Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Juegos Olímpicos de París 2024: una catástrofe anunciada


Louis de Torcy | 29/02/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El robo de un ordenador que contenía información sensible sobre la seguridad de los Juegos Olímpicos ha hecho reflexionar incluso a los partidarios más optimistas del acontecimiento. Según AFP, un ingeniero de 56 años, empleado del Ayuntamiento de París, acudió el lunes por la noche a la policía para denunciar un robo. Como pasajero de un tren que salía de la Gare du Nord con destino a Creil, se dio cuenta de que su bolsa había desaparecido al bajar del tren. ¿El problema? La bolsa contenía un ordenador y un pendrive con información sensible sobre la seguridad de los Juegos Olímpicos.

A cinco meses del acontecimiento, la lista de problemas se alarga. La cuestión de la seguridad ya estaba en el centro de las preocupaciones de muchos expertos. La ceremonia de apertura es el centro de muchos debates. Programada a lo largo del Sena, se espera que atraiga entre 200.000 y 300.000 espectadores. Dada la situación del país en materia de seguridad, garantizar la seguridad en las orillas del Sena sería una misión imposible. En 2022, Alain Bauer calificó la ceremonia de «locura criminal».

Sin embargo, el presidente de la república intentó tranquilizar el 20 de diciembre. Dijo a los periodistas invitados al Palacio del Elíseo que existían planes B y C si «el nivel de inseguridad o de amenaza potencial» era tal como para «revisar el plan inicial». Sin embargo, Tony Estanguet, Presidente del Comité Organizador de los Juegos, le contradijo unos días más tarde, afirmando que sus equipos sólo contemplaban un lugar para la ceremonia: el Sena. ¿Y los planes B y C? Si no se puede garantizar la seguridad del Sena, no importa dónde se celebre la ceremonia: los riesgos serían exactamente los mismos.

El Ayuntamiento de París intenta tranquilizar

Es evidente que el público no sabe lo que se ha robado de la bolsa, pero los organizadores sí lo saben. Con toda probabilidad, al tratarse de un empleado municipal, el hombre no disponía de la información de seguridad más sensible. El Ayuntamiento ha emitido un comunicado en este sentido, en el que afirma que «el agente no estaba en posesión de ninguna información relativa a la organización y despliegue de las fuerzas del orden durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos». También añadía que la única información robada se refería al Departamento de Carreteras y Transportes. Nos gustaría creerlo…

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire