Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

¿Están en contra de España Vox y sus votantes?


Santiago Prestel | 19/07/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Me produce cierto estupor, y hasta dolor, el compadreo y la connivencia que hay alrededor de Vox y sus votantes. Porque el votante promedio de Vox es tan culpable como el que más de la decadencia a la que están sometiendo a España. Por mi parte, no puede haber medias tintas en este asunto: o estás con España o contra ella. Vox y sus votantes están contra ella.

Aunque hay muchos y muy variados motivos, quizás el más flagrante es que ninguno defiende la soberanía nacional, todos abogan por seguir en la OTAN, en la Unión Europea y otros entes supranacionales. Poco a poco, van convirtiendo a España en una colonia dependiente del decadente poder anglosajón. Y, en este punto, Vox se ha proclamado abiertamente un partido a favor de Israel, así que, por consiguiente, votar a Vox es estar a favor de Israel.Y eso es algo que ningún patriota de verdad debería obviar.

Nuestra ideología surge del amor a España. Por ello, me pregunto cómo podéis posicionaros favorablemente hacia gente que llenaría la nación de inmigrantes «legales». Se me hace difícil comprender como podéis compadrear con alguien que defiende eso.

También postuláis que «Pedro el panadero» no sabe lo que vota. Yo no lo creo. «Pedro el panadero» no es un indigente mental como creéis y, seguramente, no sea un liberal pero vota Vox sabiendo que fomenta la inmigración «legal», que está a favor de la constitución, de una monarquía extranjera… «Pedro el panadero» no es bobo y sabe leer. Yo puedo estar equivocado pero vuestra connivencia con el enemigo solo nos lleva a la destrucción de España y, en ese aspecto, yo quiero tener la conciencia limpia. Si queréis ayudar a acabar con España, hacedlo vosotros, yo no voy a formar parte de ello.

Apuntáis que en Vox hay gente válida. ¿Válida para qué y válida para quién? Para España no, desde luego. Muchos de ellos se fueron de nuestras filas a las suyas. Yo, sinceramente, espero que no vuelvan. No necesitamos a gente que nos da de lado a las primeras de cambio. ¿Qué les impide volver hacerlo? ¿De verdad queréis que esa gente vuelva a militar con nosotros? Aunque espero y deseo que haya excepciones puesto que quiero creer que el mal no es generalizado

Leo y escucho que Vox es necesario para crear un espacio aun más a la derecha, que ayuda a mover la ventana de Overton y la apertura de ciertos debates. Sabéis perfectamente que eso es mentira y, a pesar de ello, les compráis ese falaz discurso. ¿Desde cuándo somos nosotros de derechas? ¿Hay algún motivo por el que necesitemos un partido de derechas? En el tema de los debates todavía no los he escuchado pedir la justicia social o la redistribución de la riqueza para ayudar a los trabajadores. Tampoco llaman a la unión de la nación más allá de la constitución. Respecto a la problemática migratoria, Abascal dijo que «las razas no existen». ¿Cómo va a decir lo contrario si quiere llenar a España de sudamericanos para fomentar el ejército industrial de reserva del capitalismo y depauperar las condiciones de vida de los trabajadores nacionales?

Hacéis un llamamiento a convencer a las masas. Sinceramente, no se a qué masa pretendéis convencer. La masa no es un ser alienado sin vida propia. Se mueve y piensa por sí mismo, vota por convicción. Creo sinceramente en vuestras buenas intenciones. De hecho, son mejores que las mías. Yo no tengo ninguna esperanza en convencer a esa masa y os voy a decir el motivo: la masa a la que aludís es un ser enfermo, que rezuma podredumbre y enfermedad por donde pasa. Es un enfermo terminal cuyo único fin es la destrucción de España. O se salva España o no. Y, si la queremos salvar, tenemos que arrasar a esa masa que anida en el corazón de nuestra patria. Tenemos una revolución pendiente. No hay otro camino.

Si, todo está por hacer. Pro para poder hacer, primero hay que derruirlo todo, hasta el último cimiento. O lo derruimos nosotros y construimos de nuevo,o la masa infecta nos destruirá llevándose a España con ella. Mi recomendación, amigos míos, es que odiéis. Que odiéis a los enemigos de la patria y améis a España, a Europa, a la civilización occidental. Que améis todo aquello que nos quieren quitar. Si nosotros, quienes verdaderamente amamos la verdad, la bondad, la belleza y la justicia, compadreamos con quienes quieren sumir a la civilización occidental en la más densa oscuridad, no habrá esperanza alguna. Que cada cual decida su bando. Pero en el mío, jamás habrá gente de Vox. Porque nunca seremos lo mismo.