Destacados: Agenda 2030 | Libros | Nueva Derecha

       

Artículos

Suecia se declara en guerra contra las bandas de narcotraficantes


Peter Logghe | 20/05/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El anuncio del gobierno sueco de Tidö, de centro-derecha, de un aumento presupuestario de 1.450 millones de euros para ampliar las prisiones existentes y construir otras nuevas se produce pocos días después de un trágico incidente mortal en el que un padre de 39 años fue abatido a tiros por una banda a plena luz del día, delante de su hijo pequeño. El hombre vivía con su familia en Skärholmen, una zona de Estocolmo muy infestada de bandas de narcotraficantes. Iba en bicicleta a la piscina con su hijo pequeño y, tras un intercambio de palabras entre el padre y los miembros de la banda, lo mataron a tiros delante de su hijo de 12 años.

El presidente de los Demócratas Suecos, Jimme Akesson, lleva tiempo pidiendo una guerra contra las bandas. El gobierno de centro-derecha, al que ayuda a obtener la mayoría gracias al apoyo de los tolerantes, está dispuesto a utilizar cualquier medio para erradicar las bandas en Suecia. Como ha dicho Akesson, es hora de poner fin a las políticas laxistas e izquierdistas. El primer ministro Ulf Kristersson ha declarado: «Creo que hay que desechar las convenciones internacionales, los viejos argumentos sin sentido sobre el retraso socioeconómico o las palabras estúpidas sobre centros de detención inhumanos. Es hora de que Suecia declare la guerra a estas bandas criminales».

Acuerdo de coalición enmendado a la derecha

El actual acuerdo de coalición ya incluía disposiciones en este sentido, pero Jimme Akkesson quiere que el gobierno se mueva varios peldaños hacia la derecha: «creo que hemos superado esta etapa y será necesario enviar al ejército a nuestras calles, como ocurre en otros países europeos», declaró en un programa de televisión. Y el diario sueco Aftonbladet señalaba: «Todos los líderes políticos deben enviar la señal de que estamos en guerra, que estamos dispuestos a librar esta guerra y que utilizaremos todos los medios para ganarla».

Cuando Louise Meijer, miembro de la Comisión de Justicia del Riksdag (parlamento) sueco y miembro del partido liberal moderado (Moderaterna), argumentó que las medidas establecidas en el acuerdo eran de hecho suficientes, fue rechazada por Ardalan Shekarabi, diputado socialdemócrata. Shekarabi admitió en el mismo parlamento que «las medidas socialdemócratas eran totalmente insuficientes» cuando estaban en el poder.

Además de construir nuevas cárceles, el principal objetivo del gobierno sueco es contener e impedir la infiltración económica y financiera de las bandas construyendo hospitales, centros de vacunación y centros de acogida familiar. Incluso los socialdemócratas parecen estar comprometidos con un enfoque duro de la delincuencia. ¿Un giro escandinavo?

Nota: Cortesía de Euro-Synergies