Sudáfrica: silencio, se mata... – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte gratis a nuestra edición digital.

Sudáfrica: silencio, se mata…


Jean-Pierre Lenoir | 31/10/2020

¿Quién, en este mundo paralizado por la mala conciencia y el complejo de culpabilidad del hombre blanco, algún día intentará que la opinión pública sea consciente de la violencia contra los blancos que azota Sudáfrica? Se les prometió una nación arcoiris, y ahora, treinta años después, el arco iris se convierte en una pesadilla para todos aquellos que no son negros. Durante mi última visita, hace poco más de un año, en la provincia de Ciudad del Cabo, interrogué a mestizos y asiáticos que había conocido aquí y allá y todos me dijeron que «probablemente antes era mejor»….

Recuerde, rápidamente, que este país está compuesto por un 79% de negros, un 10% de blancos, un 2% de mestizos y un 2,6% de asiáticos. Recordemos también, porque esto es muy importante, que este inmenso país fue la tierra de los primeros hugonotes franceses en 1785 y que sus descendientes hoy se llaman africanos al igual que los demás. Junto con los hugonotes holandeses que llegaron un poco antes, comenzaron a desarrollar este país para convertirlo, 300 años después, en el país más desarrollado de África con diferencia.

El régimen del apartheid (desarrollo separado) establecido en 1948 por los afrikaners dio paso, en 1994, a una democracia parlamentaria sobre la base de un hombre, un voto que hizo que la mayoría negra tomara el poder. A partir de entonces, las cosas se tornaron amargas para el país, que vio llegar una hidra de tres cabezas al jefe de Estado, las de corrupción generalizada, mala gestión y violencia anti-blanca.

Treinta años después de la llegada del estado del arco iris, apodado por un occidente ahogado en el miasma de la culpa de la colonización, Sudáfrica también se ha ahogado en un océano de miseria y de violencia. Las primeras víctimas de esta recesión son los campesinos blancos que, de norte a sur del país, son regularmente asesinados por orden del siniestro Julius Malema, líder de la EFF (Economic Freedom Fighters) y cuyo lema era «un agricultor, una bala»

También hay que recordar que la riqueza de este país siempre ha estado asegurada en gran parte por una producción agrícola de una eficiencia increíble, a pesar de todas las sequías y otras calamidades a las que el agricultor boer supo resistir con una resiliencia imparable.

El último asesinato, de un agricultor de 22 años en la provincia del Estado Libre de Orange, en horribles condiciones, desató una tormentosa manifestación de 300 agricultores de la región frente al tribunal donde se presentaban los dos sospechosos. este asunto.

La llegada al poder de Cyril Ramaphosa en 2018 no cambió esta trágica situación y los agricultores continúan siendo asesinados en condiciones de extrema barbarie sin que al resto del mundo le importe lo más mínimo la tragedia que se vive en este país. Ante la inercia de las autoridades ante estos asesinatos, AfriForum, una organización no gubernamental creada para defender a las minorías de este país, acaba de escribir formalmente al presidente Ramaphosa para pedirle una reunión a fin de aclarar el contenido de determinadas declaraciones que él mismo habría defendido con respecto a la comunidad agrícola. AfriForum también enumera los diversos puntos que sus funcionarios quisieran discutir con el presidente, a saber, la destrucción sistemática de monumentos y estatuas afrikaner, discriminación en la educación y discursos de odio contra los agricultores blancos, nunca condenados por el poder.

Mientras esperamos una respuesta hipotética de Ramaphosa, se sigue matando y torturando en un contexto de mala gestión y corrupción desenfrenada (las últimas cifras muestran 29 mil millones de dólares adeudados por Eskom, la principal compañía eléctrica, 100 millones de dólares reclamados por la SABC, televisión nacional, para poder continuar sus actividades, 300 millones para el servicio postal… mientras que la mayoría de los municipios están en quiebra porque nadie (o casi) ya no paga los impuestos).

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Simpatizante armado de la EFF

 

Jean-Pierre Lenoir
Jean-Pierre Lenoir es comerciante de vinos y escritor.





Adáraga ofrece todos los contenidos de su edición digital completamente gratis. Si quieres ayudarnos a continuar con nuestra labor de reconquista cultural, puedes hacer tu donativo seguro en bitcoins clickando aquí. ¡Muchas gracias!




Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies