Guerra en Ucrania: la profecía autocumplida – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Guerra en Ucrania: la profecía autocumplida


Pierre-Emmanuel Thomann | 02/03/2022

¿Por qué estalló tan rápido la guerra entre Rusia y Ucrania? Desde el momento en que las propuestas rusas fueron rechazadas rotundamente por Estados Unidos y los miembros de la OTAN, el empeoramiento de la situación era solo cuestión de tiempo, pero ¿por qué tan rápido?

Los historiadores todavía debaten hoy las causas y la secuencia de eventos y decisiones que llevaron al estallido de la Primera Guerra Mundial y también lo hará este conflicto. Sin embargo, teniendo en cuenta las muchas incertidumbres de la niebla de la guerra, esta es mi suposición.

Paradójicamente, fue la guerra de comunicaciones de los anglosajones acusando a Rusia de una inminente invasión lo que provocó la aceleración de los acontecimientos. Podemos suponer que este es un buen ejemplo de una profecía autocumplida. La guerra comunicacional de los gobiernos anglosajones y atlantistas evoluciona entonces desde el estallido del conflicto que acusa a Rusia de una invasión no provocada de Ucrania. En realidad, no se trata de una invasión, sino de una operación para neutralizar Ucrania tras varias décadas de acciones hostiles de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN hacia Rusia desde la desaparición de la Unión Soviética.

Esta campaña de desinformación ampliamente difundida por los medios franceses y alemanes no tiene equivalente excepto la propaganda de los Estados Unidos durante la invasión de Iraq por parte de los Estados Unidos en 2003 y la de la provincia serbia de Kosovo en 1999. La operación militar no se produjo en la fecha anunciada por los medios de comunicación y los miembros de los gobiernos anglosajones, sino que se desplazó en el tiempo tras una secuencia más compleja de negociaciones diplomáticas y acontecimientos sobre el terreno. De hecho, echemos un vistazo a la secuencia de eventos.

Rusia hizo propuestas en diciembre de 2021 a los Estados Unidos y la OTAN para una nueva arquitectura de seguridad europea, incluida la detención de la ampliación de la OTAN, en particular a Ucrania, la promesa de no instalar sistemas de armas en las fronteras de Rusia y el regreso de la las capacidades e infraestructuras militares del bloque en Europa al estado de 1997, fecha de la firma del Acta Fundacional OTAN-Rusia.

La única respuesta de Estados Unidos (y su apoderado el Reino Unido) fue precisamente el lanzamiento de una guerra comunicacional acusando a Rusia de una invasión inminente, para desviar la mirada sobre sus propios objetivos, es decir que se niegan a cualquier negociación sustancial sobre la ampliación de la OTAN, torpedear de antemano cualquier negociación separada de los europeos, en particular los intentos de la diplomacia francesa y alemana, y acelerar la entrega de armas a Ucrania, que luego reanudó los bombardeos contra el Donbás. El objetivo tácito era provocar una guerra entre Rusia y Ucrania, utilizando a esta última como una fuerza militar indirecta para debilitar a Rusia sin enviar un solo soldado estadounidense.

SUGERENCIA:   José Antonio Bielsa Arbiol desvela cómo será su nuevo libro Avatar 2045: Atrapados en la granja tecnotrónica

Rusia, por su parte, probablemente había anticipado varios escenarios. O las mediaciones europeas se traducían en una promesa de frenar la ampliación de la OTAN con la negociación de un nuevo tratado de seguridad europeo, o Rusia se vería obligada, como había anunciado en 2021, a tomar medidas técnico-militares para garantizar su seguridad, pero también la del Donbás, que en realidad nunca ha dejado de estar bajo el bombardeo ucraniano desde 2014, desde que ganaron su guerra de independencia tras el golpe de Estado en Kiev.

La situación probablemente aún podría relajarse, si los europeos hubieran prometido claramente en un tratado congelar permanentemente la ampliación de la OTAN a Ucrania y evitar prometer entregar armas a Ucrania, y si Ucrania también hubiera aceptado finalmente implementar los acuerdos de Minsk. Los acuerdos de Minsk ya no eran decisivos, porque solo podían ser plenamente efectivos en una negociación más integral sobre una nueva arquitectura de seguridad, incluida la detención de la ampliación de la OTAN. Bajo este escenario, los rusos probablemente no habrían intervenido.

La mediación europea, demasiado tarde, no prosperó, porque no hubo promesa sobre el fondo y los gobiernos francés y alemán no desarrollaron una posición claramente diferente e independiente de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, los europeos transmitieron en gran medida la narrativa de los Estados Unidos, y la Unión Europea demostró lo que era solo un apéndice de la OTAN sobre esta cuestión. Ucrania ha seguido presionando para ser miembro de la OTAN mientras mantiene tropas concentradas en las fronteras e intensifica los bombardeos en la línea del frente del Donbás.

La degradación de la situación en las fronteras del Donbás convenció a los rusos de que la opción de una negociación sustancial era imposible y que la voluntad de Estados Unidos y sus aliados europeos era continuar la inexorable y acelerada otanización de Ucrania. La preparación de una ofensiva en el Donbás (como el presidente ucraniano Poroshenko en 2014 en contradicción con su promesa de negociar con las repúblicas separatistas) era cada vez más probable.

La opción de reconocer la república independiente de Donbass para garantizar su seguridad y la opción de neutralizar a Ucrania, porque los dos objetivos son inseparables, se ha convertido en una necesidad. Ucrania se estaba convirtiendo en un estado «fachada» armado y antirruso por parte de los miembros de la OTAN como parte de la creación de un arco de inestabilidad alrededor de Rusia. Las sucesivas ampliaciones de la OTAN amenazan las fronteras de Rusia y tienen por objetivo desde la caída de la Unión Sobiética hacer retrocederla en sus territorios continentales, e impedir el surgimiento del mundo multipolar para preservar la supremacía de Estados Unidos (ver mapa) en Europa y en todo el mundo. Tanto más cuanto que han estado en regresión geopolítica desde el fracaso del intento de cambio de régimen en Siria y la salida de Afganistán. Idealmente, también quieren provocar un cambio de régimen en territorio ruso, como en Ucrania.

SUGERENCIA:   ¿Está realmente ganando Ucrania la guerra contra Rusia?

La operación militar rusa es obviamente una respuesta al cambio de régimen en Kiev en 2014, y se percibe como una liberación para los ucranianos que desean la mejor relación posible con Rusia, incluso una reunificación, a fortiori en el Donbás. Es el regreso de la geopolítica péndulo.

Los anglosajones ahora hablan de una invasión provocada, cuando son responsables de este desarrollo, al negarse a detener la OTANización de Ucrania y sabiendo perfectamente que era un casus belli para Rusia. Éste lo ha demostrado desde la guerra Rusia-Georgia en 2008. Además, para los rusos no se trata de una invasión, pues consideran que se trata de liberar a los ucranianos de un régimen ilegítimo bajo control estadounidense. El statu quo ya no es posible.

Estados Unidos ha estado buscando durante mucho tiempo provocar una guerra entre Rusia y Ucrania, que es su proxy, pero las consecuencias geopolíticas, contrariamente a sus expectativas, no necesariamente serán favorables para ellos porque en el mundo multipolar, será muy difícil aislar a Rusia. Los gobiernos francés y alemán han vuelto a perder la oportunidad de demostrar que podían ser independientes de los anglosajones. La decisión de entregar armas a Ucrania demuestra a posteriori que su intento de mediación no era creíble en cuestiones de fondo, y subraya su alineación con las prioridades geopolíticas de Estados Unidos y su papel como auxiliares.

Este es un mal cálculo, porque una cosa es cierta, Rusia no puede perder esta guerra, porque se trata de su interés vital, interés vital, no solo geoestratégico sino también desde el punto de vista de la continuidad de la Rusia histórica. Los miembros de los actuales gobiernos alemán y francés, cuyas visiones del mundo están formadas por ideologías atlantistas y globalistas fuera de la tierra, no solo son incapaces de identificar y preservar los intereses de las naciones que deben encarnar, sino que también son sonámbulos de la geopolítica.

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Autor desconocido: Soldado ucraniano

 

Pierre-Emmanuel Thomann
Pierre-Emmanuel Thomann es investigador francés, conferenciante y experto en geopolítica. Tiene un doctorado del Instituto Francés de Geopolítica.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies