¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

El síndrome de Marsella y los disturbios en Francia


René Merle | 01/08/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

En mis artículos sobre historia, que abarcan desde el periodo prerrevolucionario hasta el pasado próximo, he escrito a menudo que, a su manera, a través de episodios aparentemente puramente locales, Marsella anticipaba acontecimientos que más tarde revelarían toda su dimensión nacional. Tal vez lo que acaba de ocurrir en Marsella deba verse como un aviso en el sismógrafo que anuncia un cataclismo nacional.

En efecto, mientras que los disturbios que siguieron a la muerte de Nahel incendiaron todo el país, los de Marsella tienen un carácter único. Llegaron más tarde, como si los pequeños y graves delincuentes que dirigen los llamados barrios sensibles hubieran dado primero órdenes de calma. Y podría decirse que el dominio de los narcotraficantes había permitido a Marsella mantener la calma. Pero cuando parecía que los disturbios en Francia se calmaban, estallaron en Marsella.

Aquí, a diferencia de otros motines, no fue el barrio la víctima, sino el centro de la ciudad, hacia el que se dirigieron bandas procedentes de los distritos del norte y de otros barrios periféricos. Y esta embestida no atacó los edificios que simbolizan la autoridad, la educación o las finanzas, como en tantas revueltas francesas. Aquí se atacó el corazón comercial y opulento de la ciudad. Mientras que el saqueo de comercios puede haber acompañado a algunos disturbios en otros lugares, aquí el saqueo fue el único objetivo del acontecimiento.

¿Rebelión social o mensaje subliminal?

En los barrios marselleses dirigidos por los narcotraficantes, toda una generación de jóvenes conoce y se beneficia de la forma más salvaje del capitalismo comercial competitivo; y son estos mismos jóvenes saqueadores los que han abrazado la lógica consumista del capitalismo contemporáneo, tanto más fácilmente cuanto que viven en la extrema pobreza. Así que hace falta mucha imaginación para ver esta revuelta como una revuelta social por otro tipo de sociedad. En ambos aspectos, sin embargo, podemos ver claramente en ella la exasperación del nervio mismo de la sociedad capitalista, expuesta sin falsa moral, sin respeto por los demás y sin cinismo tampoco: el realismo. Y tanto las autoridades como la policía entendieron claramente el mensaje enviado por los traficantes: «liberamos a nuestros animales salvajes, contra los que ustedes eran impotentes y los devolvemos al redil». Sólo decir que «tenéis todo el interés en respetarnos».

En esta gran ciudad, todavía popular y no realmente «izquierda caviar», un episodio así no provocó evidentemente ninguna comprensión, y menos aún solidaridad. Y lo que se agradeció fue la intervención contundente de la policía, que fue el único baluarte contra esta avalancha de violencia.

De hecho, la policía de Marsella se ha visto sacudida por la imputación judicial de algunos de sus miembros, acusados de violencia grave e injustificada. Otras ciudades, especialmente París, han sufrido incidentes similares. Pero el incidente de Marsella tiene un carácter particular, que sería trágico si se convirtiera en nacional. Una manifestación espontánea de policías salió a aplaudir a los acusados: «la policía», dicen los dirigentes sindicales, «es una gran familia, y en una familia no se abandona a los suyos». Así pues, la señal enviada a las autoridades fue especialmente fuerte: «somos el único baluarte contra el desorden, y sin nosotros no seríais nada. Por tanto, tienen todo el interés en respetarnos».

Una doble advertencia que plantea interrogantes sobre el futuro del famoso «pacto republicano»… Pero, como suele decirse, los negocios vienen después.