¿Puede desaparecer el Líbano? – Adáraga


¿Puede desaparecer el Líbano?


Nicolas Gauthier | 28/08/2020

La advertencia lanzada el jueves 27 de agosto por Jean-Yves Le Drian, ministro de Asuntos Exteriores, da algo en qué pensar: «Hoy existe el riesgo de la desaparición del Líbano». Más allá del efecto del anuncio, esta no es una frase vacía.

La explosión que asoló el puerto de Beirut el pasado 6 de agosto, ¿fue una tragedia más? Aunque, en todo caso, haya logrado desacreditar a todas las facciones de la clase política local, se trata, por supuesto, de una quiebra económica y financiera, atribuible a estas mismas facciones que practican un clientelismo desvergonzado mientras dejan colapsar lo que queda de la autoridad estatal y la infraestructura pública, además de la quiebra política.

En 1943, el Pacto Nacional estipulaba que el Líbano, entonces un país creado de la nada por Francia, no podía alinearse ni con los países del Este ni con los del Oeste. Esto llevó a un redactor de la época a decir que «la adición de dos negaciones no constituye una nación». Fue un deseo piadoso, ya que aún siendo el país de los cedros durante mucho tiempo, el teatro de batalla de estas potencias que no siempre se atreven a enfrentarse directamente, obligaron a los libaneses a tomar partido por una u otra de las fuerzas allí presentes.

Esto es aún más cierto hoy, con el Líbano desgarrado, por resumir a grandes rasgos, entre los que miran hacia Arabia Saudita y los Estados Unidos (sunitas de la corriente del futuro y falanges cristianas) o del lado del Irán y Rusia (Hezbolá chiíta y cristianos de la Corriente Patriótica Libre, partidarios del presidente Michel Aoun).

Durante décadas, la prosperidad libanesa estuvo en gran parte asegurada por los saudíes. Pero eso fue antes de que Dubai se convirtiera en un bastión bancario más importante que Beirut, una ciudad cuyo puerto ahora es reemplazado por el de Jeddah, en Arabia Saudita. En resumen, el Líbano ya no es el centro financiero que alguna vez fue. Y dado que Teherán ha seguido consolidando el arco chiíta que se extiende desde Teherán hasta Beirut mientras pasa por Damasco, Riad no tiene más que ofrecer a Beirut. ASí, la economía se encuentra rehén de la política.

RECOMENDADO:   Una vacuna en 12 meses, insultos a la rebeldía y George Soros perseguido

Esto plantea, además, el problema de este Hezbolá bajo influencia iraní, que hoy forma un cuasi-estado en lo que queda de Estado. Una posición que parece pesar para muchos libaneses que, sin embargo, le están agradecidos por haber liberado el sur del pais en 2006 tras ser ocupado por tropas israelíes. Aún es, en gran parte, gracias a Hezbolá que los islamistas del Daesh, discretamente apoyados por Arabia Saudita, fueran derrotados y no pudieron exportar su guerra al país de los Cedros.

Por lo tanto, los saudíes no quieren ser olvidados. Así, el 27 de agosto, en L’Orient-Le Jour, Scarlett Haddad escribió, sobre la formación de un posible gobierno futuro: «Todos aquellos que están en contacto con ellos revelan que lo que les valdría. Sería que el Líbano tuviera un gobierno sin Hezbolá e incluso hostil a esta formación». Creer que las demandas de Riad son mucho más brutales que las únicas influencias de Teherán…

Y como si estas injerencias no fueran suficientes, Antoine Basbous, director del Observatorio de los Países Árabes, propone, en L’Opinion del pasado jueves: «Para frenar este descenso a los infiernos, habría que considerar (…) que el paciente libanés es incapaz de sanar y reformarse, que su sistema político es perverso y que el ejército de Hezbolá no puede ser desmantelado en las circunstancias actuales». Y la misma conclusión: «De hecho, es colocar al Líbano bajo un mandato internacional, para sacarlo de la interferencia regional que ha hecho el teatro privilegiado de los conflictos de Oriente Medio de Nasser a Jomeini, a través de Arafat y los Assad».

Entonces, volviendo al Pacto Nacional de 1943, Antoine Basbous ve con buenos ojos que Emmanuel Macron haga el papel de tutor. Pero, ¿lo quiere el Líbano? ¿Y Francia sigue interesada en la región?

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: David Peterson: Bandera del Líbano

 

Nicolas Gauthier
Nicolas Gauthier es periodista y escritor.






Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies