Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

El misterio Trump: ¿por qué le sigue apoyando la América real a pesar de las imputaciones?


Frédéric Lassez | 27/08/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

¿Cambiará la situación tras su breve visita a la cárcel del condado de Fulton la noche del 24 de agosto, el pago de una fianza de 200.000 dólares y esta foto administrativa que él mismo retwitteó? Donald Trump está tan arriba en las encuestas que no ha querido perder el tiempo participando en el primer debate de las primarias republicanas del miércoles. «El público sabe quién soy y la exitosa presidencia que he logrado, con independencia energética, fronteras y ejército fuertes, los mayores recortes fiscales y regulatorios, sin inflación, la economía más fuerte de la historia y mucho más», escribió en su plataforma Truth Social.

Citando una reciente encuesta de la CBS, también se burló de su principal contrincante, el gobernador de Florida Ron DeSantis, que se está «estrellando como un pájaro enfermo«. De hecho, Trump le supera en 46 puntos, con un 62% frente al 16% de su desafortunado rival. En cuanto a los demás candidatos, se tambalean en medio de puntuaciones liliputienses, aunque Vivek Ramaswamy, la estrella emergente del partido, es uno de los que hay que vigilar. El carisma de este hijo de inmigrantes indios parece haber seducido al temible Tucker Carlson, ex-estrella de Fox News, que le entrevistó recientemente para su programa Tucker on Twitter. Y algunos verían al novato político de treinta y ocho años, que hizo su fortuna en la biotecnología, en segundo lugar detrás de Trump si DeSantis continúa su caída.

Mientras tanto, Trump también concedió una entrevista a Tucker que se emitió el miércoles por la noche, cinco minutos antes del inicio del debate en el que participaron, sin él, sus rivales republicanos. Una forma de dejar claro quién manda.

Para desesperación de sus críticos, Trump sigue aquí. Aparentemente indestructible. Y desde el Wall Street Journal al New York Times reconocen, para su disgusto, que lejos de descalificarle o debilitarle, los procesos judiciales abiertos contra él le han hecho subir sin parar en las encuestas. El ascenso al cadalso se ha metamorfoseado en trampolín hacia la nominación del partido.

El New York Times se refiere a un «efecto acusación» que desencadenó una reacción en cadena que comenzó la pasada primavera, cuando Trump anunció que pronto sería detenido con vistas a un juicio político. Esta «declaración desencadenó acontecimientos que alteraron profundamente el curso de la contienda por la nominación republicana. Los donantes enviaron cheques. Fox News cambió de tono. El aparato del partido se apresuró a defender a Trump. Y las encuestas subieron y subieron…», señala el Times.

Así que la prensa estadounidense analiza, disecciona y sondea. Mediante qué mefistofélico hechizo consigue el expresidente mantener fuera del círculo de la razón a un contingente tan importante del electorado republicano? Esos votantes de «siempre Trump» que parecen siempre hechizados. «Voy a votar al tipo con más acusaciones», declaró al Wall Street Journal una jubilada que vive en los suburbios de Des Moines (Iowa). Sin esperanza para los demócratas. Sabiendo que el 77% de los votantes republicanos considera que la última acusación está motivada únicamente por la política.

«Siempre que tengas una jauría de perros persiguiéndote y estés dispuesto a mantenerte firme y luchar, tendrás mi voto», dijo al New York Times otro partidario de Trump de 39 años que vive en Florida. A finales de julio, una encuesta preguntó a los votantes republicanos cómo veían al expresidente y a Ron DeSantis, su principal contrincante. A la pregunta «¿Quién le parece más moral?», el 45% respondió DeSantis y el 37% Trump. Por otro lado, el 69% de los encuestados dijo Trump y el 22% DeSantis.

Expectativa de un líder fuerte

Así pues, lo que se valora no es la «moralidad», sino un «líder fuerte», dispuesto a «luchar» contra una «jauría de perros». En un contexto de polarización extrema de la opinión, lo que quieren los partidarios de Trump no es un catequista de primera, sino a Charles Bronson en Érase una vez en el Oeste. Un slasher de spaghetti western. El tipo de justiciero despiadado. Sin afeitar, rudo, pero con la mano en su Colt, promete que, una vez elegido, ajustará cuentas con toda la camarilla de peces gordos del establishment.

En su libro Revolution: Trump, Washington and We the People, Kathleen McFarland, ex-viceconsejera de seguridad de Trump, explicó por qué se unió a la «revolución Trump» en 2016: «No estaba ciega ante los defectos de Trump. Le apoyé a pesar de su rudeza, su imprevisibilidad y su carácter de luchador callejero. En muchos sentidos, le apoyé precisamente por esas características. Quería a alguien que desafiara el statu quo, rompiera los cárteles de poder en Washington y revirtiera las políticas económicas y exteriores que favorecían a las élites a expensas de las clases media y trabajadora».

Siete años después, parece que los pequeños blancos oprimidos que forman el núcleo del electorado Make America Great Again siguen compartiendo esta expectativa.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire