Polonia contra la Comunidad Europea y China contra la comunidad internacional: ¿el fin de un mundo? – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Publicidad

Polonia contra la Comunidad Europea y China contra la comunidad internacional: ¿el fin de un mundo?


Nicolas Gauthier | 02/11/2021

Definitivamente hay un problema con las autoridades supranacionales. En primer lugar en Europa, donde Bruselas tiene que afrontar la creciente oposición de ciertos estados europeos a sus directivas y, sobre todo, a su sistema punitivo.

Polonia, por ejemplo, se ha visto multada con un millón de euros diarios por no cerrar aún una mina de lignito, que la vecina República Checa no querría, por no hablar de otra sanción de un millón de euros al día, el gobierno nacional-conservador de Varsovia, el PIS (Partido Ley y Justicia), negándose a revertir la reforma de su sistema judicial. De repente, Zbigniew Ziobro, ministro de Justicia, afirma: «Ya sea en el caso de sanciones ilegales relativas a la mina Turów o en el caso de sanciones por cambios en el sistema judicial, Polonia no puede ni debe pagar solo un zloty».

Es cierto que la disputa polaco-checa relacionada con la mina en cuestión debería resolverse más bien en los dos estados afectados y es difícil ver en nombre de lo que las autoridades europeas deberían inmiscuirse en los asuntos internos de dos naciones soberanas. Para el otro dossier, Le Figaro resume la situación en estos términos: «Bruselas cree que las reformas obstaculizan las libertades democráticas, pero Polonia dice que son necesarias para erradicar la corrupción entre los jueces». Cuestión de perspectiva.

SUGERENCIA:   Variar la imagen del futuro

¿Qué pasa con la voluntad de la gente en todo esto? De hecho, no fue después de una noche demasiado empapada de vodka que el de Polonia puso al PIS en el poder, pero con pleno conocimiento de los hechos, sin ofender a los medios occidentales. Sin embargo, Mateusz Morawiecki, presidente del Consejo de Ministros, finalmente asentándose, dice estar «listo para el diálogo», mientras se niega a actuar bajo «la presión del chantaje». Porque hay «chantaje», a juzgar por los 36.000 millones de euros del plan de estímulo polaco bloqueado actualmente por la Comisión Europea. Una cadena puede ser de oro macizo, sin embargo, es una cadena.

Publicidad

De la Comunidad Europea a la comunidad internacional, solo hay un paso. ¿Qué tienen estas dos entidades en común? Ser relativamente poco representativo de los pueblos y estados que los integran. En Europa y en materia social prima sobre todo el derecho de los países del Norte, enamorados del «progresismo», la «diversidad» y la «benevolencia», sin descuidar sus obsesiones por el rigor presupuestario. En definitiva, una comunidad que solo tiene nombre europeo, ya que pasa a sus vecinos del sur en pérdidas y ganancias.

A escala planetaria, el mal uso del lenguaje es el mismo: las naciones que no participan en la visión estadounidense del planeta y sus vasallos de la OTAN son arrojadas a un «eje del mal» fantasmal. De ahí esta otra falsificación semántica, estos «estados canallas» entre los cuales quienes impugnan, por tales o cuales razones, buenas o malas, los diktats de la Casa Blanca son regularmente excluidos por esta famosa «comunidad internacional» y agobiados con sanciones económicas generalmente injustas: Rusia, China, Irán, por nombrar solo a los más poderosos.

SUGERENCIA:   ¿Fondos europeos en los bolsillos islamistas? ¡Circulen, no hay nada que ver!

Pero a fuerza de tirar de la cuerda, no debería sorprender que se apriete y luego se rompa, como se observó el 29 de octubre en Le Monde, una especie de mynah del «círculo de la razón», que está preocupado por «el aislamiento de China». Y lo mismo sorprenderse de que los presidentes chino y ruso se estén saltando las próximas reuniones del G-20 en Roma y la COP26 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021) en Glasgow.

Tal etnocentrismo es desconcertante. Porque si China, Rusia, Irán, pero también India, Brasil y otros países cada vez más resistentes que un Occidente envejecido, actuaran como si este último no existiera, ¿no sería este mismo Occidente el que se encontraría aislado?

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: David Mark: Edificio con banderas de la Unión Europea

 

Nicolas Gauthier
Nicolas Gauthier es periodista y escritor.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox


Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies