Un homenaje a Ernst Jünger: el anarquista, el caminante del bosque, el esteta del horror (V) – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Un homenaje a Ernst Jünger: el anarquista, el caminante del bosque, el esteta del horror (V)


Günter Maschke | 04/06/2022

Probablemente, Jünger veía la ineludibilidad de este mundo de forma similar a Max Weber, quien se apresuró a creer que se podía «sobrellevar humanamente».

En La movilización total, Jünger escribió: «La abstracción, y por tanto también la crueldad, de todas las condiciones humanas aumenta constantemente. El patriotismo está siendo sustituido por un nuevo nacionalismo, fuertemente infundido con elementos de conciencia. En el fascismo, en el bolchevismo, en el americanismo, en el sionismo, en los movimientos de los pueblos de color, el progreso comienza a realizar avances que hasta ahora se hubieran considerado impensables; se da la vuelta, por así decirlo, para continuar su movimiento en un plano muy simple tras un círculo de dialéctica artificial. Comienza a subordinar a los pueblos a sí mismo en fórmulas que ya se distinguen poco de las de un régimen absoluto, si se quiere prescindir del grado mucho más bajo de libertad y comodidad. En muchos lugares ya se ha quitado la máscara humanitaria y, en su lugar, está surgiendo un fetichismo medio grotesco y medio bárbaro de la máquina, un culto ingenuo a la tecnología, precisamente en los lugares en los que no existe una relación inmediata y productiva con las energías dinámicas, de cuyo deseo destructivo de victoria los cañones de largo alcance y los escuadrones de combate armados con bombas son sólo la expresión marcial. Al mismo tiempo, la estimación de las masas aumenta; la medida de la aprobación, la medida de la publicidad se convierte en el factor decisivo de la idea. En particular, el socialismo y el nacionalismo son las dos grandes piedras de molino entre las que el progreso aplasta los restos del viejo mundo y finalmente a sí mismo. A lo largo de un período de más de cien años, la derecha y la izquierda se enfrentaron a las masas, cegadas por la ilusión óptica del sufragio, como si se tratara de pelotas de caza; siempre parecía haber un refugio con un oponente de las reclamaciones del otro. Hoy, en todos los países, el hecho de su identidad se revela cada vez más claramente, e incluso el sueño de la libertad se desvanece como si estuviera bajo las férreas garras de unas tenazas. Es un gran y terrible espectáculo ver los movimientos de las masas cada vez más uniformemente educadas a las que el espíritu del mundo tiende sus redes de pesca. Cada uno de estos movimientos contribuye a una captura más aguda y despiadada; y aquí actúan tipos de compulsión más fuertes que la tortura: tan fuertes que el hombre los recibe con regocijo. Detrás de cada salida, marcada con los símbolos de la felicidad, acechan el dolor y la muerte. Bendito sea el que entra armado en estos espacios».

SUGERENCIA:   Marruecos acusa a España de "xenófoba" y tilda a Europa de "enano político"

«Movilización total»: ésta era también la noticia del entierro del individuo, un desarrollo que a Jünger le parecía completamente imparable, y que, por tanto, afirmaba con un pesimismo heroico. El tema se desarrolla con más detalle en El trabajador. El mundo ha entrado en la época de la «gran formación espacial», donde la racionalización del rendimiento del trabajo se perfecciona; los medios técnicos determinan al hombre social, psicológica y físicamente cada vez más. Bajo los dictados de la tecnología, la guerra y el trabajo industrial se parecen cada vez más. El soldado se convierte en técnico de exterminio, el técnico «civil» actúa como soldado de la producción en el paisaje planificado del nuevo Estado total: «La tarea de la movilización total es la transformación de la vida en energía, tal como se revela en la economía, la tecnología y el tráfico en el zumbido de las ruedas o en el campo de batalla como fuego y movimiento». Zumbidos, destellos, rugidos, vuelos, zumbidos, truenos… en el libro de Jünger encontramos un cúmulo de palabras de este tipo, en el que se hace patente la fascinación por la tecnología, como se muestra, por ejemplo, en la Neue Sachlichkeit contemporánea.

Y, sin embargo, el hecho de estar a merced del aparato técnico se hace patente, aunque Jünger lo acoja como un destino que hay que afirmar. El mito del trabajador, que es el mito de una sociedad planificada e industrial disciplinada, una especie de bolchevismo bajo auspicios nacionalistas, este mito está para Jünger vinculado a un sistema autoritario que suprime la ineficacia y la comodidad de la era liberal. Las figuras que dibujó más tarde del caminante del bosque y del anarca, ambos enemigos de la tecnología, están relacionadas con el «trabajador». Jünger es un hombre de extremos y ve los fenómenos desde dentro. Ahí radica la seducción de esta forma de pensar, pero también su fuerza: la exageración que magnifica los fenómenos pone de manifiesto su tendencia. Y también para El trabajador se aplica la declaración: «Nuestra tarea consiste en ver, pero no en anunciar».

1933-1945. No hay duda de que Jünger no amaba la República de Weimar y que esperaba un sistema diferente. Pero, ¿quién la defendía aún en su fase final, quién la amaba incluso? Con sus desempleados, su desesperación difícilmente imaginable hoy en día, su aceptación a ultranza del Tratado de Versalles, considerado con razón como un dictado intolerable, con su (auto)humillación nacional… Y, para entender a Jünger, hay que considerar al menos la tesis discutible de que a partir de 1930, tras la dimisión del gobierno de Hermann Müller, la cuestión ya no era: ¿democracia o dictadura? sino sólo: ¿cuál y de quién es la dictadura? Es un simple hecho que gran parte de la población, incluido el electorado de los partidos democráticos, no eran demócratas y que, si querían convertirse en demócratas, esto no les fue facilitado por el desarrollo de Weimar. La prueba del pudín está en el comer. La democracia es algo difícil de hacer y no debemos olvidar que Reinhold Maier y Theodor Heuss votaron a favor de las Leyes de Habilitación, mientras que Ernst Jünger y Carl Schmitt no tuvieron esta oportunidad…

SUGERENCIA:   Bizancio y Spania, baluartes de Europa

Un homenaje a Ernst Jünger: el anarquista, el caminante del bosque, el esteta del horror

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte
Cuarta parte
Quinta parte
Sexta parte
Séptima parte

Imagen: Autor desconocido: Los habituales disturbios durante la República de Weimar

 

Günter Maschke
Günter Maschke fue un notable periodista y ensayista alemán, reconocido por ser uno de los grandes referentes de la Nueva Derecha en su país.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies