Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

50 aniversario de la fundación del Frente Nacional: un cumpleaños que avergüenza a la Agrupación Nacional


Jérôme Bourbon | 07/10/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Hace medio siglo del día, el jueves 5 de octubre de 1972, en que nacía en París el Frente Nacional para la Unidad Francesa (FNUF), al anochecer en la Salle des Horticulteurs.

Su primer presidente y fundador, Jean-Marie Le Pen, tenía entonces 44 años. Tras la pérdida de Argelia en julio de 1962 y la violenta y despiadada represión gaullista contra la OAS, la derecha nacional, que había pensado que podía renacer de sus cenizas con la campaña presidencial del abogado Jean-Louis Tixier-Vignancour en 1965, conoce una larga travesía del desierto.

El resultado de Tixier el 5 de diciembre de 1965 (5,20%), sin ser catastrófico, se consideró muy insuficiente, habiéndole arrebatado el centrista Jean Lecanuet, el candidato de los «collares blancos», un gran número de votos durante la última recta de la campaña.

La decepción condujo inevitablemente a divisiones (especialmente entre Tixier y Le Pen, quien fue secretario general de los comités de Tixier-Vignancour y director de la campaña presidencial) y una desmovilización duradera de los militantes dispersos. Si se crearon otros movimientos (Occident en 1964, luego la Œuvre française a principios de 1968), no optaron poe la vía electoral. Es la dirección de Ordre nouveau, movimiento fundado por jóvenes estudiantes en 1969, cuyo signo de unión era la cruz celta, como los dos grupos antes mencionados, que decide expandirse y asentarse para crear un Frente Nacional y que propone a Jean-Marie Le Pen, que acepte asumir la presidencia, tras haber consultado a varias personalidades (entre ellas Dominique Venner) que declinan la oferta.

Es la génesis de este movimiento, pero también las posiciones políticas y programáticas que fueron suyas durante varias décadas que Marine Le Pen y sus allegados no quieren asumir. Por eso no hay celebración solemne del 50 aniversario del Frente Nacional, que desde 2018 se convirtió en Agrupación Nacional. Y sin embargo, medio siglo, en la vida de una organización como en la de un hombre, no es nada. El partido presidido hoy por Jordan Bardella, que muy probablemente será elegido muy cómodamente frente a Louis Aliot como presidente de la Agrupación Nacional el 5 de noviembre, en el decimoctavo congreso del movimiento (en realidad el tercero de la Agrupación Nacional), se contenta de hecho con organizar un simposio para celebrar al menos este aniversario sin dejar de ser extremadamente discreto (por decir algo) sobre su pasado. Este encuentro sobriamente denominado «De la esperanza al poder» se realizará el jueves, 6 de octubre, en el salón Víctor-Hugo de la Asamblea Nacional. Este acto contará con una sucesión de diferentes intervenciones durante unas tres horas, será retransmitido íntegramente en directo a través de las redes sociales y concluirá, como era de esperar, con la intervención de Marine Le Pen.

Firma que los líderes del movimiento han roto en gran medida con el ser histórico del Frente Nacional, han matado su alma y negado los fundamentos, el fundador y el ADN del movimiento, Jean-Marie Le Pen, no está invitado a este simposio, incluso como simple espectador, aunque todavía está vivo y coleando a sus 94 años, apoyó activamente a su hija (bastante equivocadamente) durante su sucesión, que en realidad fue una donación, y que sigue diciendo cosas buenas al respecto regularmente a pesar de todo (y de las traiciones de su hija menor).

Por lo tanto, el Menhir es mal recompensado, incluso si algunos dirán que solo obtiene su propia moneda. Philippe Olivier, asesor especial de Marine Le Pen, explica en Le Parisien con la finura de espíritu que le caracteriza: «¿Vamos a instruir nuestro propio juicio? No, no somos masoquistas, otros lo harán por nosotros. Los excesos de Le Pen ya han sido condenados. Incluso en Europa, hemos cambiado de posición», considera elegantemente el también eurodiputado marinista. Lo que Philippe Olivier llama modestamente inflexionar la propia posición no es otra cosa que negar la lucha por la independencia y la soberanía de Francia, en particular a nivel monetario, pero también a nivel de la gestión de las fronteras nacionales, al rechazo de una Europa supranacional que impone su banco central, sus tribunales de justicia, sus directivas y sus reglamentos, sus comisionados y sus jueces. En cuanto a los supuestos deslices de Le Pen, condenados por la dirección de la Agrupación Nacional, esto significa simplemente que el partido se somete a la doxa, a la corrección política e histórica, en fin, que avala sin honor las mentiras de los poderosos.

Lo que Marine Le Pen lleva veinte años llamando demonización no es en realidad más que una completa sumisión al lobby judeo-sionista, a sus consignas, sus deseos, sus tabúes. Esto pasa por la condena incondicional del revisionismo histórico, de la resistencia palestina, por la justificación de las persecuciones y encarcelamientos de revisionistas y nacionalistas, por la aprobación del «derecho al aborto» y su constitucionalización, por la aceptación de todas las demandas del lobby LGBT, desde el «matrimonio» para las invertidas hasta la AMP para las lesbianas, pasando por la «transición de género» para niños y adolescentes y para todas las personas que deseen «cambiar» de sexo, pasando por la luz verde que se da a la despenalización de la eutanasia activa y suicidio asistido, por el rechazo de toda política, incluso parcial, de reemigración, por la renuncia total al restablecimiento de la pena capital, a la inversión de los flujos migratorios, a una política de defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte, de la moralidad natural y de la familia tradicional.

Ningún tema que divida, nos lo aseguran (y en este punto les creemos fácilmente) será discutido durante esta reunión el 6 de octubre en el Palais-Bourbon (el lugar elegido también dice mucho sobre el legalismo estricto y el parlamentarismo pequeñoburgués de la líderes de la Agrupación Nacional, ¡estamos lejos del Mont Saint-Michel y de la estatua de Juana de Arco en la Place des Pyramides!), «el objetivo de la conferencia es mostrar en dinámica lo que el movimiento nacional ha traído», continúa Philippe Olivier quién llevará a cabo la primera conferencia y cuya inteligencia del tamaño del Himalaya conocemos. El segundo orador será Gilles Pennelle, aspirante a secretario general del partido, y que también es, al igual que Philippe Olivier, ex-megretista. La tercera conferencia la dará Bruno Gollnisch (¿qué diablos va a hacer en este lío?) que intentará demostrar que «el Frente Nacional/Agrupación Nacional siempre ha sido un partido republicano». Por lo que no le vamos a felicitar cuando sabemos que la República en Francia siempre ha sido judeo-masónica, anticristiana, antirreligiosa y antinatural.

El sábado, 22 de octubre, Jean-Marie Le Pen organiza un cóctel con una cincuentena de invitados en Montretout. «Verá gente que realmente ha participado en la larga marcha», explica su séquito a Le Parisien. «Sin dolernos (de ninguna manera estamos obligados a creerlo en este punto), Jean-Marie Le Pen ve una contradicción en organizar tal conferencia sin él», dicen. El fundador y primer presidente del Frente Nacional había pensado inicialmente en acoger a varios cientos de personas en su propiedad de Montretout en las alturas de Saint-Cloud para celebrar el medio siglo del Frente Nacional pero, ante la afluencia de inscripciones, y quizás también por los fuertes gastos que causaría este evento, finalmente prefirió invitar solo a unas cincuenta personalidades cuidadosamente seleccionadas. Incluso invitó a su hija Marine y a su nieta Marion, pero es muy dudoso que alguna de ellas asista esta velada dada su complicada relación con el patriarca. En cambio, estará el fiel Bruno Gollnisch y quizás, quién sabe, algunos cofundadores del Frente Nacional aún vivos como el nonagenario Jean-Pierre Reveau, ex-tesorero nacional o la octogenaria Martine Lehideux, exdiputada europea.

Si la Agrupación Nacional obviamente es muy discreta sobre sus raíces, que ahora considera sulfurosas y vergonzosas pero de las que se beneficia electoral y financieramente al máximo, porque ¿qué sería sin todas las valientes luchas libradas durante décadas por activistas desinteresados, algunos de los cuales (8) fueron asesinados, varios encarcelados y muchos de los cuales perdieron su trabajo o fueron separados de sus familias a causa de sus convicciones políticas y su sincero compromiso militante? El partido de la mayoría, en cambio, se compromete a no nombrarlos, por el silencio. El partido presidencial Renaissance lanzó así el sábado 1 de octubre una campaña digital sobre los 50 años de «odio» (¡qué originalidad!) del Agrupación Nacional juzgando su historia «compartida» con la del Frente Nacional.

Esta campaña, que debería durar un mes, difundirá varios eslóganes e imágenes de archivo con el hashtag «#50AnsdeHaine». No cabe duda de que las declaraciones de Jean-Marie Le Pen sobre el «detalle de la historia» (en 1987), sobre el crematorio Durafour (en 1988), sobre la internacional judía (en 1989) o sobre la desigualdad de razas (en 1996) pasará en bucle. Los dirigentes de la Agrupración Nacional podrán haber negado todo, liquidado todo, tirado todo a las basura pero ¡no nos desharemos tan fácilmente de la túnica de Nessus!

Fuente: Rivarol