¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

La suerte de Ucrania se juega en Washington


Frédéric Lassez | 19/12/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

A pesar de las muchas presiones de los últimos días, la Casa Blanca ha vuelto a fracasar en su intento de convencer al Congreso de que conceda ayuda adicional a Ucrania. El pasado miércoles, la oposición republicana en el Senado se negó a votar a favor de los 61.000 millones de dólares exigidos por los demócratas.

Presión de la Casa Blanca

Ese mismo día, en un discurso solemne, el presidente estadounidense intentó dar publicidad y dramatizar la cuestión del desbloqueo de los fondos. Reprochando a los parlamentarios republicanos que estuvieran «dispuestos a hacer a Putin el mayor regalo que pudiera esperar», Joe Biden intentó demostrar que Ucrania era una cuestión de seguridad nacional para Estados Unidos. «Si Putin toma Ucrania, no se detendrá ahí», afirmó. Planteando la amenaza de que el conflicto se extienda a un país de la OTAN, Joe Biden advirtió de que entonces los soldados estadounidenses se verían obligados a luchar contra las tropas rusas en Europa.

Dos días antes de este discurso, la Casa Blanca, a través de su directora de Presupuesto, Shalanda Young, envió una carta igualmente alarmista al presidente republicano de la Cámara de Representantes, Mike Johnson. «Cortar el flujo de armas y equipos estadounidenses pondría a Ucrania de rodillas en el campo de batalla, no sólo poniendo en peligro los progresos que Ucrania ha hecho, sino también aumentando la probabilidad de victorias militares rusas», decía.

La cuestión migratoria

«Mientras tanto, la administración Biden sigue ignorando nuestras legítimas preocupaciones sobre la falta de una estrategia clara en Ucrania, una vía para resolver el conflicto o un plan para garantizar el uso adecuado de la ayuda proporcionada por los contribuyentes estadounidenses», respondió Mike Johnson en X. «Mientras tanto, la Administración sigue ignorando la catástrofe en nuestra propia frontera», añadió.

Como parte de las negociaciones con los demócratas en el Congreso, los republicanos quieren condicionar el voto de cualquier nueva ayuda a Ucrania a que se tomen medidas firmes para hacer frente a la presión migratoria en la frontera con México. Este enfoque de «América primero» demuestra la influencia de Donald Trump en el GOP (Grand Old Party).

A pesar de ser partidario de un apoyo sin fisuras a Ucrania, el propio líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se ha alineado con esta postura. «Como venimos diciendo desde hace semanas, la legislación que no incluya cambios políticos para asegurar nuestras fronteras no será aprobada por el Senado», afirmó. Para los republicanos, los demócratas no han ido lo suficientemente lejos en sus propuestas y son, por tanto, responsables del fracaso de las negociaciones y del bloqueo de la ayuda a Ucrania. «Aparentemente, algunos de nuestros colegas prefieren dejar que Rusia pisotee una nación soberana en Europa antes que hacer lo necesario para hacer respetar las fronteras soberanas de Estados Unidos», dijo McConnell, dando la vuelta a las acusaciones de los demócratas.

De hecho, incluso el muy progresista New York Times cuestiona las afirmaciones de la Casa Blanca de que Kiev está al borde del colapso por falta de ayuda estadounidense. Según el periódico, «funcionarios del Pentágono» han indicado que podrán seguir proporcionando ayuda militar a Ucrania durante el invierno «destinando los 4.800 millones de dólares restantes a enviar armas de los arsenales estadounidenses a Kiev».

La prioridad del calendario político

Así pues, no es tanto el calendario militar como el calendario político lo que llevaría a Joe Biden a presionar para conseguir la considerable suma de 61.000 millones de dólares para Ucrania de aquí a finales de año. El objetivo, al parecer, es evitar tener que hacer una nueva petición antes de las elecciones presidenciales. El ascenso en el poder de Trump, partidario de una solución negociada, y el cambio en la opinión estadounidense (el 61% de los estadounidenses cree que la ayuda financiera a Ucrania debería tener límites) probablemente dificultarán cada vez más la obtención de un acuerdo bipartidista en el Congreso.

A esto se añade la situación militar sobre el terreno, con el fracaso de la contraofensiva. Un estancamiento reconocido por el propio comandante en jefe del ejército ucraniano, que refuerza las exigencias de los republicanos trumpistas tanto de una redefinición de las prioridades presupuestarias como de la elaboración de un plan para poner fin a la crisis.

A principios de noviembre, NBC News reveló que funcionarios estadounidenses y europeos habían empezado, el pasado octubre, a «discutir discretamente con el Gobierno ucraniano lo que podría implicar unas posibles negociaciones de paz con Rusia para poner fin a la guerra», es decir, «las líneas generales de lo que Ucrania podría tener que ceder para llegar a un acuerdo». Más allá de la cuestión de la ayuda financiera y militar, un alto funcionario estadounidense confió que lo que preocupaba a la administración Biden era el estado de agotamiento de las fuerzas militares ucranianas. Estados Unidos y sus aliados pueden suministrar armas a Ucrania, dijo, «pero si no tienen la capacidad de utilizarlas, no servirá de mucho».

Así pues, parece que Washington ya ha sellado el destino de Ucrania. Por tanto, podemos especular que la cuestión clave para Joe Biden ahora es evitar un colapso del frente durante la campaña presidencial y esperar prudentemente a su reelección antes de negociar con Moscú.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire