Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Estamos en el eje central de la revuelta preconizada por Daria Duguina


N.V. Melentieva | 04/03/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El libro Optimismo escatológico es una recopilación de los textos de los discursos, corrientes, conferencias y tesis de Daria Duguina o Dasha. A nosotros, sus padres, nos costó darnos cuenta desde una distancia demasiado cercana de que una filósofa se estaba formando justo a nuestro lado. Mirábamos al futuro y pensábamos que su crecimiento y desarrollo aún estaban por delante de nosotros. Pero hoy podemos ver que lo que ha escrito es un libro verdaderamente filosófico, con pensamientos, ideas y conceptos originales sobre los que se puede reflexionar y seguir desarrollando.

En su diario electrónico, titulado Los picos y las alturas de mi corazón, Dasha escribe: «Estamos abandonados en este mundo… Tenemos un deber y una misión. Tenemos un deber y una misión… Necesitamos una revolución interior, una revolución del espíritu…» y «estamos en el eje central de la rebelión vertical».

Dasha era ante todo una filósofa tradicionalista. Su principal plataforma ideológica era Platón y la teología cristiana. Dasha era un platonista ortodoxo con una identidad propia. El tradicionalismo ve el movimiento histórico no como un progreso unilineal, sino como una serie de ciclos con etapas de degradación y regresión. Desde la perspectiva tradicionalista, la modernidad europea occidental le parecía a Dasha un proceso de abrupta decadencia del pensamiento, en comparación con las épocas antigua y medieval, de pérdida de sentido y finalidad para el hombre, mientras que lo posmoderno aparecía como el resultado natural de la degeneración de una civilización.

Pasó un año en Burdeos, Francia, como becaria, y nos contó que en la Francia contemporánea, como en el resto del mundo, las órbitas del pensamiento se van estrechando poco a poco, los «grandes relatos» son objeto de críticas peyorativas y la filosofía se transforma deliberadamente en un examen técnico de detalles microscópicos. Se desaconsejan las grandes generalizaciones y sólo los filósofos institucionalizados de cierto rango pueden hacerlas. Su curso de filosofía de un año en la Universidad de Burdeos consistió principalmente en la lectura del diálogo que es la República de Platón, donde la mayor parte del tiempo se dedicó a analizar los matices de un tema interesante pero muy estrecho como «El problema de la línea dividida en la República de Platón».

Pero la posmodernidad no sólo se caracteriza por la fragmentación de intereses y la atención a los detalles sin tener en cuenta los patrones generales. La posmodernidad parece haber transgredido ya las prohibiciones de la cultura, las ideas, los filósofos y el pensamiento como tales. Los grandes principios de la posmodernidad se han convertido en el «rizoma» y la «meseta», símbolos de la ontología plana, la antijerarquía, la ausencia de un centro, la desintegración del individuo en partes. Fiel a Platón, Dasha se interesó por estas ontologías deformadas e invertidas del posmodernismo, intentando comprender las falsificaciones que constituían, descifrar su ironía y entender cómo se organizaban estas construcciones teóricas falsas pero en cierto modo hipnóticamente atractivas, basadas en fugas, desplazamientos y transgresiones irónicas.

Observando los productos típicos de la posmodernidad en su generación, en su entorno, entre sus conocidos, Daria intentó vincular estas entidades deliberadamente fragmentarias y fractales a sus ideas de una personalidad platónica completa. Y a pesar de todas las dificultades de esta idea, nunca se rindió, llevando la filosofía a las relaciones y situaciones humanas más ordinarias, a veces banales.

Dasha creció en una familia filosófica y consideraba que el pensamiento, el espíritu y el logos eran los elementos principales de la vida humana. Creía que la filosofía debía ser vital, apasionada y dotada de un ligero poder de transformación. El logos debe estar ligado a la vida del alma. El pensamiento debe ir de la mano del sentimiento, de los acontecimientos vivos, debe estar ligado al entendimiento, a la hermenéutica, debe filosofar en círculos hermenéuticos. La filosofía es una especie de reunión y transformación alquímica de los fragmentos de la vida cotidiana, una transmutación de elementos, un brebaje alquímico donde chocan capas de realidad, tesis y antítesis y donde se sintetizan los conceptos, nociones y nodos del pensamiento que organizan y mantienen el orden de la realidad. Para ella, el verdadero pensamiento es una especie de producción y desarrollo de conceptos vivos. Estos conceptos primero deben ser pescados de la turbulenta corriente de impresiones, luego revividos, acentuados, y convertirse en el punto de ensamblaje, cristalización y consolidación de la mente y los espíritus. Y Dasha ha encontrado varios de estos puntos brillantes: conceptos interesantes, voluminosos e incluso hipnóticamente reveladores. Uno de estos conceptos es el «optimismo escatológico».

¿Qué es el optimismo escatológico? Es una ética heroica del fin, de la finitud de la existencia humana. Es la comprensión de que nos enfrentamos a nuestro propio fin, a la muerte del hombre y de la humanidad. Y esta comprensión no se suaviza con el tiempo, sino que se agudiza y supera por la acción trascendente del espíritu. El optimismo escatológico es otro nombre de la tragedia de la antigüedad, cuando el pequeño héroe condenado entabla una lucha con el destino y pierde, pero el hecho mismo de su rebelión da sentido a la existencia. La dignidad del hombre como especie está contenida en la derrota. El optimismo escatológico no es la espera de una recompensa, de un premio a la acción, sino la acción misma, el acto mismo de rebelarse, contra viento y marea.

Otro concepto en el que se fijó y destacó, que desarrolló y potenció, es el de la frontera. El tercer libro de Dasha, que ya está listo para su publicación, se titula Russian Frontier. La frontera es un territorio volumétrico, espacial, una zona, un lugar, un topos, casi sagrado, donde se destruyen viejas formas y se crean otras nuevas. A diferencia de las fronteras, que son líneas de delimitación y prohibición, las fronteras son más bien espacios de conexión y permiso. La frontera es un lugar especial donde se dibujan los contornos del futuro destino de la nación, donde se esboza el contorno de nuestro futuro ruso.

En la frontera se oscurece la razón, se desordena la verdad, se impugna la belleza, pero es allí donde las guerras y las revoluciones acaban remodelando la historia, dando origen a nuevas épocas con sus mitos, ideologías y cosmovisiones. La frontera es ante todo confusión e incertidumbre, una época en la que no sabemos realmente si hay un Dios y una verdad. Es una zona gris con vestigios de dioses, con guardianes del umbral, como si todos ellos abandonaran sus feudos terrenales y las cosas sublunares cayeran en el caos y empezaran a cambiar de forma y de nombre, sin prestarnos atención a nosotros, los testigos.

Dasha sentía que los planes pasados y presentes para el camino de la vida en nuestra patria no se habían cumplido del todo, y que hoy nos encontramos en una encrucijada, quizás en una especie de interregno. En marzo de 1924 se publicó el libro Frontera rusa, en el que se trataba este tema con más detalle.

Otro tema que Dasha desarrolló cuidadosamente en sus investigaciones fue el del «sujeto débil» en la filosofía rusa. Dasha ha utilizado la imagen del «sujeto pobre» para describir las particularidades de la identidad rusa. En su opinión, esta «pobreza» o «debilidad» no es sólo una desventaja (la ausencia de una racionalidad rígida y una voluntad fuerte), sino también una virtud. El corazón ruso es capaz de sentir compasión y empatía hacia las personas y el mundo, imbuido de la humanidad del ser. A diferencia del sujeto occidental que ataca a la naturaleza en el espíritu de Francis Bacon o compite con otros sujetos en el espíritu del «hombre lobo» de Hobbes, el sujeto ruso hace de su debilidad su fuerza, reconecta el mundo, lo hace entero, cura sus heridas.

La vida de Dasha se vio interrumpida por un atentado terrorista organizado por los servicios de seguridad ucranianos. Pero el verdadero instigador del asesinato de nuestra hija es el espíritu caído de la civilización occidental, con su ideología específica (el liberalismo) y los valores que de ella se derivan: el individualismo, la comodidad, el culto al consumismo, el pragmatismo, la unidimensionalidad, una comprensión pervertida del hombre y de su significado. El único objetivo de Dasha ha sido oponerse a este discurso totalitario, que es un globalismo sin alternativa.

Cuando Cicerón perdió a su hija Tulia, se fue a provincias y escribió cartas de consuelo. Mi lamento filosófico sobre su hija y las vicisitudes de su destino es inagotable. Pero me gustaría pensar que mis palabras sobre Dasha no son sólo «discursos de consuelo», y que todo esto no es sólo nuestra tragedia familiar personal, sino que la pasión de Dasha por la vida y el pensamiento, el afán de perfección y belleza, el ingenio y la poesía no dejarán indiferentes a muchas personas, y cautivarán sus mentes, sentimientos y pensamientos. Que se apoderará de todos nosotros como espíritus de lo alto y lo sublime. Y que podemos esperar una respuesta anímica de nuestros contemporáneos, especialmente de los jóvenes, el entusiasmo intelectual, la pasión intelectual, la empatía, la solidaridad de los que piensan en sí mismos, en su patria, en el sentido de la vida, en la felicidad, en la fuerza de voluntad, en su propia autenticidad, en la brecha entre el comienzo terrenal de la vida y su final terrenal, en el eurasismo, en la guerra, en la elección del camino de nuestra patria, y en la victoria.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies