Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Túnez expulsa a sus inmigrantes ilegales: Guinea y Costa de Marfil acatan la medida


Julien Tellier | 07/03/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

«Cuando quieres, puedes. Cuando se puede, se debe», dijo Napoleón. Costa de Marfil y Guinea se esfuerzan por aplicar esta máxima al pie de la letra. En un comunicado de prensa fechado el 21 de febrero y publicado en las redes sociales de la presidencia de la República tunecina, Kaïs Saïed afirmaba sin rodeos: «Existe un plan criminal para cambiar la composición del paisaje demográfico de Túnez, y algunos individuos han recibido grandes sumas de dinero para dar la residencia a emigrantes subsaharianos». Añadió que «(hay) una voluntad de hacer de Túnez sólo un país africano y no un miembro del mundo árabe e islámico». Costa de Marfil y Guinea, respectivamente, han enviado aviones a Túnez para repatriar a sus nacionales presentes ilegalmente en suelo tunecino y han pedido el «retorno voluntario» de los afectados.

Una cooperación relámpago

En una rueda de prensa celebrada el jueves 2 de marzo, el portavoz del gobierno marfileño dio cifras precisas: «725 marfileños han sido registrados (en Túnez). Entre ellos, tras comprobar su identidad, tenemos 500 voluntarios para regresar». Y prosiguió: «Hay que señalar que el Ministerio de Asuntos Exteriores había tomado todas las disposiciones para organizar estas repatriaciones desde la semana pasada. Se han dado instrucciones para iniciar las operaciones de retorno en nuestro país. Nuestra compañía nacional Air Côte d’Ivoire ha sido puesta en misión para llevar a cabo estos retornos».

Por su parte, Guinea también se ha tomado el asunto muy en serio. Poco antes de las 20:00 horas de Conakry, un avión con 49 repatriados a bordo aterrizó en el aeropuerto internacional Ahmed-Sékou-Touré. Nada más llegar, algunos guineanos consideran «deplorable» esta situación. Otros se alegran. «Estamos orgullosos de volver a casa», declaró una mujer, antes de que un hombre tomara la palabra: «Es un gran alivio para nosotros».

Kaïs Saïed tranquiliza

En Túnez, muchos responsables de asociaciones afirman que el clima es envenenado. «Es una explosión de odio que nosotros mismos no podemos explicar», declaró a France Info Saadia Mosbah, presidenta de la asociación M’nemty. No se nos ha consultado ni informado de esta elección que concierne a la comunidad subsahariana», resumió un director de universidad para Jeune Afrique. ¿Se da cuenta el presidente de las repercusiones? El número de inmigrantes irregulares es de 60.000, según Naciones Unidas, y no de un millón, como afirman algunos.

Aunque las declaraciones de Kaïs Saïed provocaron una ola de indignación en Túnez y en otros países, el presidente quiso tranquilizar y prometió, en un vídeo publicado en la página oficial de la presidencia de la República, que había pedido a los responsables del país que «se ocuparan de nuestros hermanos del África subsahariana que residen legalmente», antes de recordar que «no se trata de permitir que nadie que resida ilegalmente permanezca en Túnez». Y concluyó: «No permitiré que se socaven las instituciones del Estado ni que se modifique la composición demográfica de Túnez». Una firmeza sorprendente en Francia, pero que se observa cada vez en más países, sobre todo del norte de Europa.

Fuente: Boulevard Voltaire