Cuando los talibanes dan lecciones de política... – Adáraga

Clicka aquí para recibir nuestros contenidos en Telegram

Cuando los talibanes dan lecciones de política…


Nicolas Gauthier | 02/09/2021

Claramente, los nuevos gobernantes de Kabul aprendieron rápidamente de fracasos pasados, desde su toma del poder en 1996 hasta su derrocamiento en 2001, hace veinte años. Mejor aún: el ataque perpetrado por el Estado Islámico (ISIS) en el aeropuerto de la capital afgana sigue colocándolos nuevamente en el centro del juego, ya que ahora son vistos como «moderados» frente a sus competidores islamistas.

De hecho, estas dos facciones no persiguen los mismos objetivos. Y si la comparación no es correcta, esto evoca la oposición entre Stalin y Leon Trotsky; uno quiere implantar el socialismo en un país, la Unión Soviética, el otro sueña con difundirlo a escala planetaria. En su momento, el ISIS quería establecer un califato entre Siria e Irak. Un fiasco que, por tanto, lo empuja hoy hacia un internacionalismo sin mucho futuro, mientras que los talibanes solo se proyectan a escala nacional.

Para hacer esto, saben que necesitan un reconocimiento diplomático, al menos como mínimo. El congelamiento de sus activos bancarios en el exterior y la amenaza de ver cortada la ayuda internacional también pueden ayudar a reflexionar… De ahí su diálogo con Estados Unidos, iniciado bajo Donald Trump. De ahí, nuevamente, las garantías formales hechas a Rusia, China e Irán.

Para estas dos primeras capitales, el nuevo régimen es una amenaza potencial en términos de terrorismo: incluso si Afganistán nunca ha participado activamente en esta última, ha servido como retaguardia, en la época de Al-Qaeda. Para Moscú, por lo tanto, era necesario asegurarse de que Kabul no participara en la desestabilización de las repúblicas musulmanas del Cáucaso. Para Pekín, cuyas inversiones económicas prometen ser gigantescas en Afganistán, era necesario asegurarse de que los talibanes no echaran una mano a los musulmanes uigures, culpables de fines separatistas.

Parece que Rusia y China han tenido las garantías necesarias. En cuanto a Irán, nación imprescindible en esta región del mundo, había otras dos preocupaciones: los cientos de miles de refugiados afganos que Teherán está empezando a hacer retroceder a su país de origen, por no hablar del maltrato a sus correligionarios hazaras. De fe chiíta, es una de las innumerables minorías étnico-religiosas en Afganistán. Aquí nuevamente, el ayatolá Ali Khamenei parece haber obtenido una satisfacción.

En resumen, los talibanes aprenden política rápidamente, a diferencia de la generación anterior. La prueba es que el gran olvidado de estas negociaciones, India, es ahora cortejado por el nuevo régimen. Por ejemplo, Shir Mohammad Abbas Stanikzai, uno de los talibanes más influyentes de la actualidad, declaró oficialmente: «India es muy importante para el subcontinente. Queremos continuar nuestros lazos culturales, económicos y comerciales con India, como en el pasado».

Y Claude Leblanc, especialista en la región, señaló, en L’Opinion el pasado 31 de agosto: «Estas declaraciones subrayan el papel clave que los nuevos amos de Afganistán quisieran atribuir a los indios, para no depender totalmente de Pakistán o de China, presentados como los grandes ganadores de la retirada estadounidense. Es un hecho que Pakistán, cuyas provincias occidentales son predominantemente pastunes, siempre ha estado tentado de considerar a Afganistán como una de sus dependencias; de ahí la ayuda masiva dada a estos talibanes entrenados en madrasas paquistaníes».

Pero, entonces, el reconocimiento tiene sus límites y los talibanes, después de décadas de beneficiarse de la ayuda en cuestión, ahora parecen sentirse los únicos dueños de su propio destino. Esto explica estos gestos de apaciguamiento desplegados en todas direcciones. Y especialmente el hecho de que los talibanes no luchan más que eso para contener a sus oponentes internos, considerando que de lo contrario serán menos molestos cuando ejerciten sus talentos en el exterior. Considerándolo todo, una lección bastante buena de realismo político.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Miembros del Talibán

 

Nicolas Gauthier
Nicolas Gauthier es periodista y escritor.




TU AYUDA ES NECESARIA
Adáraga ofrece diariamente en su edición digital contenidos gratuitos para la reconquista cultural. A fin de mantener su independencia, no recibimos subvenciones públicas ni somos parte de grupos mediáticos. Por favor, ayúdanos en esta tarea realizando un donativo puntual o mensual.

Más contenidos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies