Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Política mundial multipolar: ¿se convertirá Rusia en un polo único?


Markus Siira | 14/02/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

En la década de 1990, el líder chino de la época, Deng Xiaoping, vislumbró el futuro de la política internacional. Como si estuviera comentando el presente, dijo que «en el futuro, cuando el mundo se convierta en tricéntrico, tetracéntrico o quintacéntrico, la Unión Soviética [la Rusia de Putin] seguirá siendo un polo único, por mucho que se debilite y por mucho que algunas de sus repúblicas se separen de ella».

Deng continuó afirmando que «en el llamado mundo multipolar, China también será un polo», cuya política exterior consistirá en «resistir al hegemonismo y a la política de poder y salvaguardar la paz mundial», así como trabajar «para crear un nuevo orden político y económico internacional».

En la década de 2000, el excéntrico politólogo ruso Aleksandr Duguin propuso estas opiniones sobre Rusia y China, pero más recientemente, las posturas coherentes con la teoría de un mundo multipolar han sido adoptadas por un amplio abanico de actores, desde políticos hasta académicos y banqueros, en todo el mundo.

Sea cual sea la forma final del nuevo orden internacional (que también he evaluado críticamente), el camino hacia él parece estar pavimentado con diversas crisis y conflictos militares. Además de la guerra en curso en Ucrania, se pueden encontrar posibles focos de tensión en el Golfo Pérsico y en el Mar de China Meridional.

En este espacio geopolítico preliminar, ya está claro que el orden mundial emergente, con sus diferentes polos, se basa en principios más conservadores, que el egocéntrico Occidente, sumido en la decadencia interna, ha abandonado.

Rusia ha abandonado sus intentos de integración en Europa y también se ha opuesto al imperialismo arco iris del liberalismo colectivo de Occidente. Moscú se considera un Estado civilizado por derecho propio, ni desanimado ni aislado tras el nuevo telón de acero erigido por Occidente.

El sistema chino, en cambio, está impulsado por la construcción nacional para la nueva era espacial, por la estabilidad social y la prosperidad que aporta el lujo del comunismo confuciano, y por el respeto a las características, tradiciones y jerarquía nacionales.

¿Qué puede hacer una plutocracia supranacional en esta situación? Al igual que los Estados que poseen a través de la política de sus bancos centrales y su poder corporativo, los círculos capitalistas intentan adaptarse a una nueva fase en la que la hegemonía estadounidense se está convirtiendo en un detalle de la historia, como otros imperios caídos.

El sistema internacional bajo la égida de Naciones Unidas, con su base de reglas, también está siendo golpeado por las crisis, y después de la masacre de Gaza, por ejemplo, nadie considera que el «derecho internacional» sea vinculante, sino que cuestiona su invocación como retórica para satisfacer los intereses egoístas de la extrema derecha israelí y del Occidente capitalista.

El último miembro desafortunado de la fortaleza euroatlántica de la OTAN, Finlandia, que está haciendo la pelota a los poderes fácticos de Washington, claramente no creía en semejante trastorno del orden mundial, sino que estaba convencido de que el liderazgo estadounidense continuaría a perpetuidad.

Por eso la élite política, encabezada por Sauli Niinistö, invocando el conflicto ucraniano, abandonó su disfraz de «neutralidad», envió a finlandeses a la primera línea de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y proclamó alto y claro que formaba parte de Occidente, aunque esta isla política angloamericana se esté hundiendo rápidamente.

A medida que disminuyen la influencia occidental y la «americanización», aumentan los índices que miden las tensiones geopolíticas y la incertidumbre de la política económica, según los economistas. El nuevo orden mundial no se construirá pacíficamente, sino que se acumulará en una comunidad de su propio destino a través de más y más conflictos.

En algún momento, la gente se encontrará viviendo en diferentes centros locales de poder (o en su periferia) que, a pesar de sus diferencias, están unidos, para bien o para mal, por los avances que ha traído consigo la alta tecnología.

Aunque es probable que nada mejore a corto plazo, cabe esperar que en el mundo futuro de la visión de Deng Xiaoping, en lugar de un mundo de sanciones y telones de acero, los servicios ferroviarios de Finlandia vuelvan a dirigirse hacia el Este.

Nota: Cortesúa de Euro-Synergies