Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Ucrania y el poderoso resurgimiento del imperio estadounidense


Andrew Bacevich | 22/10/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El destino final de Kiev siempre ha sido una cuestión secundaria. El verdadero objetivo es revivir la supremacía de la OTAN y de Estados Unidos.

En medio de la verborrea que inunda la página de opinión del New York Times la mayoría de los días, brilla ocasionalmente un rayo de racionalidad ilustrada. Una columna invitada reciente de Gray Anderson y Thomas Meaney es un buen ejemplo de esto.

«La OTAN no es lo que dice ser», reza el titular. Contrariamente a las afirmaciones de sus arquitectos y defensores, como argumentan persuasivamente Anderson y Meaney, el propósito principal de la Alianza desde su creación no fue disuadir la agresión del Este, y ciertamente no promover la democracia, sino más bien «incluir a Europa Occidental» para unir un proyecto mucho más amplio de un orden mundial liderado por Estados Unidos».

A cambio de las garantías de seguridad de la Guerra Fría, los aliados europeos ofrecieron a Estados Unidos sumisión y concesiones en cuestiones como la política comercial y monetaria. «En esta tarea», escriben los autores del New York Times, «la OTAN ha demostrado tener un éxito notable».

Europa, una propiedad inmobiliaria particularmente valorada por los miembros de la élite estadounidense, se convirtió así en la pieza central del imperio estadounidense de posguerra.

Con el fin de la Guerra Fría, estos acuerdos quedaron en entredicho. Desesperados por mantener la viabilidad de la OTAN, sus partidarios afirmaron que la alianza debe «ampliar el área de operaciones o cerrar».

La OTAN adoptó una postura intervencionista, lo que llevó a injerencias despiadadas en Libia y Afganistán para hacer y rehacer Estados. Los resultados no fueron buenos.

Ceder a la presión estadounidense y operar en el exterior resultó costoso y sirvió principalmente para socavar la credibilidad de la OTAN como empresa militar y desconfiar de su capacidad.

Entonces Vladimir Putin vino a salvar el barco que se hundía. Así como la invasión rusa de Ucrania dio a Estados Unidos una excusa para olvidar sus propios fracasos militares después del 11 de septiembre de 2001, también permitió a la OTAN restablecerse como el principal instrumento de defensa de Occidente, lo cual es crucial, sin que estadounidenses o europeos tuvieran que hacer un sacrificio sangriento.

En este contexto, el destino de Ucrania desempeña sólo un papel menor. En realidad, se trata de revivir la dañada supremacía estadounidense en el mundo.

El establishment de seguridad nacional estadounidense es casi unánime en su opinión de que Estados Unidos debe seguir siendo la única superpotencia del mundo, incluso si eso significa ignorar la abundante evidencia del surgimiento de un orden multipolar. En este sentido, la “crueldad” de Putin fue un regalo que llegó exactamente en el momento adecuado.

Hay literalmente un mecanismo ingenioso en funcionamiento. Derrotar a Rusia sin tener que luchar realmente se convierte en un medio para restaurar la imagen de potencia indispensable de Estados Unidos, una imagen que fue desperdiciada en las décadas posteriores a la caída del Muro de Berlín. Poner a la OTAN completamente en manos de los europeos.

Para Washington, como señalan Anderson y Meaney, lo que está en juego en Ucrania va mucho más allá de la cuestión de qué bandera ondea sobre Crimea. Si Ucrania «gana» su guerra con Rusia (como sea que se defina el término «ganar» y sea cual sea el precio que los ucranianos tengan que pagar) la propia OTAN (y el lobby de la OTAN en Washington) exigirán reconocimiento.

Tengan la seguridad de que los principales Estados europeos romperán silenciosamente sus promesas de aumentar el gasto militar, de modo que la verdadera responsabilidad de la seguridad europea recaerá una vez más en Estados Unidos. Ahora que se acerca el centenario de la Segunda Guerra Mundial, las tropas estadounidenses permanecerán estacionadas permanentemente en Europa. Esto será motivo de celebración para todo el complejo militar-industrial estadounidense, ya que una vez más prosperará.

Al mostrar sus músculos, Estados Unidos inevitablemente provocará que una OTAN muy ampliada centre su atención en hacer cumplir el «orden internacional basado en reglas» en la región de Asia y el Pacífico, con China como adversario elegido.

Ucrania servirá como una especie de ejemplo modelo de cómo Estados Unidos y sus aliados están poniendo su peso en la balanza, a muchos miles de kilómetros de Europa.

La huella militar global de Estados Unidos se ampliará. Los esfuerzos de Estados Unidos por abordar los problemas internos fracasarán. Los problemas globales apremiantes, como la crisis climática, serán tratados como irrelevantes. Pero el imperio que no tiene nombre perdurará, y ese es, en última instancia, el objetivo de la empresa.

Al presidente Biden le gusta decir que el mundo ha llegado a un «punto de inflexión», lo que significa que debemos cambiar de dirección. Pero el tema general de su enfoque de política exterior es el estancamiento. Se adhiere a la lógica geopolítica que llevó a la creación de la OTAN en 1949.

Cuando Europa era débil y Stalin gobernaba la Unión Soviética, esta lógica bien pudo haber estado justificada. Hoy, sin embargo, la importancia atribuida a la OTAN refleja principalmente la quiebra del pensamiento estratégico estadounidense y la incapacidad de priorizar los verdaderos intereses nacionales de Estados Unidos, tanto externos como internos.

Una revisión sensata de la estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos comenzaría con el anuncio de un calendario para retirarse de la OTAN y transformarla en una organización totalmente controlada por Europa. El hecho de que sea casi imposible siquiera imaginar tal enfoque por parte de Estados Unidos demuestra la falta de imaginación que prevalece en Washington.

Traducción: Carlos X. Blanco