¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

Un análisis panorámico de los disturbios en Francia


Joakim Andersen | 10/07/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Durante las últimas noches noches, varias ciudades francesas se vieron sacudidas por manifestaciones a gran escala, disturbios, saqueos y enfrentamientos callejeros. Se incendiaron edificios, se asaltaron cárceles, se saquearon comercios y se agredió a policías. El detonante fue el asesinato de Nahel, de 17 años, durante un control policial, pero las contradicciones inherentes a la sociedad francesa pueden compararse en este contexto a yesca seca. Rara vez hace falta más que una chispa para que una sociedad así explote.

Cabe señalar aquí que varias sociedades occidentales comparten las contradicciones de Francia, con políticas, no sólo en materia de inmigración, que parecen diseñadas para que todas vayan en la misma dirección. Los países que desafían esta situación, como Polonia y Hungría, son vistos como «problemáticos». Entonces, ¿cuáles son las contradicciones que siguen latentes en Francia y que ahora se han hecho muy evidentes? Podemos centrarnos en dos de ellas.

Un proletariado precario

En primer lugar, podemos fijarnos en la estructura socioeconómica de estas sociedades, en las que una gran parte de la población está de facto «olvidada/marginada». Estas personas no tienen las cualificaciones que las harían atractivas en el mercado laboral actual, y los «empleos fáciles» que existían durante la industrialización y que figuran en la retórica política ya no abundan lo suficiente para satisfacer sus necesidades. Esta es una consecuencia de la desindustrialización y de la deslocalización de puestos de trabajo hacia el Tercer Mundo, y es también un argumento de peso contra la adopción de políticas favorables a la inmigración. Es muy posible que se opine que «se les alimenta con subvenciones», y sin duda se trata de un abuso contra las personas que están obligadas a financiar las subvenciones en cuestión a través de los impuestos, pero normalmente las personas no funcionan de tal manera que las subvenciones sean suficientes.

El filósofo alemán Peter Sloterdijk desarrolla una antropología más matizada en Zorn und Zeit, donde señala que el hombre no sólo está motivado por la búsqueda de bienes y sexo, sino que también desea el honor. Sloterdijk habla aquí de thymos, y citando un texto más antiguo, podemos decir que «este thymos está en el origen de la búsqueda del honor, del deseo de rodearse de amigos honorables, del deseo de actuar de forma que no suponga una vergüenza, etc.». Sin embargo, las personas con thymos también pueden volverse furiosas. A nivel social, esto significa que la sociedad del bienestar es un polvorín, «si las personas no se mueven sólo por el’deseo, hay problemas que no se pueden resolver con corrección política. Una persona que siente que su thymos, su dignidad, ha sido agraviada nunca puede ser comprada; al contrario, la suposición de que el problema puede resolverse mediante subvenciones y generosidad material conduce a un estallido de rabia aún mayor. Si amplios sectores de la población llegan a reconocer que son socialmente superfluos, las dádivas no pueden resolver el problema. Las concesiones también pueden conducir a un aumento de las exigencias, basándose en el principio de que quien cede sin resistencia carece de thymos».

Sloterdijk señala que, combinada con la economía política, la contradictoria situación del proletariado étnico tardomoderno (tanto en el sentido antiguo como en el marxiano, tanto «portadores de niños» apoyados por el Estado como «sin propiedades»), que desempeña un papel central en la ideología oficial, tanto si nos centramos en sus aspectos libidinales como políticos, se sustenta en gran medida en las transferencias de recursos. Pero estas transferencias no son ni muy cuantiosas ni muy seguras, por lo que también estamos ante un precariado. Un precariado cuya existencia es insatisfactoria en términos de la dimensión timótica que Sloterdijk, y la gente normal histórica y globalmente, han identificado como central para ser humano. Esto es tanto más cierto cuanto que muchos de ellos proceden de sociedades con importantes características patriarcales. No hace falta simpatizar con los disturbios para entender algunas de sus razones. La sociedad moderna tiene poco espacio para guerreros y piratas, pero es posible saquear tiendas y jugar al gato y al ratón con la policía. Por supuesto, también hay un elemento de lo que Sloterdijk llama el «thymos oscuro», el odio y el deseo de hacer daño a la gente y verlo todo arder.

Incluso la izquierda contemporánea reconoce parte de este factor detrás de los disturbios

Al mismo tiempo, la izquierda actual tiene un timo limitado, lo que hace que el análisis sea confuso.Hay elementos de exigencia de mayores transferencias, de identificación primitiva con la «rebelión», de racismo inverso, etc.También podríamos mencionar de pasada que los grupos socioeconómicamente redundantes en la sociedad desindustrializada son tan numerosos que las reformas, inversiones y transferencias que serían necesarias para incluirlos en la economía productiva no son posibles. Además, la transición de una «economía de mercado» a una economía planificada no suprime los principios fundamentales de la economía política; las personas cuyo trabajo produce muy poco valor en el mercado también quedan excluidas de la economía planificada. Que esto se deba a factores culturales o genéticos es irrelevante a corto plazo, pero no a largo plazo.

El factor étnico

El énfasis en el factor socioeconómico es compatible con las opiniones predominantes, aunque el nombre de Sloterdijk puede hacer que los perros guardianes de la ideología agucen las orejas. Pero es la otra contradicción central la que les hace levantarse y prestar atención: el factor étnico. De forma distorsionada, el factor étnico desempeña un papel central en la ideología hegemónica, con su constante énfasis en el «racismo blanco» y demás. Para una visión más realista del factor étnico, podemos recurrir a un profesor de sociología y antropología, Pierre van den Berghe.

Pierre van den Berghe es autor de El fenómeno étnico, en el que sostiene que «la etnicidad y la raza, en su opinión, son extensiones del parentesco y que, en consecuencia, los sentimientos de etnocentrismo y racismo asociados a la pertenencia a un grupo son extensiones del nepotismo entre miembros de una misma familia».En resumen, es una expresión de la «base» biológica, y las relaciones entre grupos étnicos suelen caracterizarse por la competencia. Puede tratarse de competencia por el territorio, por el respeto, por las mujeres y por los recursos. Los métodos también pueden variar, pero la violencia es uno de ellos.

En Francia, algunos comentaristas de derechas han retomado el aspecto étnico de los disturbios, que rozan la guerra civil. El libro de Guillaume Faye La guerre civile raciale, publicado póstumamente, analizaba el conflicto étnico que ya existía en Francia. Abordó cuestiones como el aumento constante de la violencia contra los policías franceses y la «radicalización» política de estos últimos. Faye también destacó la estrecha relación entre delincuencia, inseguridad y conflicto étnico. Por ejemplo, señaló que 200.000 menores fueron acusados de delitos en 2017, el doble que en 1990. Describió cómo la vida cotidiana francesa está plagada de delincuencia e inseguridad, comparándola con la vida bajo ocupación extranjera.

No hace mucho, su libro fue considerado delirante y extremista; en el contexto de los disturbios de 2023, el escritor franco-bereber-judío y autoproclamado reaccionario Éric Zemmour los describió en cambio como manifestaciones de una guerra racial. Cabe señalar aquí que en las últimas elecciones presidenciales, Zemmour sólo obtuvo el 7% de los votos, pero que sus votantes eran «más educados, a menudo de cuello blanco y directivos, y más motivados» que los de otros partidos. Se concentran en el próspero sureste de Francia, donde hay muchos jubilados y algunos descendientes de los colonos europeos que huyeron de Argelia. Pero incluso tiene algunos simpatizantes en los barrios acomodados de París. Aquí vemos una grieta incipiente en las clases medias y altas que normalmente apoyan la política actual: incluso ellas pueden hartarse.

Esto nos lleva a una interesante encuesta realizada con motivo de los disturbios. El 70% de los encuestados estaban a favor de utilizar el ejército contra los disturbios, siendo el aspecto de género algo inesperado, ya que el 74% de las mujeres estaban a favor de dicha intervención y sólo el 66% de los hombres. Mientras que el debate sueco tiende a asociar a las mujeres con posiciones más políticamente correctas, Francia sugiere que esto no es necesariamente así más allá de cierto punto de ruptura social. En otra encuesta francesa, las mujeres eran más partidarias de frenar la inmigración no europea que los hombres (66% y 61% respectivamente).

Por último, cabe mencionar que los disturbios de Francia recuerdan a las manifestaciones y revueltas a gran escala que tuvieron lugar en Estados Unidos en los años sesenta.

Éstos condujeron a una serie de concesiones y compromisos para preservar la paz social, tanto en la realidad cotidiana como en términos simbólicos. Queda por ver hasta qué punto esto también ocurrirá en Francia.Por un lado, el presidente Macron y el establishment francés han invertido tanto en prestigio como en ideología hegemónica; por otro, también hay una clase de políticos franceses con una retórica más represiva hacia las banlieues (compárese con Sarkozy).La posición de los votantes se desprende de los sondeos mencionados. Además, no está claro que el superávit financiero que los políticos estadounidenses de la posguerra pudieron invertir en compromisos y reformas siga estando hoy a disposición de Macron. Esto significa que, incluso si actualmente habla de los videojuegos como un factor importante detrás de los disturbios, no está claro que esta sea su última palabra sobre el asunto. Si no lo es, otros están listos para ocupar su lugar.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies