Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Robert Oppenheimer: el padre de la bomba atómica


Eric de Mascureau | 23/07/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Con su película Oppenheimer, estrenada el 19 de julio, el director Christopher Nolan vuelve a hacernos viajar en el tiempo. Tras su trabajo sobre la batalla de Dunkerque en 1940, el cineasta estadounidense aborda la historia de la bomba nuclear, el arma que cambió las tornas de la Segunda Guerra Mundial y el equilibrio de poder, hasta nuestros días. A través de la vida de su diseñador, Robert Oppenheimer, se nos cuenta sólo una parte de la larga historia de la carrera armamentística.

Hitler y la bomba

En cuanto Adolf Hitler subió al poder, muchos científicos de origen judío huyeron de la Alemania nazi, en particular hacia Estados Unidos. Los científicos y físicos que permanecieron en el Reich siguieron estudiando una nueva forma de energía hasta 1938, cuando se descubrió la fisión nuclear. Deseosos de convertir esta energía en un arma que les garantizara la victoria en la guerra que se avecinaba, los nazis aceleraron sus investigaciones. La anexión de la región de los Sudetes en virtud de los Acuerdos de Munich permitió a Hitler apoderarse de las principales minas de uranio de Europa, dándole los medios para hacer realidad sus sueños de dominación.

Al brillante Einstein y a otros les preocupaba que un día el fuego nuclear se extendiera en nombre del nazismo. En una carta alertaron de este riesgo al presidente estadounidense Franklin Roosevelt. Roosevelt, cuya nación estaba en guerra a finales de 1941, puso en marcha en secreto el Proyecto Manhattan, lanzando así a Estados Unidos a la carrera de la bomba nuclear. El director científico del Proyecto Manhattan no era otro que el físico Robert Oppenheimer.

Mientras tanto, en Europa, la investigación de Hitler no progresaba tan rápidamente como al Führer le hubiera gustado. Sus equipos científicos carecían de científicos competentes, muchos de los cuales habían huido del Reich. Sin embargo, aunque la energía nuclear aún no estaba dominada, las armas nazis se estaban perfeccionando. De las fábricas salieron los primeros misiles de crucero de la historia: el V1 y luego el V2. Estas máquinas de la muerte se lanzaban desde varias bases secretas a lo largo de la costa atlántica, cerca de Inglaterra. Una de ellas estaba en Francia, cerca de la ciudad de Saint-Omer, conocida como la cúpula de Helfaut.

Todavía hoy se pueden visitar las largas rampas de lanzamiento y las profundas galerías que se adentran en la tierra. El objetivo de estas instalaciones era ocultar y proteger las últimas armas de una Alemania en las últimas. La situación geográfica de estos emplazamientos permitía, sin arriesgar la vida de ningún piloto de la Luftwaffe, bombardear territorio inglés, cuyos cielos eran zona de exclusión aérea desde la victoria aliada en la Batalla de Inglaterra.

La bomba humana

Pero el dominio británico de los cielos no pudo impedir que las V1 y V2 alcanzaran sus objetivos. Los pilotos de la Royal Air Force tenían dificultades para interceptarlas debido a su velocidad y tamaño. A pesar de esta ventaja tecnológica, la derrota del Reich nazi era inevitable, y se produjo el 8 de mayo de 1945 sin que ningún incendio nuclear hubiera asolado Europa.

Al otro lado del globo, Estados Unidos aún tenía que enfrentarse al enemigo Japón, que también intentaba desarrollar sus armas. Aunque Japón no controla el poder del uranio, sus bombas siguen siendo peligrosas. Impulsado por el fanatismo, un exagerado sentido del sacrificio y una rotunda negativa a aceptar la derrota, el Imperio del Sol Naciente creó la bomba humana: los kamikazes. Estos pilotos atacaban deliberadamente naves y posiciones aliadas para destruirlas. Ante el riesgo de grandes pérdidas de vidas humanas, Estados Unidos optó por utilizar armas nucleares los días 6 y 9 de agosto de 1945 para poner fin definitivamente a la Segunda Guerra Mundial. Desgraciadamente, esta carrera por el arma más destructiva de todas, la bomba nuclear, se hizo a costa de miles de víctimas civiles.

Oppenheimer, hoy conocido como el padre de la bomba nuclear, tomó prestadas palabras de textos sagrados hindúes para declarar el día de las primeras pruebas en el desierto americano en 1945: «Me estoy convirtiendo en la muerte, la destructora de mundos». Había comprendido que había dotado al Hombre de un poder que tal vez no debía dominar, y que se convertiría en el acecho de los pueblos durante la Guerra Fría.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire