Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

La extrema derecha, Ucrania y el sueño de las élites


Markus Siira | 09/07/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Después de los apuñalamientos racistas de Oulu, la extrema derecha vuelve a estar en el orden del día en Finlandia y es condenada por los partidos parlamentarios, mientras que estos mismos partidos apoyan desde hace años a los neonazis que luchan en Ucrania y que los medios de comunicación presentan con orgullo en Finlandia: «combatientes extranjeros».

Los dobles raseros están en su apogeo y falta coherencia, pero esto no es nada nuevo en Occidente, donde se explotan todo tipo de radicalismos oscuros para servir a sus propios objetivos políticos. Es como si la Operación Gladio de la OTAN de la época de la Guerra Fría nunca hubiera terminado.

El sector antirruso de la derecha finlandesa parece estar dominado por la fantasía de que, si Rusia pierde la guerra, fuerzas soberanistas y nacionalistas tomarán el poder en Ucrania. Esto tendría un efecto en cadena en Europa, que experimentaría posteriormente un verdadero renacimiento del nacionalismo.

Si olvidamos las fantasías nacionalistas de estos pequeños círculos y nos atenemos a la Realpolitik, veremos que Ucrania se mantiene a flote gracias al apoyo militar y económico de la OTAN-Occidente, y tiene sus propios compromisos. Los nacionalistas tienen escrito en piedra su papel efímero; Los extremistas sirven para el trabajo sucio, pero poco más.

No me detendré en las décadas de trabajo de topo en Ucrania por parte de organizaciones de lobby vinculadas a los servicios de inteligencia occidentales, como el Fondo Nacional para la Democracia (NED) y las fundaciones George Soros, sino que me contentaré con exponer los planes de Occidente para Ucrania.

Si el conflicto terminara a favor de Occidente, la Ucrania antirrusa (que hasta ahora ha sido un centro de corrupción a gran escala, tráfico de seres humanos e incluso laboratorios biológicos) se convertiría en nada más que una zona atlántica de política económica neoliberal. política y el último objetivo de explotación por parte de la élite financiera transnacional.

En 2014, cuando el régimen de Kiev necesitaba un gran préstamo, el Banco Mundial y el FMI ofreció 15.000 millones de dólares en condiciones típicas: se levantaría la prohibición de la propiedad privada de la tierra y el Estado ahorraría reduciendo las pensiones de los ciudadanos y otros beneficios.

Rusia también se ofreció a prestar la misma cantidad, pero sin los requisitos de ahorro y privatización. El entonces presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, decidió aceptar la oferta rusa, pero Washington lanzó un golpe de estado y derrocó al presidente y su gabinete.

El nuevo gobierno pro-occidental de Ucrania aceptó el préstamo del FMI y condiciones miserables, privatizaciones y medidas de austeridad para el pueblo. Desde entonces, los círculos del capital transnacional y sus gigantescas corporaciones han estado saqueando las tierras agrícolas de Ucrania, y el resto del país y sus recursos deben ser tomados por los capitalistas explotadores de Occidente. Sólo la Operación Especial de Rusia todavía se opone a ello.

Si Rusia se retira, Ucrania se transformará en un «Occidente global» multiétnico. Si Rusia no logra «desnazificar» Ucrania, Occidente terminará el trabajo declarando a los extremistas terroristas y repoblando Kiev y otras ciudades con inmigrantes.

Zelenski dijo hace unos años que soñaba con una Ucrania de posguerra como una especie de «Gran Israel», un Estado de seguridad de alta tecnología con guardias armados patrullando los centros comerciales. Los líderes occidentales comparten el mismo deseo de un estado policial. También en Finlandia los incidentes violentos sólo aparecen en los titulares cuando corresponden al discurso de las élites.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies