X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Artículos

Represión: ¡la soga se aprieta!


Jérôme Bourbon | 17/11/2021

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

La campaña contra Rivarol no se debilita. Después del politólogo Jean-Yves Camus que se pronunció hace dos años a favor de la prohibición de nuestro semanario, tras las múltiples intervenciones de Tristan Mendès, en France Inter y en las redes sociales, para que se retire nuestro visto bueno dado por la CPPAP de la que siempre nos hemos beneficiado sin dificultad durante 70 años. (…) Después de reiteradas solicitudes de «un colectivo anónimo (¡qué valor!) llamado Sleeping Giants (Gigantes Dormidos)», de lo que nos habla la amiga Rochette en este número, la poderosa LICRA (Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo) exige oficialmente al Ministerio de Cultura la retirada de la aprobación de la CPPAP (Comité Mixto para Publicaciones y Agencias de Prensa) para Rivarol.

En un tuit publicado el lunes 8 de noviembre, la asociación que preside Mario Stasi, un nombre predestinado a la censura, exige nuestra cabeza, necesita sangre fresca, y de inmediato: «Un semanario racista, antisemita y negacionista no cuumple, por definición, sobre las condiciones para la obtención de ayudas estatales. Retirar la aprobación de la CPPAP de Rivarol es un imperativo de seguridad pública».

La LICRA, que pretende ser universalista pero que, en realidad, encarna el tribalismo más vil, no acepta que todos aquellos que no tienen la misma visión del hombre, de la vida y de la sociedad puedan expresarse libremente. Esta organización, como tantas otras de su tipo, muestra un terrorismo intelectual que consiste en descalificar a los que odia o cuyo discurso y escritos le molestan bajo la etiqueta de negacionista, racista, homofóbico, antisemita. Esto es práctico, evita tener que discutir los argumentos de sus oponentes. Se encuentran descalificados de entrada por estas acusaciones que pretenden ser infames, se considera que no se trata de debates de ideas, expresión de opiniones libres sino delitos punibles por la ley y por lo tanto deben ser perseguidos y condenados penalmente.

En esta lógica, que defiende la moral natural y la familia tradicional y se opone a las locuras del lobby LGBT es homofóbico, que denuncia que el Gran Reemplazo es racista, que no está sujeto a la influencia poderosa y dañina y la presión incesante del lobby judeo-sionista, que se niega a hacer suyos sus lemas, su vocabulario, sus reflejos, es antisemita. Conocemos la famosa definición de antisemitismo: es antisemita a quien no le agrada el judío. Cada día vemos más y más la veracidad de esta concisa definición que tiene el mérito de ir directo al grano.

El asunto está ganando interés desde que supimos que el Quotidien de Yann Barthès sobre TF1 se va a centrar estos días en el tema de CPPAP y Rivarol. Por supuesto, podemos esperar lo peor. Y dado que este es un programa en horario estelar, seguramente hará algo de ruido. Esta es también una forma de intimidar al comité conjunto para obligarlo a retirar la aprobación del semanario de oposición nacional y europeo. Seamos realistas, las consecuencias serían considerables para nuestra modesta publicación ya que la tasa de IVA sobre la venta de periódicos, tanto en quioscos como en suscripciones, se multiplicaría por diez, del 2,1% al 20% y las tarifas postales para los suscriptores aumentaría notablemente. Nos costaría alrededor de 100.000 euros al año, tal vez incluso más según la estimación de nuestro contable.

Dicho esto, si eso sucede, resistiremos con todas nuestras fuerzas, quedando con los camellos de las viejas tropas. Es imposible dejarse vencer sin reaccionar. En primer lugar, utilizaremos todos los recursos legales posibles, aunque desafortunadamente no sean suspensivos (apelación al presidente de la comisión paritaria, tribunal administrativo, Consejo de Estado) y esto puede llevar años sin ninguna garantía de éxito. Pero sobre todo nos adaptaremos implementando un plan de ahorro, contando con la ayuda de nuestros fieles lectores y, si es necesario, aumentando (esperamos, lo menos posible) los precios.

Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para mantenernos firmes y continuar la lucha, se lo podemos asegurar. Se lo debemos a usted, como se lo debemos a nuestro fundador, a nuestros predecesores y a todos los lectores, vivos y fallecidos, de nuestro semanario. Somos una gran familia y es absolutamente necesario seguir viviendo. Sobre todo porque en estos días se debe poder escuchar una voz independiente, libre e indomable. En las ruinas y las catacumbas que nos rodean, debemos seguir ondeando la bandera, ondeando el estandarte de la fidelidad a la doctrina nacionalista y católica y de la desobediencia activa a la farsa actual. Entonces, por supuesto, será difícil: si perdemos la acreditación CPPAP, a diferencia de hoy, los quioscos ya no tendrán que vender Rivarol ni colocarlos en los expositores. Será de acuerdo con su buena o mala voluntad. Por tanto, sería una dificultad adicional. Pero lo afrontaremos: si compra Rivarol con regularidad y en cantidad suficiente, será más difícil para ellos rechazarlo, a menos que se enfrenten a opositores ideológicos militantes.

Sería pensar que seremos los únicos en la mira: quitar nuestra aprobación es abrir la Caja de Pandora. Porque después de nosotros, probablemente será el turno de Valeurs Actuelles, que también está en la mira de los censores. (…) En otras palabras: un medio de comunicación condenado por incitar al odio racial (ley Pleven) o impugnar un crimen de lesa humanidad (ley Gayssot) u homofobia (ley Perben) ya no debería poder beneficiarse de la aprobación de la CPPAP. Este es un argumento engañoso, porque son las mismas personas que demandan las publicaciones que no les gustan, para hacerlas condenar por cualquier cosa, en nombre de una legislación excepcional, quienes, después de haber obtenido de Themis condenas, exigen su eliminación. ¡Es tan fácil! Creamos leyes que matan la libertad, las aplicamos sistemáticamente y siempre más extensas, más severas, y una vez adquiridas las convicciones, pedimos la piel o la cabeza del ofensor del pensamiento. Estos son métodos esencialmente comunistas que no honran a quienes los ponen en práctica.

En efecto, ¿cómo se puede reclamar sin cesar el pluralismo, la libertad de expresión y así comportarse como despiadados censores de todo lo que ofende su comodidad intelectual, sus hábitos de pensamiento, sus intereses, su visión del mundo, sus obsesiones? Y según el habitual sistema revolucionario que se basa en una purificación cada vez más implacable, todos pueden ir rápidamente al molino. (…) Esto significa que nadie, ni siquiera los elementos más moderados, puede estar seguro de que está a salvo. Ni siquiera la izquierda cuando ves cómo Mélenchon ha sido repetidamente atacado por su supuesto antisemitismo (¡que es una gran broma!) Simplemente porque se atrevió a criticar al CRIF o cuestionar el judaísmo cultural de Zemmour.

Hubo un tiempo en que se aceptó en Francia que las publicaciones que iban desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha del espectro político podían existir y beneficiarse de los mismos derechos en cuanto a su distribución, siempre que cumplieran los criterios. órganos de información política y general, y aparecer periódicamente al menos una vez a la semana. Este claramente ya no es el caso hoy debido a la policía del pensamiento. Y bajo la presión de las organizaciones, siempre las mismas, exigiendo una represión despiadada, la que ya pedía hacia «todos los diarios de extrema derecha» Patrick Gaubert, entonces presidente de la LICRA, en 1993, cuando fue asesor del Ministerio del Interior de Charles Pasqua (¡eso dice mucho de lo que realmente era este gaullista!).

(…)

¿Qué hacer en estas circunstancias cada vez más sombrías? Siga luchando, diga la verdad, dé la espalda, cumpla con su deber estatal lo mejor que pueda. Convencidos de que solo sucede lo que la Providencia quiere o permite. Siempre por un bien mayor, aunque humanamente sus caminos a veces parezcan misteriosos o desconcertantes. Estemos convencidos: se puede encerrar a un hombre, pero no se encierra una idea, un ideal. Podemos encarcelar a un individuo pero no podemos encerrarnos en convicciones, certezas. Se puede buscar esconder la verdad, pero tarde o temprano estalla, se venga, irradia, ilumina, como un rayo a su paso. Podemos privar a un hombre de su libertad de movimiento y de acción, ponerle cadenas en los pies, pero no podemos quitarle su libertad interior, su vida interior, la que decía Bernanos en La France contre les robots que constituía el mundo moderno. ella una conspiración permanente.

Podemos aislarlo en una celda de pocos metros cuadrados, pero no podemos evitar mirar hacia el cielo llenos de esperanza, no podemos apagar la llama que lo enciende y lo quema. Y en medio de una prisión fuertemente custodiada, si su cuerpo está constreñido, su mente y su corazón pueden escapar, escapar y vibrar. Recordar esas mil pequeñas cosas de la vida cotidiana que hasta entonces le parecían triviales, sin importancia, a las que apenas prestaba atención y que, a través del juego de la memoria, cobran de pronto un relieve particular, que ayudan a vivir y atravesar el calvario. Un hermoso paisaje. Un cielo estrellado. Una comida con amigos. Una alegría compartida. La vista de un campanario. Un hermoso arcoiris. La risa de un niño. Un gesto de amistad que reconcilia con la vida y dilata el corazón dolorido.

Fuente: Rivarol