¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

Revuelta agrícola: ¿después de Alemania, Francia?


Sabine de Villeroché | 12/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

En Alemania, miles de tractores convergen cada día desde principios de semana en las principales ciudades del país, bloqueando los accesos por carretera y las puertas de las ciudades en un país ya paralizado por una huelga ferroviaria. Visto desde Francia, y según 20 Minutos, no se trata más que de un movimiento «abundantemente retransmitido en los círculos conspiracionistas y soberanistas» que genera una «avalancha de posts en los mismos» ya que, además, «la extrema derecha alemana se ha abalanzado sobre el tema».

¿Las razones del descontento contagioso?

Se trata de una forma ultraeficaz de descalificar automáticamente una protesta que empieza a extenderse… en Francia. Aunque las reivindicaciones inmediatas de los agricultores alemanes no son exactamente las mismas que en Francia (el gobierno alemán prevé suprimir la ventaja fiscal sobre el gasóleo), las raíces del malestar son las mismas aquí que allí. Nacido del abandono de una parte de la población que lucha por vivir de la tierra por parte de una oligarquía de responsables políticos cómodamente instalados en Bruselas. Dos mundos sin nada en medio.

Los límites de la libertad de expresión frente al cambio climático

Para hablar de ello, entrevistamos a Sylvie Brunel, geógrafa, profesora en la Sorbona y doctora en economía. No es ajena al ostracismo por el delito de conspiración. Por haberse atrevido, en junio de 2022, a señalar en un plató de televisión que las temperaturas abrasadoras que afectaban entonces a Francia son «algo cotidiano cuando se vive en Dakar», y por haber publicado un artículo transgresor en Le Monde («El cambio climático no es necesariamente una mala noticia»), Sylvie Brunel ha sido tachada definitivamente de «escéptica climática mediática» y, lógicamente, rechazada por los medios de comunicación. Su entrada en Wikipedia, que ha sido «okupada» por activistas climáticos, es una acusación en toda regla.

Esta «gran conocedora de África» sabe lo que hace: especialista en temas de desarrollo y hambruna, ha dirigido la asociación Action contre la FAIM y publicado varios libros con títulos evocadores como (entre otros) Pourquoi les paysans vont sauver le monde o Cessons de maltraiter ceux qui nous font vivre y prepara un nuevo libro que se publicará en febrero: Sa majesté le maïs. Explica las razones de esta profunda crisis de la agricultura: «Europa ha decidido ser más verde que el verde y, por tanto, aplicar normas ecológicas extremadamente exigentes sobre la neutralidad del carbono, la clasificación de las zonas de biodiversidad y la limitación del uso de productos de tratamiento y abonos. Son objetivos que Francia ha transpuesto de forma muy exigente y que repercuten en los agricultores de los distintos países, que no son ni decoradores de la naturaleza ni jardineros, sino gestores de explotaciones. Todas estas normas establecidas por personas que no saben nada del problema dificultan aún más su trabajo, ya que los controles se multiplican».

Decisiones tomadas en París o Bruselas sin tener en cuenta las especificidades de las explotaciones

De ahí la profunda discrepancia entre una intelectualidad que sólo sueña con microexplotaciones, canales de distribución cortos y productos de excelencia, y la realidad económica cotidiana a la que se enfrentan los agricultores atrapados en un vicio entre normas siempre cambiantes y franceses que se aprietan el cinturón e intentan alimentarse a precios razonables. Sylvie Brunel no se anda con rodeos: al no poder satisfacer los sueños de los intelectuales detrás de sus ordenadores, «nuestros agricultores son víctimas de un auténtico racismo de clase y son vistos como grandes paletos que contaminan».

Desde el punto de vista demográfico, la profesión ya corre el riesgo de desaparecer, pues la mitad de sus miembros tienen más de 55 años. «Por cada 20.000 personas que abandonan la profesión cada año, hay 13.000 nuevos entrantes. Los jóvenes que se instalan están a menudo moldeados por el discurso virtuoso de los micromodelos; empiezan en nichos como la pequeña horticultura pero, desgraciadamente, abandonan muy pronto cuando descubren lo arduo, los parásitos, etc.», añade la geógrafa.

Y sin embargo, nuestros agricultores están en el centro mismo de una cuestión política capital: alimentar a los franceses y al resto del mundo. Basta pensar en las consecuencias en términos de inmigración de un Magreb que nuestros agricultores ya no podrían abastecer.

Durante las últimas semanas, muchos de nosotros nos hemos quedado boquiabiertos ante los carteles levantados en nuestros pueblos: «On marche sur la tête» («Caminamos sobre la élite»). Una rebelión suave, comparada con la alemana. Sin duda, lo mejor está aún por llegar.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire</strong>