Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Noticias

El capitalismo del manicomio: cuando el wokismo provoca quiebras


François Bousquet | 27/03/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

La quiebra del Silicon Valley Bank (SVB) provocó un pánico bursátil mundial que «ya se ha superado». Lo que no se dice es que este banco se había convertido al wokismo gerencial.

Si Bruno Le Maire, ministro francés de economía, anuncia buen tiempo, cúbrase, traiga un jersey de cuello alto y no olvide el paraguas. Es porque se avecina una tormenta bursátil. «Nuestro sistema bancario es sólido», proclamó con el aplomo de un Paco Rabanne de las finanzas positivas. No hace falta leer las tripas de nuestro ministro para saber que el sistema bancario no es sólido. No hicieron falta ni 48 horas para que SVB, la decimosexta entidad bancaria de Estados Unidos, viera cómo sus 209.000 millones de dólares en activos se derretían como la nieve al sol. Ése es el problema de la silicona: es blanda y tan inconsistente como un discurso de Bruno Le Maire. Se suponía que el SVB era financieramente sólido. No había nada que indicara que corría peligro de impago, salvo su entusiasmo por un nuevo tipo de burbuja especulativa: la burbuja del wokismo gerencial, a la que el SVB había sucumbido antes de sucumbir.

Por supuesto, no es sólo el wokismo el responsable de este colapso similar a la quiebra. En su apogeo, el SVB compró 120.000 millones en bonos, sin prever que la Reserva Federal estadounidense subiría los tipos de interés para frenar la inflación. Y luego todo se acabó. Sus bonos se han depreciado bruscamente. La cotización de las acciones del banco se desplomó y los clientes, presas del pánico, retiraron más de 40.000 millones de dólares en un solo día. Como la psicología de los mercados financieros funciona como la de los ñus y las multitudes, las bolsas del mundo se desplomaron, especialmente las de los bancos (-10% para BNP Paribas y Société Générale). Antes de que las autoridades americanas tomaran cartas en el asunto garantizando todos los depósitos. No cundió el pánico en las ventanillas de los bancos, para alivio de los panglosses de la mano invisible de los mercados, que redescubrieron una vez más las virtudes de la intervención pública.

Dilema corneliano

Sin embargo, nada está resuelto. El sistema financiero se ha dejado atrapar en un mandato contradictorio, un caso clásico de esquizofrenia. ¿Qué es un mandato contradictorio? Es una doble obligación paradójica: no se puede obedecer una de las dos obligaciones sin renunciar a la otra. Por ejemplo, ¿cómo conciliar la reducción constante de la velocidad en carretera con el aumento constante de la motorización de los vehículos? Todo nuestro sistema económico se basa en este modelo paradójico: consumir más, contaminar menos; un pie en el acelerador, otro en el freno. Tenemos todos los dilemas cornelianos posibles.

Para entender el fracaso del SVB, hay que remontarse a la crisis de 2008, cuando los banqueros centrales salvaron el sistema financiero poniendo en pie a los bancos, pero sin intentar reformarlo en profundidad. La Reserva Federal, seguida del Banco Central Europeo, abrió las compuertas del crédito con tipos de interés del 0%, lo que permitió a los más ricos entregarse a su deporte favorito: la especulación con los activos más rentables y más indispensables para la economía real, como el negocio del fútbol o los globos de arte contemporáneo.

La contrapartida de este «dinero gratis» es la inflación. Una de dos: o los tipos bajan y la inflación no corre el riesgo de agotarse; o los tipos siguen subiendo y existe el riesgo de impago, si nuestra economía Potemkin no puede refinanciarse con una nueva montaña de deuda. «Una de las grandes debilidades de la raza humana», dijo el físico Albert A. Bartlett, «es su falta de comprensión de la función exponencial». En otras palabras, las curvas que habían ido subiendo gradualmente hasta ese momento se disparan y suben por las nubes, para volver a bajar a un ritmo igualmente vertiginoso. De ahí las burbujas.

El carnaval empresarial LGBT

El wokismo es la obra maestra del SVB. Nos hemos acostumbrado al gran gesto del wokismo en el campus, y ahora florece en el mundo empresarial. El SVB no tiene igual en materia de diversidad e inclusión. A falta de un perfil adecuado que cumpliera todos los requisitos del pequeño wokista perfecto, el banco se quedó sin gestor de riesgos durante ocho meses mientras las nubes se cernían sobre él. Finalmente se decidió por una mujer (la diversidad es imprescindible) dos meses antes de su quiebra. Mientras tanto, un activista queer interseccional, Jay Ersapah, encargado de la sección de riesgos del Reino Unido, dirigía la empresa.

La interseccionalidad es al wokismo lo que el decatlón al atletismo: requiere campeones transdisciplinares del miserabilismo. Como niño de clase trabajadora, como lesbiana, como persona de color, Jay Ersapah fue discriminado en el cubo. Cosette, pues, pero entre multimillonarios. La pobre pasaba la mayor parte de su tiempo organizando jornadas de visibilidad lésbica, supervisando semanas de sensibilización trans y trabajando en los meses del orgullo LGBTQ+. Las nuevas efemérides de la deconstrucción. Todas estas iniciativas le han valido una especie de Premio McDonalds’s al empleado LGBT 2022.

En este Far West californiano ya ni siquiera cantan «Mar, sexo y sol», sino «Silicio, silicona y espacio seguro». Por cierto, los Beach Boys ahora se llaman Beach Ladyboys. Ni que decir tiene que no gozan del favor de los conservadores estadounidenses, desatados desde la quiebra de la SVB. «Get woke, go broke», repiten. La quiebra del SVB no demuestra que estén equivocados.

Fuente: Boulevard Voltaire