¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

Elecciones en Pakistán: Londres aprieta el botón nuclear islámico


Leonid Savin | 01/02/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

El 8 de febrero se celebrarán elecciones parlamentarias en Pakistán, país oficialmente miembro del «club nuclear». Estas elecciones tendrán lugar en el contexto de una larga crisis política resultante de la destitución del primer ministro pakistaní, Imran Khan, y su detención por cargos dudosos en la primavera de 2023, mientras que el ex primer ministro Nawaz Sharif, ya condenado por corrupción, ha regresado de Londres y se ha hecho con el liderazgo del partido Liga Musulmana-N.

La letra «N» corresponde al nombre de Nawaz Sharif, ya que el partido se dividió en dos facciones en la década de 1990 y se utilizaron los nombres de sus líderes para distinguirlas. A juzgar por el hecho de que los militares permitieron a Sharif regresar al país y el tribunal le absolvió de los cargos que se le imputaban y le permitió presentarse a las elecciones, se llegó a un acuerdo sobre su futura carrera política.

Pero la Liga Musulmana-N ha perdido su antigua popularidad. Hay problemas dentro de la organización y críticas públicas a la promoción de Sharif de personas cercanas a él a puestos gubernamentales. No obstante, el establishment espera que Nawaz Sharif sea el próximo jefe de gobierno.

Quién es elegido y quién participa

Además de los miembros de la Asamblea Nacional y el Senado (el país tiene un parlamento bicameral), se elegirán representantes en las asambleas legislativas de las cuatro provincias que componen el Pakistán federal.

La Asamblea tiene 336 escaños, la mayoría de los cuales (266 diputados) representan a los súbditos de la Federación: Punjab (141 diputados), Sindh (61), Khyber Pakhtunkhwa (45), Baluchistán (16) y, por separado, la región de la capital, Islamabad (3). Otros diez escaños se reparten entre minorías religiosas (cristianos, hindúes, sijs, budistas y paganos) y 60 son cuotas para mujeres.

Punjab, considerada la provincia más importante por su gran población, ya es objeto de intrigas entre partidos, con el clan Sharif esperando al menos hacerse con la asamblea provincial. La intriga electoral no termina con el regreso de Nawaz Sharif.

Políticamente, Pakistán es una tumultuosa mezcla de neofeudalismo, estructuras de clanes, solidaridad étnica y diversas tendencias musulmanas (desde el islamismo radical al sufismo tradicional). Todos estos elementos confluyen en los partidos políticos de una manera particular. En las elecciones de 2018, entraron en la Asamblea representantes de 12 partidos y 13 independientes, de una lista de unos 40 partidos.

En Baluchistán, tradicionalmente está representado el Partido Popular del clan familiar Bhutto-Zardari. Punjab está dirigido por la familia Sharif y su Liga Musulmana-N (con sede en Lahore, capital cultural del país).

En Jyber Pajtunjwa, el Movimiento por la Justicia de Imran Khan se ha hecho popular recientemente (el factor étnico pastún desempeña aquí un papel importante), pero el Partido Nacional Awami también es activo. La organización radical Jamaat-i Islami (cuyas actividades están prohibidas en la Federación Rusa) también ocupa una posición fuerte, ya que muchos partidarios de las mismas ideas viven en Waziristán.

La Liga Musulmana K intenta ganar algunos escaños en Punjab. Hay una serie de partidos pequeños que pueden tener posiciones fuertes a nivel provincial, pero que están perdiendo terreno frente a los pesos pesados a nivel nacional.

Detrás de todo esto está el establishment, que decide a quién apoyar y a quién condenar al ostracismo. Los guardianes del Estado son tradicionalmente los militares. Occidente les presiona para que democraticen el sistema político. Los militares fingen hacer concesiones y aplicar reformas democráticas.

Persecución del ex-primer ministro y su partido

Dado que el detenido Movimiento por la Justicia del ex-primer ministro Imran Khan está siendo activamente puesto fuera de combate de diversas formas, desde detenciones a requerimientos judiciales, hay dos opciones para la situación general.

En el primer escenario, algunos políticos del equipo de Khan tendrán acceso al proceso electoral para desahogarse y mostrar cierta apariencia de resultados objetivos. Todo dependerá entonces de la aceptación de tal compromiso por parte de los representantes del movimiento.

La segunda opción es reducir al máximo el alcance de su participación para marginar a los partidarios de Khan en todo el país. En este caso, existe el riesgo de desobediencia social y disturbios, si no en la propia Islamabad, sí en otros lugares, sobre todo en Peshawar.

El electorado básico del Movimiento por la Justicia es la juventud activa, prácticamente excluida de los ascensores sociales y crítica con el establishment y la posible reelección de Nawaz Sharif. Dado que Imran Khan es conocido por su implacable lucha contra la corrupción, la represión de su partido se ve como una vuelta a la dictadura militar con una fachada de viejos clanes ya conocidos por numerosos escándalos.

Anteriormente, un tribunal prohibió el uso del símbolo del Movimiento por la Justicia, en forma de murciélago. Por este motivo, los candidatos del movimiento pidieron presentarse como independientes con sus propios símbolos.En estas circunstancias, la dirección del partido intenta obtener de sus miembros la disciplina y la coordinación necesarias, mientras que el establishment apuesta por la atomización del partido y el seguimiento de cada ex candidato para desacreditar y destruir definitivamente el «Movimiento» de Khan.

Desde su prisión, Imran Khan promete a sus oponentes del establishment y del partido una «buena sacudida» el día de los comicios. En general, considera que lo que le ha ocurrido a él y a su partido no es más que un «plan de Londres». Considera que todas las actuaciones de la Comisión Electoral de Pakistán, la policía y la Agencia Federal de Investigación desde su detención forman parte de una conspiración contra él y su partido. «Secuestran y torturan a la gente y, si no acceden, acaban en cuidados intensivos», declaró recientemente. Imran Khan había acusado anteriormente a Estados Unidos de estar detrás de su destitución, ya que había recibido amenazas a través del embajador de Pakistán en ese país. Hay que recordar que Imran Khan se encontraba de visita oficial en Moscú el día en que comenzó la operación especial en Ucrania, el 24 de febrero de 2022. No canceló las reuniones ni condenó las acciones de Rusia, ni siquiera a su regreso a Pakistán, aunque los embajadores occidentales le exigieron que lo hiciera. Bushra Bibi, la esposa de Imran Khan, también está en desgracia y su ex marido la ha llevado a los tribunales por violar supuestamente las normas de la sharia relativas al periodo antes de volver a casarse. Además, incluso el ex ministro del Interior, Sheikh Rashid, fue detenido el 16 de enero en relación con los pogromos que estallaron en protesta por la detención de Imran Khan.

Factores externos

La campaña electoral no pudo evitar verse afectada por el ataque con misiles iraníes contra el supuesto cuartel general de los terroristas en Baluchistán, el 17 de enero. Dos niños murieron y varios otros resultaron heridos, según la parte pakistaní. Islamabad retiró a su embajador de Irán y respondió con la misma moneda.

La sutileza, sin embargo, es que los separatistas baluchis suponen una amenaza tanto para Pakistán como para Irán, donde figuran en la lista de organizaciones terroristas. Se sabe que cuentan con el apoyo de Occidente y que el movimiento Jandallah ha sido supervisado por la CIA. Este podría ser un ejemplo perfecto de fuerzas exteriores que provocan un conflicto entre dos países. Pakistán también se enfrenta a otros problemas.

El primero es la actividad de los talibanes pakistaníes (organización cuyas actividades están prohibidas en Rusia), que son una «rama» del movimiento afgano. Pakistán intenta presionar a los talibanes afganos (organización prohibida en Rusia) para que tomen medidas significativas contra su rama pakistaní. El pasado octubre, Pakistán decidió deportar a todos los afganos que no tuvieran papeles en regla. Hay dos millones de ellos en el país, y varios cientos de miles ya se han marchado.

Pakistán también tiene graves problemas con la inflación y la deuda externa. El Fondo Monetario Internacional ha concedido un nuevo préstamo para pagar la deuda, pero ha exigido una reducción de las ayudas sociales y reformas estructurales. Esto ha provocado una subida de los precios del gas y la electricidad. La población se empobreció considerablemente en 2023, lo que contribuyó a las tensiones sociales. Cabe señalar que Pakistán figura en la lista de países amigos de Rusia.

Aunque en los últimos años no se ha observado una especial intensificación de las relaciones económicas, políticas y científico-culturales. La principal presencia rusa en Pakistán se centra en la industria del gas y la metalurgia (una fábrica en Karachi, construida en la época soviética).

Los grandes proyectos de infraestructuras y tecnologías de la información están supervisados desde hace tiempo por China, que es el principal patrocinador financiero del país.

El Corredor Económico China-Pakistán, con el puerto de aguas profundas de Gwadar, es un proyecto clave de la iniciativa china Belt and Road. China también proporciona ayuda a través de diversos préstamos y productos. Y para Pakistán, esta cooperación también es importante por la necesidad de contener a India, con la que mantiene una disputa territorial por Cachemira. Además, si Nawaz Sharif se convierte en Primer Ministro, es poco probable que las relaciones con Rusia se resientan.

Estuvo en Rusia para la cumbre de la OCS y los BRICS en Ufa en 2015, cuando Pakistán fue admitido en la OCS. Además, llegue quien llegue al poder, China también mantendrá su posición. Es probable que los intereses de los principales socios de Pakistán, Turquía y Arabia Saudí, tampoco se resientan.Pero cabe preguntarse si las relaciones con Occidente seguirán enfriándose, como ocurrió bajo la presidencia de Imran Khan. Nawaz Sharif es conocido por sus vínculos con los británicos, y es poco probable que Londres desaproveche la oportunidad de ejercer su influencia a través de su hombre.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies