¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

«Otra» visión de Europa: una reseña del libro de Robert Steuckers


Carlos X. Blanco | 24/07/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

La erudición de Robert Steuckers se prodiga en casi todas las lenguas de Europa. Se ha cumplido, a mi juicio, lo que debió ser un sueño suyo de juventud, nunca abandonado: Europa posee en sí misma suficiente diversidad lingüística y cultural, no precisa de más, conózcase y empléese a fondo.

Lo que sí necesita Europa es alcanzar un mayor grado de autoconocimiento. Y eso conlleva que los europeos nos leamos los unos a los otros. Aprendamos algunas de nuestras lenguas más allá de las que nos son maternas. Hagamos múltiples traducciones de textos fundamentales y creemos espacios políglotas y plurinacionales en donde cuidemos, amasemos y hagamos florecer un acervo común.

Steuckers ha hecho realidad, en su persona y en su obra, este anhelo. Él mismo ha estudiado y cultivado varias lenguas europeas, y él mismo ha impulsado (sobre todo en la red) espacios como Euro-Synergies, en donde los textos fundamentales para el renacimiento de Europa puedan ser compartidos.

Esta idea imperial y plurinacional de Europa está detrás de sus iniciativas. Más allá de los chovinismos. Es una de las ideas más valiosas de la Nueva Derecha europea: crear un renacimiento ¡europeo! No se trata de alimentar un pequeño círculo de intelectuales parisinos. Steuckers rompió hace muchos años con ese ambiente intelectualoide y bohemio de París. Europa es mucho más que el mercado editorial parisino: también es Rusia y los países eslavos. Europa también es España o Grecia, y todas las naciones de lengua romance. Europa es la Germania, y también es la supernación sumativa de las regiones y principados que fueron creados o alcanzaron existencia bajo una realidad imperial.

La Nueva Derecha del «hexágono» francés se mostró desde un primer momento muy limitada. Los iniciales resabios (sociobiología, vitalismo nietzscheano o nominalismo occamista, ellos muy mal asimilados, tics “fachas”, tópicos schmittianos sin digerir, neopaganismo de cartón-piedra…) debían ser superados de inmediato si de verdad lo que se buscaba era un Renacimiento Europeo. Guillaume Faye, con algunos tropezones y estrambotes, mostró un camino: el eurasianismo.

Steuckers, hoy en plena actividad efervescente, también. Muchas ideas a incorporar son, más bien, ideas de Nueva Izquierda, más allá de la absurda diatriba que se muestra hoy en las redes sociales a propósito de los llamados «rojipardos». Se trata, en realidad, de plantarle cara al neoliberalismo, hoy y siempre, más allá de dogmatismos, vengan de donde de donde vengan (incluido el marxismo escolástico residual). Se trata de presentarle batalla a la anglosfera y alcanzar un ideal de Justicia Social y dignidad de los pueblos. Creo que en esto está Robert Steuckers.

La editorial Letras Inquietas lleva publicado un buen número de ensayos breves del gran pensador. Su visión crítica sobre los errores y carencias de la Nueva Derecha (apellidada, significativamente, como «francesa») es, en sí misma, muy interesante. Más interesante aún que su crítica a la Nouvelle Droite es su utopía de un renacimiento europeo. Un renacimiento que implica un nuevo humanismo, una reactualización del que acaeció, luminosamente, en el siglo XV.

No soy tan utópico ni optimista como Robert con respecto a la posibilidad de que los intercambios oficiales al estilo del «Erasmus» vayan a crear una nueva generación de jóvenes verdaderamente europeístas, en el buen sentido, es decir, ciudadanos de una Europa imperial renacida y no bestias «cosmopolitas» adocenadas. La Generación «Erasmus» criada en el sentido oficialista y burocrático de Bruselas y la Agenda 2030 va a ser, en gran medida, carne de cañón. No creo que los viajes «Erasmus» estén sirviendo de mucho para el renacer imperial y humanista. Los jóvenes y no tan jóvenes viajan mucho más que antes, pero conocen el mundo mucho menos y no salen de su encierro virtual y cibernético.

La creación de élites europeas ajenas al chovinismo del Estado-nación, y ajenas a la anglosfera es una tarea que está por hacer, y una mera movilidad académica o laboral va a mejorar las cosas. La Europa renacida es tarea ardua, lenta labor que se forja por medio de transformaciones interiores, crecimientos de índole espiritual. Bienvenido sea, en todo caso, este texto de Steuckers, como todo lo suyo.

Robert Steuckers: Visión de Europa. Letras Inquietas (Marzo de 2023)