Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos / Reportajes

¿Matar la economía rusa poniendo un tope al petróleo a 60 dólares el barril? ¡Una falsa buena idea!


Philippe Charlez | 07/12/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Los miembros del G-7 (incluida Australia) y la Unión Europea han decidido limitar los precios mundiales del petróleo a 60 dólares por barril a partir del 5 de diciembre.

Este tope pretende reducir significativamente los ingresos de exportación de Rusia. Desde principios de año, Rusia (tercer productor mundial de petróleo y segundo de gas), junto con Arabia Saudí (segundo productor mundial de petróleo), ha sido la gran ganadora de la crisis energética que afecta actualmente a todos los países desarrollados.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Rusia habrá obtenido 137.000 millones de dólares de ingresos adicionales en 2022, mientras que la balanza de pagos de Alemania se habrá hundido en números rojos, con un déficit de 145.000 millones de dólares. En general, todos los países productores de petróleo (Argelia, Catar, Irán, Noruega, Emiratos Árabes Unidos, Iraq y Kuwait) tienen un gran superávit en su balanza de pagos, mientras que los principales países de la OCDE (Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Francia y Corea del Sur) han sufrido un fuerte deterioro.

Un fenómeno ya observado en el pasado. La deuda moderna de los países de la OCDE nació con la primera crisis del petróleo. Mientras que en Francia había alcanzado más del 200% del PIB después del último conflicto mundial, la deuda francesa se redujo gradualmente durante los años 50 y luego se contuvo durante los años 60. Un periodo de pleno empleo y sin inflación durante el cual el crecimiento rondó el 5% anual durante quince años. Durante este periodo de reconstrucción y descolonización, el consumidor (es decir, los países ricos) siguió imponiendo el precio de las materias primas al productor (los países pobres). ¡Una ganga! Mientras el consumo de petróleo aumentaba una media del 6% anual, el precio del barril de petróleo se mantenía en torno a 1 dólar.

La primera crisis del petróleo tras la guerra del Yom Kippur supuso una profunda ruptura con importantes consecuencias económicas y sociales para los países desarrollados. Del «reino de los consumidores» pasamos al «reino de los productores». Organizados en un cártel (la OPEP), éstos impusieron repentinamente un aumento masivo de los precios del petróleo. Para los países de la OCDE, este acontecimiento marcó el fin del crecimiento de las «treinta añops gloriosos» y del pleno empleo. Volvieron la inflación y el desempleo. Por primera vez, se puso de manifiesto la dependencia de nuestras sociedades occidentales del petróleo y del gas.

Sin embargo, las ganancias del petróleo no fueron sinónimo de fortuna para los países productores, casi todos los cuales fueron víctimas del «mal holandés» característico de las llamadas economías de renta. Basadas principalmente en la extracción de recursos minerales (metales, petróleo o gas), las economías de renta acumulan capital no invertido, lo que conduce de facto a actividades improductivas y no diversificadas. Es el caso de la Rusia de Putin, cuyo PIB evoluciona en función del precio del oro negro.

Bajar autoritariamente el precio del petróleo para estrangular la economía rusa y aliviar al mismo tiempo la balanza de pagos de los países de la OCDE puede parecer, sobre el papel, una solución win-win. Pero, ¿es creíble la medida y puede tener realmente un impacto global?

Esto es olvidar que el petróleo es una mercancía fungible. Barcos, trenes, camiones, oleoductos: a diferencia del gas, el oro negro puede circular fácilmente por cualquier lugar del planeta. Así, un barril ruso rechazado por la Unión Europea puede ser desviado muy fácilmente a Oriente Medio o al Sudeste Asiático con un descuento inferior al precio de mercado (90 dólares hoy en día) pero muy superior a los 60 dólares impuestos por el G-7.

Conscientes de estas dificultades, los países firmantes impondrán este límite de precios a los armadores cubiertos por compañías de seguros con sede en los países del G-7 y la Unión Europea. Sin embargo, es probable que una norma de este tipo sea muy frágil y se pueda eludir fácilmente, independientemente de los controles. Por ejemplo, el New York Times anticipa que «para eludir el régimen, Rusia recurrirá a los petroleros dispuestos a operar sin seguro occidental». Por lo tanto, es poco probable que el tope reduzca radicalmente los ingresos petroleros rusos.

Por otro lado, el cambio en los flujos mundiales de petróleo podría aumentar los precios en Europa. Por ejemplo, un barril ruso comprado a 70 u 80 dólares por un armador chino o indio podría revenderse fácilmente en Rotterdam a 90 dólares o más como barril «no ruso». Aunque la composición química de un barril de petróleo puede dar alguna indicación de su origen, es muy poco probable que se establezca sistemáticamente un rastreo global.

En el caso de Europa, el riesgo está principalmente en los productos refinados. Muchas refinerías europeas «calibradas» para el crudo ruso tendrán que reducir su producción, lo que aumentará inexorablemente los márgenes de refinado y, por tanto, los precios de bombeo. El ciudadano europeo se arriesga, una vez más, a ser el blanco de la broma de una «falsa buena idea».

Fuente: Boulevard Voltaire