu ayuda económica a Adáraga es vital

Después de un notable informe de investigación sobre los asesinatos de los hermanos Kennedy, Laurent Guyénot inicia una investigación de fondo sobre el complot del 11 de septiembre. En esta entrevista presenta sus explosivas conclusiones.

Monika Berchvok: ¿Qué significa para ti el 11 de septiembre de 2001?

Laurent Guyénot: Para mí, personalmente, como para muchas personas, el descubrimiento de la verdadera naturaleza de los hechos del 11 de septiembre fue mi «píldora roja», es decir, la revelación de que los grandes medios de comunicación se han convertido en el corazón del poder global con mentiras y manipulación mental masiva. Ya sea que creamos la historia oficial o no, tenemos que admitir que el 11 de septiembre nos llevó de un mundo a otro. Podemos decir que los atentados del 11 de septiembre de 2001 marcan el inicio del siglo XXI. Y si el siglo XX fue, según Yuri Slezkine, el «siglo judío», aunque también fue el siglo más mortífero de la historia, entonces el siglo XXI está en camino de ser el «siglo israelí»: los ataques del 11 de septiembre, se culpan sobre el islamismo y el mundo árabe en general, justificó un fortalecimiento de la influencia de Israel en la política estadounidense y condujo a la destrucción de los principales enemigos de Israel en Oriente Medio.

Sin embargo, los hechos del 11 de septiembre son una manipulación gigantesca. Por tanto, el mundo entero vive bajo la influencia de una mentira. No hay un solo jefe de Estado en el mundo hoy que no sea cómplice de esta mentira, ya que ninguno, salvo Mahmoud Ahmadinejad, Muhammar Gaddafi y Hugo Chávez, se han atrevido a cuestionar públicamente la versión oficial. Es interesante notar que hoy es el nuevo gobierno de Afganistán el que está predicando con el ejemplo al declarar públicamente que no se ha demostrado la culpabilidad de Osama Bin Laden, que sirvió de pretexto para la invasión de su país. No es trivial que los talibanes eligieran el vigésimo aniversario del 11 de septiembre para inaugurar su gobierno. Ojalá algún día China, Irán y Rusia les ayuden a aclarar este asunto. Seamos optimistas.

La tesis del «avión fantasma» y el colapso controlado de las dos torres está en el corazón de las teorías alternativas sobre el 11 de septiembre. ¿Cómo crees que es técnicamente posible un engaño de este nivel?

Los detalles técnicos del secuestro y sus impactos, por un lado, y el colapso de las Torres Gemelas del World Trade Center, por otro lado, son objeto de debates a veces acalorados entre los buscadores de la verdad. Muchos aspectos siguen siendo misteriosos. Pero existe consenso sobre algunas pruebas clave de que la narración oficial es drásticamente imposible. De los cuatro aviones presuntamente secuestrados por terroristas de al-Qaeda, al menos dos pueden caracterizarse como aviones fantasma. El primero es el Boeing 757 del vuelo 93 de United Airlines que, según nos dijeron, se estrelló en Shanksville (Pensilvania) después de una pelea entre pasajeros y secuestradores. No se ve ningún rastro de una aeronave en las imágenes del lugar del impacto. Hemos incluido en la película el testimonio del alcalde de Shanksville que es categórico: «No había avión. El Boeing 757 del vuelo 77 de American Airlines que supuestamente se estrelló contra el Pentágono tampoco se encuentra por ningún lado. No se ha hecho pública ninguna imagen convincente». Este es el punto en el que Thierry Meyssan se centró en su libro El terrible engaño en marzo de 2002.

La impugnación de la tesis oficial también se basa en el colapso de las Torres Gemelas. Cualquiera que sepa que tienen una estructura masiva de acero, no de cartón, no puede creer que los aviones, hechos de aluminio liviano, pudieran haberlos penetrado por completo y haber causado daños estructurales, lo que los hizo colapsar. Además, hablar de derrumbe es engañoso: las torres literalmente explotaron piso a piso, pulverizando todo el hormigón y lanzando lateralmente varios cientos de metros de piezas de vigas de acero de varias toneladas. Un detalle que demuestra descaradamente la mentira oficial es el colapso de una tercera torre, la Torre 7, también conocida como Edificio Salomon Brothers, en la tarde del 11 de septiembre. El público en general se mantiene a oscuras sobre esta torre de 47 pisos por una sencilla razón: las imágenes de su derrumbe muestran que solo se puede controlar la demolición, un proceso que requiere meses de preparación. Un hecho particularmente inquietante es que el colapso de la Torre 7 fue anunciado por la BBC, por error, 20 minutos antes de que ocurriera.

La hipótesis de su documental de trama anidada es realmente fascinante. ¿Puedes presentárnoslo?

Hay dos tesis disidentes principales sobre el 11 de septiembre de hoy: la tesis más visible acusa a la administración estadounidense de montar una operación de bandera falsa para justificar las guerras imperialistas. Otra tesis, menos conocida por el público occidental, acusa a una red sionista que opera desde Estados Unidos con el objetivo de llevar a los estadounidenses a guerras contra los enemigos de Israel. Evidentemente, estas dos tesis no son mutuamente excluyentes. Pero para entender cómo se articulan estos dos niveles es necesario tener en cuenta que la política exterior de Estados Unidos está parasitada por Israel, que controla el estado profundo pero también las instituciones democráticas estadounidenses, por su poder de corrupción e intimidación.

 Descubre los libros de Letras Inquietas y Ultima Libris

También debe entenderse que para tener éxito en una operación de la magnitud del 11 de septiembre, las redes israelíes deben asegurarse de que la administración estadounidense esté lo suficientemente involucrada como para tener la obligación de proteger las mentiras a toda costa. Por lo tanto, era necesario empujar a los líderes estadounidenses a una operación ilegal y vergonzosa, pero controlar la operación y especialmente su explotación política para que sirviera al objetivo de Israel, que es la destrucción de sus enemigos históricos, comenzando por Irak.

En pocas palabras, la hipótesis que sostengo en la película es la siguiente. En julio de 2001, para poner fin al régimen talibán, el Consejo de Seguridad Nacional decidió organizar un ataque de bandera falsa atribuido a Osama Bin Laden, entonces refugiado en Afganistán, para justificar el derrocamiento del régimen talibán. Por lo tanto, está previsto crear, al amparo de los ejercicios NORAD, la ilusión de un avión secuestrado que se estrella contra el Pentágono. Un misil lanzado contra el Pentágono preparará el escenario y la noticia del ataque proporcionará un amplio pretexto para una persecución en Afganistán, cuyo verdadero objetivo será la toma de Afganistán por Estados Unidos, un objetivo promovido por estrategas de la Gran Guerra siguiendo las tesis de Zbigniew Brzezinski.

Agentes israelíes de alto rango en el Pentágono, en particular Paul Wolfowitz y Richard Perle, fomentan este proyecto, pero al mismo tiempo preparan su desvío en beneficio del proyecto imperial sionista. Para iniciar una guerra de civilización en Oriente Medio, un avión se estrelló contra el Pentágono y unas pocas decenas de muertos no son suficientes: se necesita algo mucho más espectacular y traumático, como la destrucción de las Torres Gemelas en directo por televisión y varios miles de muertos.

Según esta hipótesis, el ataque al Pentágono en Washington y el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York son dos hechos separados. El simulacro de accidente aéreo en el Pentágono es una operación de servicio de Estados Unidos, mientras que el simulacro de ataque a las Torres Gemelas está completamente orquestado por elementos sionistas.

Esto puede explicar, entre otras cosas, el extraño testimonio de Norman Mineta, secretario de Transporte, que estaba con Dick Cheney en el búnker subterráneo de la Casa Blanca tras los ataques a las torres, y que vio a un hombre preguntando insistentemente a Cheney si «se mantuvo el orden»: se puede suponer que en esta etapa se planteaba la posibilidad de cancelar el ataque al Pentágono. Pero Cheney, que es un peón de los cripto-sionistas neoconservadores, decidió mantener en marcha la operación del Pentágono.

La práctica de operaciones de bandera falsa es una tradición del servicio secreto israelí. ¿Qué precedentes pueden arrojar luz el 11 de septiembre?

Israel tiene una gran experiencia en ataques terroristas de bandera falsa. Esta tradición se remonta incluso antes de la creación de Israel, con el bombardeo del Hotel King David en Jerusalén el 22 de julio de 1946, cuando terroristas del Irgun vestidos de árabes volaron la sede de las autoridades británicas, provocando la muerte de 91 personas, entre ellas 15 judíos.

Una estratagema similar se empleó en Egipto en 1954, con la Operación Susannah, cuyo objetivo era socavar la retirada británica del Canal de Suez instigando varios ataques mortales atribuidos a los Hermanos Musulmanes. El más famoso de los ataques de bandera falsa israelí tuvo lugar durante la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando tres bombarderos israelíes y tres lanchas torpederos atacaron al USS Liberty, un barco desarmado, con la clara intención de no dejar supervivientes y culpar a este crimen. en Egipto, con el fin de arrastrar a los Estados Unidos a la guerra. Con Egipto, entonces aliado con la Unión Soviética, una nueva guerra mundial podría haberse desatado si el barco no se hubiera mantenido a flote milagrosamente, e Israel se vio obligado a disculparse alegando estar en el objetivo equivocado. Al igual que con el 11 de septiembre, esta operación se llevó a cabo bajo la protección de una administración estadounidense controlada por Israel, encabezada por Lyndon Johnson, quien llegó al poder a través del asesinato de Kennedy.

Por supuesto, las operaciones de bandera falsa solo son conocidas cuando fallan. Por tanto, es imposible saber el número de operaciones de este tipo que ha montado Israel. Pero la reputación de Israel en esta área es bien conocida entre las agencias de inteligencia de todo el mundo. Resulta que el día antes del 11 de septiembre de 2001, un informe de la Escuela de Estudios Militares Avanzados del Ejército de los Estados Unidos hizo sonar la alarma sobre la capacidad del Mossad para «atacar a las fuerzas estadounidenses y hacerlas pasar por un acto palestino o árabe». Los patriotas estadounidenses sin duda habían oído hablar del proyecto israelí y trataron de evitarlo.

¿Puedes volver a dos episodios muy curiosos del 11 de septiembre: los mensajes de alerta de Odigo y el arresto de los «israelíes bailarines»?

Odigo es un sistema de mensajería instantánea con sede en Israel, que tenía una función que permitía seleccionar a los destinatarios por nacionalidad. Odigo transmitió mensajes de advertencia a los israelíes dos horas antes de que los aviones se estrellaran en las Torres Gemelas. El primer avión se estrelló contra la Torre Norte a la hora exacta anunciada, «casi al minuto», como admitió Alex Diamandis, vicepresidente de Odigo.

Fuente: Rivarol