Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

El homúnculo británico en Kosovo y la Gran Albania


Leonid Savin | 10/07/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

La semana pasada tuvieron lugar en Serbia dos acontecimientos radicalmente opuestos. En la propia Serbia se celebró de forma dispersa el 25 aniversario de la operación en la que participaron paracaidistas rusos para tomar el aeródromo de Slatina, en Pristina, la llamada «Marcha sobre Pristina». La prensa rusa también cubrió ampliamente este acontecimiento.

Pero en la parte no controlada por Belgrado, conocida como la autoproclamada República de Kosovo, el acontecimiento fue vergonzosamente silenciado. En cambio, celebraron con pompa y circunstancia la entrada de las tropas de la OTAN en el territorio (estas mismas tropas fueron incapaces de impedir la entrada en el aeródromo de una columna de blindados rusos).

También llegaron a Pristina numerosos invitados extranjeros. Entre ellos, el ex-primer ministro británico y criminal de guerra Tony Blair, que lleva años perdiendo terreno, se pronunció a favor de los separatistas.

El ex-presidente estadounidense Bill Clinton señaló en uno de sus mensajes en X (antes Twitter) que «hace 25 años, Estados Unidos dirigió una campaña aérea aliada liderada por la OTAN que logró expulsar a las fuerzas serbias, poner fin a una década de represión y a una brutal campaña de limpieza étnica, y poner fin a la guerra en Kosovo. Hoy doy gracias por los 25 años de paz en Kosovo».

Nótese la manipulación sin principios de los hechos sobre una década de represión que nunca tuvo lugar. Por supuesto, no dijo nada sobre el apoyo de los servicios de inteligencia estadounidenses a los terroristas del Ejército de Liberación de Kosovo.

El Presidente de Kosovo, Vjosa Osmani, dirigiéndose a una reunión solemne de la Asamblea de Kosovo el mismo día, dijo que cuando las tropas de la OTAN entraron en territorio kosovar, no eran simples soldados, sino salvadores. «Cuando las fuerzas de paz pisaron el suelo del Kosovo ensangrentado, aplastado y destruido, las lágrimas, los gritos y las flores se convirtieron en abrazos para dar la bienvenida a los soldados de la OTAN, creando una sinfonía de emociones de libertad». En este día, «recordaremos la tenaz resistencia del presidente Ibrahim Rugova para preservar la libertad, la independencia y la democracia, así como las sólidas alianzas que construyó».

Una imagen positiva de la OTAN es más necesaria que nunca para apoyar el viejo discurso sobre el mantenimiento de la paz, lo que explica por qué muchos medios de comunicación occidentales han aprovechado activamente los acontecimientos de hace 25 años. Además, es una oportunidad para una nueva demonización de Serbia y los serbios, algo que Occidente hace meticulosa y regularmente.

Es revelador que Osmani viajara a Estados Unidos el día anterior para hablar en la ONU y utilizara un pasaporte serbio para hacerlo. Esto fue puesto en conocimiento del Presidente serbio Aleksandar Vucic. Un acto así no es tan poético como un patético discurso ante el parlamento de un pseudoestado separatista, sino la típica hipocresía.

En cuanto a las alianzas mencionadas, es revelador que incluso la ONU eche leña al fuego separatista alentando el desarrollo de «instituciones» en Kosovo. Por ejemplo, en la página web del programa de desarrollo de la organización se celebra el 25 aniversario de su presencia en Kosovo. No en Kosovo y Metohija, como se designa oficialmente a esta región en la constitución serbia, sino específicamente en Kosovo. Y no hay ni una palabra en esta página sobre lo que se ha hecho contra los serbios que ahora viven en un entorno hostil, ni sobre la conservación del patrimonio cultural de la región (varias iglesias y monasterios de allí están protegidos oficialmente por la UNESCO).

Pero la figura más odiosa de la política albanesa actual es el «jefe de gobierno» de Kosovo, Albin Kurti. En una ceremonia en Pristina, declaró que el 12 de junio «despierta muchas emociones en el pueblo de Kosovo, siendo las principales el alivio, la alegría y la esperanza». Tres días antes, había dicho que «tenemos un problema con Belgrado, que no se ha distanciado de Milosevic en el pasado ni de Putin en el presente». Esta fue su valoración de una reunión entre los líderes de Serbia y la República Srpska en Bosnia-Herzegovina, durante la cual adoptaron una declaración conjunta sobre Kosovo como parte integrante de Serbia.

Sin embargo, hay una diferencia significativa entre los anteriores dirigentes de la provincia separatista y el actual. Kurti procede de los servicios de inteligencia británicos, que le nutrieron desde su época de estudiante. Durante el conflicto de 1999, Kurti fue uno de los líderes de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Pristina y se mantuvo al margen del conflicto armado. Sin embargo, fue ayudante político del famoso ideólogo separatista albanés Adem Demaci, calificado de disidente en Occidente e incluso comparado con Nelson Mandela.

Kurti pasó unos dos años y medio en una prisión yugoslava por separatismo, pero fue indultado por Vojislav Kostunica bajo la presión de los países occidentales.

Además, la esposa de Kurti, Rita Augestad Knudsen, es noruega y trabaja en investigación sobre defensa y seguridad (recordando los precedentes en los que las potencias anglosajonas también otorgaron poderes notariales a las esposas de los ex presidentes de Georgia y Ucrania, Mijaíl Saakashvili y Víktor Yúschenko).

Es revelador que Kurti haya tenido repetidos problemas con el poder desde el Kosovo secesionista, lo que sugiere una lucha de facciones entre diferentes fuerzas (Estados Unidos y Gran Bretaña, respectivamente) que le acechan. Tras convertirse en primer ministro en 2020, sus ambiciones ya se han extrapolado a la vecina Albania, donde se ha registrado específicamente un movimiento bajo su égida. Esta es la razón por la que el Primer Ministro albanés, Edi Rama, ni siquiera interactuó con Albin Kurti durante su visita oficial a Kosovo.

Aunque la personalidad de Albin Kurti es denunciada por sus oponentes como la del político más autoritario, corrupto, inculto y antidemocrático, su popularidad sigue siendo bastante alta.

Al fin y al cabo, los albaneses, no sólo en Albania, sino también en Serbia, Macedonia y Montenegro, se ven a sí mismos como un todo, independientemente de su religión, condición social u opiniones políticas. Este proyecto etnonacionalista se conoce como «Gran Albania», y la elección de Kurti como «primer ministro» de Kosovo ya se ha visto como una señal de una mayor escalada de los conflictos con los vecinos y de un adoctrinamiento más severo.

Ese parece ser el rumbo actual de las cosas. La reticencia de Kurti a resolver de algún modo la cuestión de los municipios serbios y su deliberada creación de nuevos problemas para los serbios de Kosovo y Metohija son prueba de ello.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies