Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Acuerdo europeo sobre el reparto de inmigrantes: Polonia quiere un referéndum


Clémence de Longraye | 20/06/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

¿Se resquebrajará la Unión Europea por la tensión migratoria? El texto sobre inmigración, adoptado por mayoría cualificada por los 27 ministros de Interior de los Estados miembros el 8 de junio, ya ha sido cuestionado por Polonia. El 15 de junio, los conservadores en el poder, que se oponen vehementemente a esta reforma del sistema europeo de asilo, anunciaron, por boca del presidente Jaroslaw Kaczyński, su intención de organizar próximamente un referéndum sobre el tema. Su objetivo: contrarrestar las obligaciones europeas.

Reubicar a los inmigrantes en Europa

«Todo esto no es perfecto». El 8 de junio, el propio Gérald Darmanin reconoció las limitaciones del acuerdo europeo sobre el procedimiento de asilo cuando fue llamado a Annecy en misión de urgencia. Este texto, adoptado tras largas negociaciones, dista mucho de ser unánime entre los 27 Estados miembros. Malta, Bulgaria, Lituania y Eslovaquia decidieron abstenerse. Como protesta, Polonia y Hungría votaron en contra. Aunque parece haber consenso sobre la primera parte de este proyecto (tramitar las solicitudes de asilo con menos posibilidades de éxito en centros situados en las fronteras de la Unión para facilitar su retorno al país de origen), la segunda parte está más abierta al debate. Prevé la creación de un mecanismo que obligue a los Estados miembros a ser solidarios en el reparto de los solicitantes de asilo en suelo europeo. En otras palabras, si el acuerdo se adopta definitivamente, los países de la Unión Europea tendrán que aceptar la reubicación de los inmigrantes o arriesgarse a pagar a la Comisión 22.000 euros por cada solicitante de asilo rechazado. Esta «multa» permitirá a la Comisión financiar diversos proyectos relacionados con la inmigración.

La adopción de este texto por los ministros de Interior allana el camino a los debates en el Parlamento Europeo con vistas a una reforma para la primavera de 2024, fecha de las próximas elecciones europeas.

Un referéndum contra la Unión Europea

Polonia tiene toda la intención de evitar este plazo. Preguntado por este texto, el presidente polaco dejó clara su franca oposición. «No estamos de acuerdo con él, y el pueblo polaco tampoco», dijo. «La decisión de la Unión Europea socava la soberanía polaca, así como la de otros Estados europeos. No la aceptamos y la nación polaca tampoco». Por eso, de acuerdo con su partido Ley y Justicia, el presidente ha anunciado que próximamente se celebrará un referéndum sobre esta cuestión, para que los polacos tengan voz y voto en las decisiones europeas.

«La posición de Polonia sobre la legislación europea es muy clara», explica el constitucionalista Frédéric Rouvillois, autor de numerosos libros, entre ellos El referéndum o cómo devolver el poder al pueblo publicado por La Nouvelle Librairie, que conoce bien la Constitución polaca. «Una decisión del Tribunal Constitucional polaco en octubre de 2021 nos recordó que la Constitución polaca es jurídicamente superior a las normas europeas», explica el jurista. Ese día, el 7 de octubre de 2021, el más alto tribunal del país, en un caso que enfrentaba al Gobierno polaco con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, dictó una decisión radical contraria al principio de primacía del Derecho europeo. Esta decisión, muy criticada en su momento por las autoridades europeas, valió a Polonia numerosas sanciones, pero permitió al país preservar su soberanía.

«Una de dos», dice Frédéric Rouvillois a Boulevar Voltaire: «O consideramos que estamos en una democracia y, por tanto, que el pueblo es soberano. O consideramos que estamos en otro sistema, una oligarquía burocrática europea, por ejemplo, y entonces decide la Unión Europea. Polonia ha hecho su elección».

Aunque Francia no dispone actualmente de los medios constitucionales para organizar un referéndum de este tipo y escapar así al reparto de los solicitantes de asilo, se podría organizar un referéndum constitucional para remediar la situación, según Rouvillois. Bastaría con el acuerdo previo de las dos asambleas. Pero, ¿aceptarán los parlamentarios ceder al pueblo francés el control del destino de su país, como está haciendo Polonia?

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire