¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

¿Sigue siendo necesario leer a Jean-Paul Sartre?


Denis Collin | 02/06/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

En 1980, el funeral de Jean-Paul Sartre fue sin duda el último acontecimiento de mayo de 1968. Se ha olvidado la importancia de Sartre en los años cincuenta y setenta. Era el arquetipo del filósofo comprometido, y muchos jóvenes de mi generación veían en Sartre una especie de educador. Leímos los cuentos, el teatro, Réflexions sur la question juive, Qu’est-ce que la littérature, Les chemins de la liberté hasta cierto punto, y a menudo nos estancamos en L’être et le néant, mientras que Critique de la raison dialéctique cayó pronto en el olvido. Lo que quedó fue Sartre apoyando a los independentistas argelinos y Sartre como militante tercermundista, atraído durante un tiempo, y extrañamente, por el maoísmo (o más bien apoyando a los maoístas porque eran «víctimas de la represión»).

Seamos francos. Aunque algunos de sus compromisos eran bienintencionados, el Sartre político puede olvidarse sin problemas. A menudo estaba cegado por su propia retórica y, sin duda para compensar su pasividad política hasta la guerra, empezó a agitar en todas direcciones. Pero lo que queda es una obra que sería un error dejar a la crítica roedora de los ratones. Una obra literaria ante todo, porque Sartre es uno de los grandes escritores de la lengua francesa. Les mots es unánimemente reconocida como una obra maestra. ¡Pero hay tantas páginas deslumbrantes en L’être et le néant! ¡Qué soberbios análisis fenomenológicos cuando Sartre se interesa por Genet, Baudelaire o Flaubert, con su monumental El idiota de la familia! Y filosóficamente, Sartre sigue siendo uno de nuestros grandes filósofos.

Leer o releer el pavé que es El ser y la nada, comprender sus sutilezas, evitar los malentendidos de frases tan conocidas como «el infierno son los demás» y, sobre todo, captar nuestra ineludible responsabilidad, aún podría dar grandes momentos a los aprendices de filósofo. Y sería un cambio bienvenido frente al aburrido balbuceo de gran parte de la filosofía analítica o las oscuridades sin fondo del pensamiento «posmoderno». El «breve tratado» de Marie-Pierre Frondziak sobre la filosofía de Sartre dilucida la tesis de que el hombre es una «pasión inútil». Un breve tratado que desenreda algunos de los nudos más enrevesados y aclara lo que al principio parecía oscuro. Una puerta de entrada a estudios posteriores. En resumen, una lectura obligada.

En L’être et le néant, publicado en 1943, Sartre afirma que «el hombre es una pasión inútil». ¿Qué quiere decir con esto? A todo sujeto, es decir, a cada uno de nosotros, le gustaría decidir libremente qué y quién es. Sin embargo, sin la presencia del otro, es imposible tener conciencia de uno mismo. Es el otro quien nos recuerda, o incluso nos llama a nosotros mismos, y tiene la clave de lo que somos y de quiénes somos. Sin embargo, el hecho es que siempre buscamos recuperar el fundamento de nuestro ser. Por eso Sartre explora los distintos comportamientos, las distintas pasiones, que adoptamos frente a los demás para arrebatarles la clave de nuestro ser, pero en vano. Por eso «el hombre es una pasión inútil».