X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Reportajes

Acuerdos de libre comercio: la Unión Europea es el peor enemigo de nuestros agricultores


Julien Tellier | 05/02/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

La Unión Europea es un pulpo cuyos tentáculos están por todas partes. Desde absurdas normativas sobre el tamaño de las jaulas de los pollos hasta el desastre del mercado europeo de la energía, la Unión Europea lo gobierna casi todo. Aplicando una estricta legislación sobre competencia, la Unión Europea también se ha comprometido en numerosos tratados de libre comercio, contra los que luchan nuestros agricultores.

El más reciente es el tratado Unión Europea-Mercosur, que preocupa a Francia y, en particular, a nuestros agricultores. Además de las luchas a puñetazos contra los productos importados en los supermercados, los agricultores y ganaderos se oponen firmemente al acuerdo Unión Europea-Mercosur. Aunque Emmanuel Macron se ha opuesto públicamente a la firma de dicho tratado, el jefe de la oficina del Comisario de Comercio de la Unión Europea, entrevistado por Político, se mantiene firme: «No vamos a romper nuestros papeles de una vez e irnos a casa a tumbarnos en una tumbona». Desde luego que no. Por su parte, el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, ha prometido una «demostración de fuerza» para que el acuerdo Unión Europea-Mercosur «tal y como está hoy no se firme». Atrapado por la agitación del movimiento campesino, el Primer Ministro Gabriel Attal reafirmó el día X la oposición de Francia al Mercosur.

Unión Europea-Mercosur: ¿un acuerdo injusto?

En su informe sobre la evaluación de los acuerdos de libre comercio, fechado el 25 de octubre de 2023, el diputado de la Agrupación Nacional (antes Frente Nacional) Thomas Ménagé y la diputada de Renaissance Lysiane Métayer destacan el gran número de acuerdos comerciales en los que participa la Unión Europea. Habiendo firmado cuarenta y dos acuerdos de libre comercio con setenta y cuatro países socios, la Unión Europea es «con diferencia la potencia con el mayor número de acuerdos de libre comercio del mundo». Todo ello ha provocado que la Unión Europea tenga una balanza comercial negativa. En 2022, las exportaciones de bienes representaron algo más de 2,5 billones de euros, frente a los 3 billones de euros de las importaciones. Ante esta situación, los eurodiputados recomiendan «identificar y explotar mejor los intereses ofensivos de nuestras industrias exportadoras en el contexto de una balanza comercial en constante deterioro».

Además de esta multiplicidad de acuerdos, la Unión Europea impone a los productores de bienes comestibles una pesada carga reglamentaria que no respetan los extranjeros. Preocupada por este fenómeno de competencia desleal, el informe recuerda que la Unión Europea es muy estricta en materia sanitaria con los productores intracomunitarios, y que también debe «velar por que los socios cumplan las normas establecidas en los acuerdos de libre comercio y por que los productos importados obedezcan las reglas establecidas». De hecho, «la Unión Europea comercia generalmente, por no decir esencialmente, con socios que tienen normas sanitarias menos estrictas».

Otro acuerdo, otro escándalo

Además de Mercosur, hay otros acuerdos -en vigor- que suponen una amenaza para nuestros agricultores. En agosto de 2017, Delphine Batho, actual diputada del Partido Verde francés, expresó a Challenges su preocupación por la firma de un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Canadá (que el Parlamento francés votará en julio de 2019) y sus consecuencias para el sector de la carne de vacuno en Francia: «Nuestros ganaderos ya tienen enormes dificultades para vender sus productos al precio más digno». A pesar de estas preocupaciones, el acuerdo se firmó de un plumazo. Esta competencia es tanto más desleal cuanto que Canadá dispone de otra legislación que regula la ganadería. Como reveló Le Monde, la carne de vacuno canadiense se alimenta de harina de sangre, grasa o gelatina bovina, un canibalismo que la Unión Europea prohíbe a nuestros ganaderos.

Lejos de ser el único acuerdo que plantea problemas, el CETA representa la punta del iceberg. Menos mencionados, los acuerdos de libre comercio con Vietnam y Nueva Zelanda representan ambos un peligro. El primero permite la importación de harinas de insectos transformadas destinadas a los consumidores en sustitución de la harina de trigo en determinadas preparaciones alimenticias (compitiendo con nuestros productores de cereales). El segundo preocupa a los productores de leche franceses. Nueva Zelanda es el primer productor mundial de leche y uno de los principales exportadores de leche en polvo. Sometida por la Unión Europea a una cuota de 15.000 toneladas anuales, Nueva Zelanda no somete a sus productores lácteos a las mismas condiciones de producción que la Unión Europea. «Esto refuerza el compromiso de la Unión Europea con la región Indo-Pacífica, de importancia estratégica y económica», se defiende la Comisión Europea en su página web. Lejos de hacer fuertes a nuestros agricultores, la Unión Europea los está debilitando.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire