Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Inteligencia artificial: ¿sólo le importa a la derecha?


Marc Eynaud | 30/05/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

«En los años 80, fuimos los primeros en invertir en el Minitel. A mediados de los 90, hicimos lo mismo con Internet. Seguimos estando a la cabeza». El que se expresa con orgullo en las columnas de Le Parisien en 2011 todavía era solo «jefe de proyecto de Internet» dentro del Frente Nacional francés y aún no era alcalde de Beaucaire ni vicepresidente de la Agrupación Nacional.

Julien Sánchez tiene motivos para alegrarse, ya que el liderazgo del Frente Nacional en cuestiones digitales siempre ha sido reconocido en el mundo político. En los primeros tiempos de las redes sociales, su página de Facebook era la más seguida de los distintos partidos políticos franceses. Doce años después, preside el grupo de estudio sobre soberanía digital en la Asamblea Nacional. Doce años después, tras anunciar su candidatura a las elecciones presidenciales en YouTube, Eric Zemmour vio cómo su partido Reconquista lanzaba el primer ChatBot basado en el modelo ChatGPT, llamado ChatZ. El cibermilitante Samuel Lafont, que había construido una estrategia digital para Eric Zemmour utilizando algoritmos, está al timón.

«A Jean-Marie Le Pen siempre le han fascinado los avances tecnológicos». Martial Bild, director general de TV Libertés, recuerda sus años de juventud en el Frente Nacional. Estuvo al frente del lanzamiento de la web del Frente Nacional, que se convirtió en el primer partido político de Francia en invertir en la Red. ¿El motivo? «En aquella época, estábamos sometidos a una pesada carga por parte del sistema mediático», recuerda Bild, que prosigue: «Buscábamos constantemente nuevos medios de comunicación para eludir el circuito oficial que nos estaba cerrado».

Un camino hacia la libertad

El deseo de libertad y de librarse de la censura y las trabas fue la primera razón que empujó a este grupo de derechas a entrar en un campo que llevaba mucho tiempo abandonado por la política. Pero el tema dista mucho de ser trivial o pertenecer al registro de los frikis: «un político debe ser innovador, gobernar anticipándose». Aurélien Lopez-Liguori está convencido de que la inteligencia artificial y la tecnología digital son un tema de primer orden. El joven presidente del grupo de estudio sobre soberanía digital fue elegido el pasado mes de junio en Agde, en la región de Hérault. Cuatro años antes publicó un trabajo de investigación sobre la inteligencia artificial. Para él, el asunto es serio: «La inteligencia artificial se gestiona en Francia como todo lo demás», suspira: «al hacer política de gestión de crisis y de escasez, estamos poniendo tiritas en lugar de buscar cuidados». Como en la época del coronavirus o hoy con la crisis energética, nos preocuparemos realmente de lo que está en juego con la inteligencia artificial «cuando nos caiga encima una crisis».

Una cuestión de soberanía

No es el único en el seno de la Agrupación Nacional que se preocupa por el tema, ya que el presidente del partido, Jordan Bardella, lo ha convertido en uno de sus caballos de batalla. Durante el gran debate sobre los valores del pasado mes de abril, el líder del partido de la llama mantuvo un largo intercambio con el presidente del Instituto Sapiens sobre el tema. «Nos negamos a que Francia se convierta en la colonia digital de Washington o Pekín», dijo Bardella, que puso el dedo en la llaga sobre la otra cuestión de la tecnología digital: la soberanía. Un principio muy apreciado por la derecha. Y un principio que ahora se toman en serio Francia y la Unión Europea. Esta última sigue siendo el primer mercado digital, con un 92,5% de sus habitantes conectados a Internet, según Eurostat. Pero un mercado «totalmente dominado por las GAFAM y China», advierte López-Liguori.

Un medio más que un fin

En el fondo, la derecha mira a la inteligencia artificial como se mira al horizonte. La certeza de tener que cruzar un océano anticipándose lo mejor posible a los peligros. «Realmente lo vimos como una oportunidad», recuerda Martial Bild, «de convertir los medios del progreso para preservar lo que el progresismo quería arrebatarnos, a saber, nuestra identidad, nuestras tradiciones y nuestro modo de vida», filosofa el antiguo político reconvertido en hombre de medios.

Pero, ¿se puede decir que toda la derecha está dispuesta a ceder ante la inteligencia artificial? «Tengo la impresión de que hay dos grupos de derecha enfrentados», analiza López-Liguori, «una derecha reaccionaria que por razones bioéticas y filosóficas» intenta obstaculizar la inteligencia artificial. En Italia, por ejemplo, el gobierno de Giorgia Melloni prohibió la entrada de ChatGPT en el país» (la prohibición se levantó a finales de abril). Por otra parte, «una derecha prometeica» sigue viendo a Europa, incluida Francia, como la cuna de «conquistadores científicos y tecnológicos». Queda por encontrar el justo equilibrio entre la esclavización por los robots y la gran decadencia.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire