Carl Schmitt y la noción de Grossraum – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Carl Schmitt y la noción de Grossraum


Robert Steuckers | 18/11/2021

El estudio de la obra de Carl Schmitt obliga al politólogo a distinguir las distintas fases de esta obra. Sobre todo, a situarla en su contexto, el de la transición del Reich de Bismarck (un Obrigkeitsstaat, Estado de Autoridad) al de la República de Weimar (un modelo occidental), tras la derrota alemana de 1918; luego la transición de esta República de Weimar al Tercer Reich, y, finalmente, entre este Tercer Reich y la República Federal de 1949.

Este contexto es extremadamente complejo y volátil y exige al investigador un conocimiento profundo de la historia política e institucional alemana, especialmente cuando se trata de explicar una noción cardinal en la obra de Carl Schmitt, la noción de decisión. El Obrigkeitsstaat bismarckiano y wilhelminiano mantuvo áreas esenciales de la política libres de los debates contradictorios del parlamentarismo, como la gestión de los asuntos militares y la diplomacia. Este acuerdo permitía tomar decisiones rápidas y, en diplomacia, mantener el secreto. Los debates parlamentarios de la República de Weimar hacían que todo fuera público y eliminaban la necesidad del secreto en las relaciones internacionales; todo se discutía en el Areópago de Weimar: la gestión de las fuerzas armadas, que habían quedado reducidas a su forma más simple como resultado de las cláusulas del Tratado de Versalles, los acuerdos establecidos por el Reichswehr con la joven Rusia soviética, donde los embriones de un futuro ejército alemán reconstituido se entrenaban en la región de Kazán de la Unión Soviética, etc. Esta «apertura democrática» de la República de Weimar significaba que todo debía ser discutido y que el proceso de toma de decisiones se ralentizaba.

La primera fase importante de la obra de Carl Schmitt trata de la necesidad de mostrar la incapacidad de un sistema entregado a la discusión y a los debates estériles y la necesidad de tomar decisiones rápidas y eficaces para el bien común del Estado y del pueblo. Esta visión de la política basada en la toma de decisiones sigue siendo pertinente hoy en día para criticar la lentitud de las democracias parlamentarias occidentales. En China, el poder de Xi Jinping es en este sentido «schmittiano» a pesar de su manto marxista-maoísta, lo que explica el actual encaprichamiento de los pensadores chinos con la obra de Carl Schmitt.

En la agitación de los dos últimos años de la República de Weimar, cuando los nacionalsocialistas no dejaban de ganar votos en las elecciones que se sucedían a un ritmo incapacitante para el conjunto del país, Carl Schmitt se «mojaría» de diversas maneras, y de forma contradictoria, primero apoyando a los cancilleres deseosos de excluir del poder a los extremos comunistas y nacionalsocialistas, luego apoyando la toma del poder por parte de estos últimos y, sobre todo, apoyando la decisión de Hitler de eliminar a los cuadros de las SA durante la «Noche de los cuchillos largos» en junio de 1934. Este apoyo al nuevo gobierno nacionalsocialista no impidió su destitución en 1936. Schmitt ya no se ocupaba tanto de la política interior alemana, sino que dirigía su atención a un concepto muy importante, el del «gran espacio» o Grossraum.

Para Schmitt, que se había proclamado «católico» (renano), a pesar de su excomunión tras su divorcio, el verdadero catolicismo es más romano, heredero del Imperio Romano y del Santo Imperio de la Nación Alemana, que evangélico.  El Imperio Romano es un territorio, un ager romanus civilizatorio cuya extensión debe ser organizada y cuyas fronteras deben ser fijadas. Para Schmitt, el nuevo Imperio Romano-Alemán de los años 30 es una Alemania resucitada, liberada del lastre de debate de Weimar, una Alemania que, por su centralidad geográfica, debe atraer hacia sí a sus periferias para eliminar los conflictos innecesarios que socavan la cohesión de la civilización europea en su conjunto.

Schmitt es, pues, un teórico de la unificación europea en el sentido de que la noción medieval, católica y universal de Imperio, Sacro Imperio Romano Germánico o Reich debe dar paso a la noción pragmática de un «Gran Espacio», de Grossraum. De este modo, Schmitt anticipa una noción muy actual, popularizada también por un autor como Samuel Huntington cuando, en 1993, evocó el choque de civilizaciones. Los Grossräume son, en efecto, «espacios de civilización» en los que las afinidades entre los componentes provienen de un sentimiento fuerte o difuso de compartir una herencia común.

Cuando Huntington hablaba de civilizaciones occidental, ortodoxa, islámica y confuciana, implicaba obviamente que la ideología occidental (liberal en el sentido anglosajón del término) estructuraba el espacio sometido a la hegemonía estadounidense, que la mezcla de ortodoxia y poscomunismo estructuraba el espacio ruso, que la religión islámica estructuraba un mundo musulmán que se extendía desde Marruecos hasta Indonesia, y que el espacio civilizatorio confuciano era el centrado en China. Para Huntington, por tanto, los espacios civilizacionales tenían un hegemón claramente perceptible, Estados Unidos, China y Rusia, no estando el mundo musulmán centrado en una potencia hegemónica, lo que permite a las potencias del interior del área civilizacional musulmana intentar reivindicar ese hegemonismo orientador: la Turquía de Erdogan lo intenta hoy; también Irán, pero sólo en el ámbito chií, que no abarca todo el espacio islamizado.

En la Rusia actual, Aleksandr Dugin resume perfectamente la noción schmittiana de «Grossraum«. En los capítulos que le dedica en uno de sus volúmenes sobre la «Cuarta Teoría Política», escribe, parafraseando a Schmitt: «el orden del Grossraum (del «gran espacio») en el derecho internacional tendrá como corolario una prohibición de intervención para las potencias extranjeras en este mismo espacio«. En efecto, si el derecho internacional ha conservado la idea de Grossraum y la ha generalizado en el derecho internacional y en la diplomacia, o si el derecho internacional santificará un día la división del mundo en zonas civilizatorias homogéneas y coherentes, tendrá como corolario explícito la idea de la prohibición de toda intervención de las potencias exteriores; la práctica de la injerencia en los asuntos internos de una zona civilizatoria y geopolítica estaría prohibida. En efecto, la idea de Schmitt de un espacio de grandes dimensiones y coherencia civilizatoria se basa en el estudio de la diplomacia europea y norteamericana desde principios del siglo XIX y, en particular, en la aparición de la Doctrina Monroe en el hemisferio occidental (americano). En 1823, el Presidente de los Estados Unidos proclamó que las Américas debían pertenecer únicamente al pueblo americano y que las potencias exteriores, euroasiáticas o del Viejo Mundo, no debían seguir interviniendo ni manteniendo en fideicomiso zonas coloniales o estratégicas y pueblos indígenas o criollos colonizados. Esta proclamación fue una reivindicación criolla contra la España tradicional, que hasta entonces había tenido todo el continente desde el Río Grande hasta la Tierra de Fuego, pero también contra Rusia (que aún tenía Alaska y el norte de California hasta Fort Ross) y Gran Bretaña (la última guerra anglo-estadounidense había tenido lugar sólo nueve años antes de la proclamación de la Doctrina Monroe), en menor medida contra Francia, que sólo tenía unas pequeñas islas en el Caribe, y contra Dinamarca, que tenía las Islas Vírgenes.

En los años 30 y 40, la idea schmittiana del Grossraum buscaba, por tanto, in tempore suspecto, la solución que, a sus ojos de católico alemán y ex súbdito prusiano, hubiera sido la más equilibrada para un nuevo orden mundial. La idea europea centrada en Alemania de Schmitt también se reflejó en el discurso geopolítico de su época, especialmente en la escuela que dirigía amablemente el general Karl Haushofer, en la que también se encontraba el geopolitólogo Gustav Fochler-Hauke (1906-1996), cuyas actividades continuaron después de 1945 en Alemania. El concepto Fochler-Hauke fue, entre otras cosas, el iniciador del Almanaque Fischer anual, que sirve de obra de referencia para los ministerios de la República Federal.

Estos geopolitólogos, junto con Carl Schmitt, deseaban el surgimiento de una Europa autosuficiente (especialmente en materia de alimentación), libre de las influencias nocivas de las potencias marítimas anglosajonas. Haushofer y su equipo querían, como el Estado Mayor en la época de la República de Weimar, un acuerdo con la Unión Soviética. Schmitt veía el espacio territorial soviético como algo ajeno a Europa. Para Schmitt, la unidad europea en torno a Alemania (al menos si salía victoriosa de la Segunda Guerra Mundial) se lograría, según esperaba, con el bloque africano de colonias europeas. El destino de las armas se decantaría a favor de los soviéticos y los anglosajones. Haushofer se suicidó en 1946. Schmitt fue condenado al ostracismo por el mundo académico oficial durante mucho tiempo, a la vez que ejercía una influencia personal en los responsables o pensadores bien anclados en el nuevo sistema de posguerra.

La pérdida de las colonias europeas a partir de 1957 (año de la independencia de Ghana) supuso la muerte de la idea de Eurafrica, que había sido teorizada en Alemania en 1951, es decir, in tempore non suspecto, de forma especialmente didáctica por el político y analista Anton Zischka (1904-1997), partidario de la unificación europea (y euroafricana) mediante una tecnocracia pacífica. Este europeísmo voluntarista se basaba en la movilización de los activos científicos y técnicos de las élites no ideologizadas de Europa y en el valor del «trabajo» frente a la especulación financiera. Esta voluntad europeísta no excluyó, en plena Guerra Fría, en el momento en que la Guerra de Corea hacía estragos y se fundaba la CECA (la Comunidad Europea del Carbón y del Acero), unas relaciones fructíferas con Asia, como lo demuestra su libro de 1950 sobre Asia. Zischka tuvo una extraordinaria fortuna a pesar de sus evidentes compromisos in tempore suspecto: hasta el final de su vida fue publicado y leído, incluso en las columnas del Spiegel de Hamburgo.

La cuádruple lectura de Schmitt, Haushofer, Fochler-Hauke y Zischka nos lleva a postular una Europa unida pero desvinculada del hegemonismo anglosajón (más concretamente estadounidense), una Europa libre para entablar relaciones fructíferas con cualquier país africano o asiático. Esta postura geopolítica es más o menos equivalente a la visión euroasiática y eurasista de Alexander Dugin, que sustituye el hegemón fracasado de la Alemania nacionalsocialista por una Rusia desovietizada que no se siente culpable de su pasado soviético, una Rusia que también es considerada como el «Heartland» por la geopolítica anglosajona de Mackinder y Spykman. Rusia serviría entonces de «puente» entre los tres bordes más densos de la masa terrestre euroasiática, es decir, un puente entre Europa y China, entre Europa y la India. Esta idea de hacer de Moscovia (como se llamaba entonces) un «puente» entre Europa y el Catay (China) ya estaba presente en la mente del pensador Leibniz a finales del siglo XVII y del XVIII.

La visión tecnocrática de Zischka es puesta en práctica por la China de Xi Jinping, que propone rutas de comunicación por tierra entre todas las partes de Eurasia. Entonces, esta misma China de Xi Jinping redescubre, con devoción, la obra de Carl Schmitt y la añade a su doble corpus doctrinal: el de la China tradicional (con pensadores como Sun Tzu, Confucio y Han Fei) y el de una China antes maoísta (pero donde el pensamiento de Carl von Clausewitz estaba muy presente).

Nuestra posición fáctica, física y geográfica, no una posición personal/subjetiva, sino una posición específica como ciudadanos de las 17 provincias de los Grandes Países Bajos y de nuestro pasado hanseático, exige la libertad de explotar las nuevas vías de comunicación que se generan por la dinámica euroasiática (alemana, rusa y china), o de beneficiarse a medio plazo de las redes ferroviarias sugeridas por los chinos, aspirar a la autosuficiencia energética con Rusia, que suministra gas desde la zona ártica, donde hay yacimientos al oeste de Nueva Zembla [archipiélago al norte de Rusia, en el Ártico], apostar por el gasoducto del Báltico (Nord Stream 2) en nombre de nuestro pasado hanseático depositar nuestras esperanzas en la apertura de la Ruta del Ártico para el tráfico marítimo, ya que esta Ruta del Ártico acortará considerablemente el transporte de mercancías desde nuestros principales puertos de Europa Occidental (Amberes, Rotterdam, Hamburgo), permitiendo el acceso al interior de Europa a través del Rin y el Elba.

Robert Steuckers: Daniel Cologne y los inconformistas de los años 70. Letras Inquietas (Octubre de 2021)

Imagen: Autor anónimo: Carl Schmitt

 

Robert Steuckers
Robert Steuckers es un ensayista y activista político belga. Está considerado como el teórico de la Revolución conservadora en la Nueva Derecha. Tras abandonar esta escuela de pensamiento en 1993, fundó Synergies européennes para defender un nacionalismo anticapitalista paneuropeo.




 

 

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies