Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Atlantic Resolve: ejercicios militares de la OTAN y reacción de Rusia


Leonid Savin | 26/02/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El 24 de enero de 2024, la OTAN inició un ejercicio militar en Europa (Steadfast Defender 2024), que supuestamente será el mayor ejercicio de la OTAN en décadas. La información oficial publicada en el sitio web de la OTAN afirma que «los ejercicios asociados se prolongarán hasta el 31 de mayo de 2024. Será el primer ejercicio a gran escala de la OTAN en el que se pondrán en práctica nuevos planes de defensa. Demostrará que la OTAN puede llevar a cabo y mantener complejas operaciones multidominio durante varios meses, a lo largo de miles de kilómetros, desde el extremo norte hasta Europa Central y Oriental, y en cualquier condición».

La pregunta clave es: ¿contra quién se defenderá la OTAN? En los últimos años, la Alianza ha entrado en pánico y, utilizando la ingeniería social y la manipulación de los medios de comunicación, ha hecho creer a algunos ciudadanos de a pie que, en cuanto Rusia gane en Ucrania, iniciará sin duda una guerra contra otros países, concretamente los Estados bálticos, que antes formaban parte de la Unión Soviética, y Finlandia, en primer lugar.

Estas maniobras representan, por tanto, una operación defensiva conjunta en respuesta a un hipotético ataque ruso contra un miembro de la OTAN.

Durarán hasta cuatro meses y tendrán lugar en toda Europa, desde Noruega hasta Rumania, con la participación de 31 países miembros de la OTAN y Suecia, 50 buques de diversos tipos, 80 aviones, más de 1.100 vehículos blindados y unos 90.000 efectivos, entre ellos 20.000 británicos, 15.000 polacos, 10.000 alemanes y 5.000 holandeses. Estas cifras son aproximadas y, a juzgar por otras interacciones rutinarias de la OTAN y la operación Atlantic Resolve en curso, la escala real podría ser incluso mayor.

Rusia ya ha reaccionado al inicio de las maniobras. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, ha declarado que «el ejercicio Steadfast Defender 2024 de la OTAN tiene un carácter descaradamente provocador… Está deliberadamente dirigido a agravar la situación; aumenta el riesgo de incidentes militares y, en última instancia, puede tener consecuencias trágicas para Europa».

De hecho, el escenario del ejercicio no es defensivo sino ofensivo, lo que también constituye un acto de provocación. Se dice que la OTAN está ensayando la opción de tomar y mantener rápidamente un «cordón sanitario desde Vilna hasta Odessa», pero lo que es muy importante es que practicará ataques nucleares contra las regiones rusas de Leningrado, Arjánguelsk, Múrmansk, Smolensk y Pskov, mientras que los submarinos y barcos antisubmarinos que participan en el ejercicio simularán la destrucción de submarinos rusos en los mares de Barents y Báltico.

Curiosamente, con la adhesión de Suecia a la OTAN (Turquía acaba de ratificar la solicitud de Suecia), el mar Báltico se convierte de hecho en una masa de agua bajo control de la OTAN. La región se militarizará y la industria de defensa sueca se utilizará contra Rusia, y lo más probable es que se creen bases adicionales en la isla de Gotland, lo que aumentará la amenaza para la región de Kaliningrado y San Petersburgo. Además, el actual ejercicio de la OTAN incluirá la simulación de una toma de la región de Kaliningrado. De hecho, Estados Unidos ha intentado escenarios similares de conflicto militar en torno a la región de Kaliningrado y los resultados resultaron decepcionantes para la OTAN, ya que tuvo que aumentar significativamente su poder aéreo, insuficiente en el momento del análisis, para suprimir los sistemas de defensa antiaérea rusos. El ejercicio actual de la OTAN debe tener en cuenta los desarrollos y cambios anteriores desde el inicio de la operación militar especial.

Según los servicios de inteligencia rusos, Estados Unidos tendrá sus propios intereses en este ejercicio, incluyendo la simulación de ataques preventivos contra las bases permanentes de los silos de la fuerza nuclear estratégica de Rusia y un ataque contra infraestructuras dentro de Rusia y Bielorrusia. Para ello, las fuerzas de la OTAN tendrán que lidiar con la cuestión de la profundidad territorial, algo bastante difícil dado el vasto espacio de Rusia, mientras que los países europeos no disponen de tal profundidad física, lo que les hace vulnerables en caso de que Rusia tome represalias (muy probablemente utilizando armas nucleares).

Los expertos rusos hablan de una imitación de la Tercera Guerra Mundial, y el Departamento Militar cree que la OTAN se está preparando para una agresión armada contra Rusia. Esto requerirá inevitablemente una respuesta adecuada para contener al enemigo e infligir daños irreparables si la OTAN asume el riesgo de entrar en un conflicto militar de este tipo con Rusia. Aunque Moscú no ha indicado exactamente cómo responderá al ejercicio de tres meses de duración de la alianza occidental, está claro que pondrá a prueba de un modo u otro la preparación para el combate de su distrito militar occidental.

Por supuesto, la interacción entre Rusia y Bielorrusia constituye también una respuesta al desafío de la OTAN y, en este caso, el Estado de la Unión ha tomado la iniciativa incluso antes, pues Rusia ha estacionado sus armas nucleares en Bielorrusia y los países han creado centros conjuntos de entrenamiento de fuerzas aéreas y defensa antiaérea, además de las bases militares existentes. Los militares bielorrusos suelen llegar a Rusia para recibir adiestramiento basado en la experiencia adquirida en la operación militar especial en Ucrania. Es importante señalar que a principios de 2024, Bielorrusia adoptó una nueva doctrina militar que estipula que un ataque contra el aliado (es decir, Rusia) será tratado como un ataque contra la propia Bielorrusia. La interacción de las capacidades militares (y económicas) es crucial para la estrategia de contención de Occidente.

También es probable que Rusia envíe fuertes señales a Occidente realizando ejercicios cerca de las fronteras de la OTAN, ya que la demostración de poder militar, incluida la activación de silos de misiles nucleares estratégicos, debería convencer a los estrategas de la OTAN de que Rusia está preparada para repeler su ataque.

También es posible que se intensifiquen los grupos de hackers que actúan contra los países de la OTAN. Aunque los medios de comunicación occidentales intentan vincular los numerosos ciberataques contra el gobierno ruso, en realidad existe un gran número de grupos de hackers independientes (y no sólo dentro de Rusia) motivados por convicciones ideológicas. Es probable que pronto oigamos hablar de problemas causados por estos hackers en países de la OTAN.

Los países del Sur también pueden sacar conclusiones de los ejercicios de la OTAN y de la respuesta de Rusia, ya que esta confrontación geopolítica puede permitirles evaluar fácilmente las intenciones y objetivos de ambas partes. También debemos recordar el apoyo de los países de la OTAN a Israel, que sigue cometiendo un genocidio contra los palestinos. Al fin y al cabo, se trata de un serio marcador en el tablero geopolítico mundial, que incluye cuestiones que van mucho más allá de la política real de equilibrio de intereses. Sin embargo, las conclusiones estratégicas relativas a futuras acciones y nuevas oportunidades podrían ser mucho más interesantes. También merece la pena considerar las oportunidades que se avecinan, porque estratégicamente, el Báltico se está convirtiendo en un lugar más vulnerable para Rusia y, por tanto, merecerá la pena reorientarse hacia una dirección más fiable para construir asociaciones en las que Rusia pueda confiar.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies