Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos / Reportajes

Ucrania: ¿nos dirigimos hacia el apocalipsis?


Olivier Damien | 28/01/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El envío de armas «más pesadas y modernas» a Ucrania por parte de los países miembros de la OTAN, según anunció el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en el Foro Económico Mundial de Davos, es sin duda una nueva escalada del conflicto que tiene lugar actualmente a las puertas de Europa.

Hasta ahora involucrado detrás del líder estadounidense en una cobeligerancia «blanda» que no quería decir su nombre, hay muchas posibilidades de que la aparición en el campo de batalla ucraniano de tanques pesados británicos o polacos, y de todo el resto del sofisticado equipamiento bélico prometido, eleve significativamente la participación real y objetiva de Occidente en una guerra que ahora parece fijada a largo plazo.

Basándose en la ausencia de una definición en el derecho de los conflictos armados de la noción de cobeligerancia, los países que hasta ahora han estado proporcionando una importante ayuda material y financiera a Ucrania pueden, de hecho, tener cada vez más dificultades para mantener esta posición. Y en realidad, jugando con un vacío legal que oculta mal una realidad perfectamente observable en la realidad, esta conveniente actitud de los países que han decidido apoyar el régimen de Zelenski sólo puede mantenerse gracias a la buena voluntad de Rusia y de Vladimir Putin. De hecho, este último es el único que puede determinar cuándo y cómo se cruzará la línea roja.

Por supuesto, hasta ahora, a todos los protagonistas les interesaba jugar a este juego de incautos. Permitió a los aliados objetivos del presidente ucraniano prestar la ayuda que consideraran útil a Ucrania sin declararse parte en el conflicto, y al presidente ruso, al tolerar estas acciones, evitar un enfrentamiento directo con los países de la OTAN. Sin embargo, es probable que el aumento de la cantidad y la calidad de la ayuda a los ucranianos reorganice la baraja tarde o temprano. Es obvio que este tipo de «arreglo» presupone el respeto de límites aceptables, que permitan no cuestionar fundamentalmente el equilibrio de las fuerzas en presencia. De lo contrario, podría producirse un punto de inflexión que condujera inexorablemente a la generalización del conflicto, lo que, a la postre, sería perjudicial para todos los actores implicados. Entonces, ¿a qué juegan ahora los occidentales pujando más que los demás? ¿Qué interés tienen en arrinconar a Rusia? ¿Qué ganan con un posible recrudecimiento en suelo europeo de esta guerra, que tendría consecuencias graves e irreversibles para casi 500 millones de personas?

Si los intereses, sobre todo económicos y financieros, de Estados Unidos se muestran ahora abiertamente, los de los demás participantes, y de la Unión Europea en particular, parecen mucho menos evidentes. No les afecta directamente esta guerra, ya que no están constreñidos por el juego de las alianzas, pero sus economías se han visto duramente golpeadas por las consecuencias y repercusiones de las sanciones adoptadas contra Rusia, y ya son los grandes perdedores de un enfrentamiento mundial entre grandes potencias que sin duda tendrá efectos mortíferos durante muchos años.

En este sombrío panorama, Francia, si hubiera querido (lo que es dudoso, tras las díscolas declaraciones de Angela Merkel y François Hollande sobre las verdaderas motivaciones de su participación en los acuerdos de Minsk), podría haber desempeñado un papel importante en la resolución de este conflicto. En su lugar, se ha optado por un alineamiento puro y duro con los intereses estadounidenses, hasta el punto de perder cualquier posibilidad de recuperar la mínima credibilidad necesaria, especialmente a los ojos de Vladímir Putin.

Así pues, hoy cientos de millones de europeos están pendientes de la evolución del conflicto ucraniano sobre el terreno. Muy afectados ya por las consecuencias económicas que afectan a todos los países de la Unión Europea, es imposible, sin embargo, saber cómo puede evolucionar esta guerra en pocas horas, o incluso prever las consecuencias a medio plazo de una implicación bélica cuyas consecuencias, evidentemente, no se han previsto.

Sin embargo, no es demasiado tarde para decir y recordar que esta guerra en el Viejo Continente nunca debió producirse. Que es contraria a los intereses de los pueblos y las naciones y que, por ello, es urgente volver a la diplomacia y a las negociaciones. Que es absolutamente necesario poner fin a esta escalada belicista que, de continuar, sólo puede conducirnos al camino del apocalipsis.

Fuente: Boulevard Voltaire