¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

Londres: el aterrador viaje de Éric Zemmour


Arnaud Florac | 03/02/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Mientras Gabriel Attal descubre la diagonal del vacío, la Francia periférica, e improvisa atriles de paja, mientras todo el mundo está ocupado preparando las elecciones europeas, Éric Zemmour está de viaje. No se ha olvidado de Francia, no ha olvidado la urgencia de la situación, pero ha dejado a Marion Maréchal al frente de la lista de la Reconquête y, mientras tanto, quiere mirar a largo plazo. Al menos, eso es lo que está tentado a pensar cuando ve las imágenes de su viaje a Londres de los últimos días.

La batalla está perdida de antemano

No podemos aconsejar suficientemente a nuestros lectores que vean lo que Zemmour ha visto. Los que imaginan Londres como era en los años 60 (con modelos huesudas en minifalda, oficiales de guardia con bombín, autobuses de dos pisos, perros de raza en Hyde Park y Bentleys surcando las tranquilas callejuelas de Mayfair) se van a llevar un duro despertar. En 2024, Londres tendrá poco que envidiar a los barrios más asquerosos de Bruselas. La población inglesa ha sido completamente sustituida en algunas zonas, como Whitechapel, y aún resiste por las formas aquí y allá, como los socialistas del champán en Hampstead o los Sloane Rangers en Kensington, pero está claro por todas las calles que la lucha está perdida de antemano.

Siguiendo a Éric Zemmour a Whitechapel, donde los letreros están en escritura hindú, donde los pórticos del metro están adornados muy oficialmente con el nombre de la ONG Islamic Relief, donde todas las mujeres llevan velo y donde un gran número de hombres llevan el qamis, nos decimos que la cosa está jodida. «No hay criollización», afirma el político. Simplemente, un pueblo sustituye a otro. Es cierto. Tristemente cierto. De repente nos sentimos tristes por nuestros hermanos enemigos de Inglaterra, a los que no queremos más que eso, pero a los que no desearíamos esta ignominiosa y lenta muerte. ¿Así que, dentro de una generación, lo único que quedará de la pérfida Albión será una cabina telefónica en desuso rodeada de mezquitas y hombres barbudos? Deberíamos haberlo previsto. Lo hicimos. Los yihadistas británicos han sido una amenaza desde finales de los 90. Allí están en paz. La Declaración de Derechos sirve de paraguas a la sharia, cuyos defensores ni siquiera necesitan dar un paso al frente enmascarados.

¿Y ahora qué?

Éric Zemmour terminó su breve vídeo con dos cifras: Francia posee el 40% de las viviendas sociales de la Unión Europea. Y el 40% de las familias norteafricanas de Francia viven en viviendas sociales. Lo que está ocurriendo en el Reino Unido está ocurriendo aquí. Así que, sí, hay muchos otros motivos de alarma. La difícil situación de nuestros agricultores es una de ellas. Pero la madre de todas las batallas es la supervivencia de nuestro país. El hecho de que este saludable informe tenga lugar en un barrio llamado Whitechapel, donde ya no hay blancos ni capillas, es desgarradoramente, trágicamente irónico.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire