Afganistán: el retorno a la realidad – Adáraga

Clicka aquí para recibir nuestros contenidos en Telegram

Afganistán: el retorno a la realidad


Roland Goeller | 07/09/2021

Las televisiones occidentales transmiten repetidamente escenas de pánico, disturbios y estampida. Los prófugos buscan escapar de la inminente y probable represalia de los talibanes que las imágenes de archivo presentan como hombres barbudos sedientos de sangre y armados hasta los dientes.

Pero todos estos emotivos informes se olvidan de poner los hechos en perspectiva. La anunciada y programada salida de los estadounidenses pone fin a veinte años de presencia militar occidental, presencia justificada por la lucha contra el terrorismo de Al-Qaeda responsable del atentado del World Trade Center en septiembre de 2001.

Sin embargo, esta partida, aunque reconoce una derrota, no carece de realismo. Porque la presencia occidental alimentó el absurdo plan de civilizar estas tierras tradicionalmente tribales e islámicas. Solo se convirtieron unas pocas élites urbanas, las que se aprovecharon de la situación, pero la mayor parte del país (rural) se mantuvo fiel a sus tradiciones, y la civilización que venía de fuera tenía todas las apariencias de una muy occidentalización no muy compatible con ellas.

Una vez más, Occidente ha sucumbido a la hybris creyendo que su estilo de vida es el único envidiable y las pocas imágenes de mujeres con faldas en las calles de Kabul durante la época de Hollywood han alimentado hasta el contenido de su corazón, en la opinión pública occidental, la fantasía de el advenimiento de la Gran Noche. La realidad en Kabul es muy diferente. Los pocos artefactos occidentales serán rápidamente «talibanizados», es decir, devueltos a la conformidad tradicional afgana.

Las élites comprometidas en el intento de occidentalización serán, por desgracia, reprimidas, algunas experimentarán un destino triste, no hay razón para regocijarse y tampoco sirve de nada indignarse contra la llamada cobardía estadounidense si lo hacemos. No indignarnos contra la triple ceguera occidental en la que hemos participado en gran medida. El primero habiendo consistido en querer llevar la ilustración a una civilización multimilenaria que, más o menos, tenía la suya, el segundo en apresurar el movimiento para aprovechar las decepciones de Rusia presentada como el eterno adversario, y el tercero en pensando que los talibanes no cuentan con el apoyo popular. Cuando estás en guerra, no debes tener al enemigo equivocado, pero ¿sabe Occidente siquiera que está en guerra y contra quién?

Los sucesores de Al-Qaeda saldrán fortalecidos de estos hechos y los chinos, empapados de realpolitik y desprovistos de la más mínima ideología, sabrán arrancar las castañas del fuego que Occidente ha alimentado en su suave panza. «Lo que concebimos bien se expresa con claridad y las palabras para decirlo son fáciles», enseñó Boileau. Evidentemente, Occidente tiene una imagen tan nublada de sí mismo que las palabras le han llegado en forma de galimatías.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor anónimo: Líderes del Talibán afgano

 

Roland Goeller
Roland Goeller es escritor y colaborador habitual de Boulevard Voltaire.




TU AYUDA ES NECESARIA
Adáraga ofrece diariamente en su edición digital contenidos gratuitos para la reconquista cultural. A fin de mantener su independencia, no recibimos subvenciones públicas ni somos parte de grupos mediáticos. Por favor, ayúdanos en esta tarea realizando un donativo puntual o mensual.

Más contenidos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies