Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos / Reportajes

¿Cuál es la situación actual del conflicto en Ucrania?


Andrea Zhok | 09/12/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

En febrero de este año, en las semanas previas a la entrada de las tropas rusas en el Donbass, hubo debates en periódicos y tertulias sobre las posibles perspectivas.

A los que pedían que Ucrania renunciara a toda pertenencia a la OTAN, aceptara un estatus neutral y concediera cierto grado de autonomía administrativa a las provincias rusoparlantes (de conformidad con los acuerdos de Minsk II), aún dentro del marco del Estado ucraniano, como medidas razonables, e incluso prácticos, los expertos del régimen replicaron airadamente que se trataba de una perspectiva inaceptable, que estaba en juego la soberanía ucraniana y que un Estado debería tener derecho a elegir sus alianzas militares (la autonomía administrativa de Tirol del Sur está motivada por la presencia de un 69% de población germanoparlante, en las regiones de Donetsk y Lugansk, la población rusoparlante antes de la guerra superaba el 90%).

E incluso después de la invasión, algunos recomendaron celebrar conversaciones de paz lo antes posible en lugar de enviar armas, ya que esto habría prolongado el conflicto indefinidamente, y esto lo habrían pagado muy caro los ucranianos en primer lugar y Europa en su conjunto en segundo lugar.

A esto, los mismos expertos de la pasada primavera respondieron con contundencia que era una cuestión de soberanía, que había un agresor y un agredido, que no era el momento de negociar, que Europa saldría de esta más fuerte que antes (tengo un claro recuerdo de un conocido periodista y un ex-embajador en un estudio de televisión que defendieron estas tesis con vehemencia en respuesta a mis comentarios).

Ahora, nueve meses después, Ucrania empieza a parecer un montón de ruinas congeladas y ya han llegado a la Unión Europea 6 millones de refugiados ucranianos (la mayor crisis de refugiados en Europa desde 1945) y al menos otros tantos se preparan para llegar.

Solo en el año en curso, el coste estimado para el sector hostelero europeo asciende a 43.000 millones de euros. El número de muertos en el frente se cuenta por cientos de miles.

El colosal suministro de armas de la OTAN (tres veces el presupuesto anual de Rusia) ha ido a parar en gran parte al mercado negro, donde misiles tierra-aire, morteros, ametralladoras pesadas, etc. se pueden adquirir ahora a precios de ganga (el crimen organizado se beneficiará de ello durante décadas).

En cuanto a la «soberanía» ucraniana que había que defender a toda costa, hasta los más mareantes saben ahora que fue un cuento de hadas hace tiempo: el apoyo y respaldo estadounidense al golpe del Maidan es bien conocido, como lo son las diatribas del viejo presidente Biden contra los jueces ucranianos que investigan los asuntos ucranianos de su hijo Hunter.

En cuanto a la idea de que la Ucrania «soberana» no representaba ninguna amenaza y que no había ninguna posibilidad real de que pasara a formar parte de la OTAN, desde entonces se ha sabido discretamente que desde el día siguiente a la firma de los acuerdos de Minsk II (2015), la OTAN estaba entrenando al ejército ucraniano, y que la firma de los acuerdos no era más que una estratagema para ganar tiempo y permitir a Ucrania reforzarse militarmente (testimonio directo del ex-presidente Poroshenko, así como de varios funcionarios estadounidenses).

Siempre en aras de proteger la soberanía ucraniana, Rusia ha estabilizado entretanto gran parte del territorio conquistado, Mariupol ha sido incluso parcialmente reconstruida, se han celebrado referendos de anexión y la perspectiva de que estos territorios vuelvan a manos ucranianas es considerada irrisoria incluso por los dirigentes estadounidenses.

El conflicto se ha caracterizado ahora explícitamente como un conflicto entre la OTAN y Rusia, aunque nadie quiere que esto se reconozca oficialmente, ya que podría provocar una explosión mundial. Los «voluntarios» extranjeros luchan cada vez más en territorio ucraniano, con instructores de la OTAN, armas de la OTAN y fondos de la OTAN. El ejército regular ucraniano hace tiempo que perdió a sus tropas más «preparadas para el combate» y ahora no es más que una reserva de carne de cañón para las sangrientas salidas periódicas.

Mientras tanto, Europa está sumida en la estanflación y la planificación de nuevas fábricas por parte del sector industrial ya se está llevando a cabo fuera de sus fronteras.

De hecho, la política de reducir drásticamente el comercio con Rusia ha creado una crisis terminal en el suministro de energía y materias primas, ya que todos los principales actores no subordinados directamente a Estados Unidos disfrutan por primera vez de la oportunidad de hacer valer su poder de negociación como proveedores de materias primas, un poder de negociación que ha aumentado enormemente con el casi bloqueo de los suministros procedentes de Rusia y Ucrania. Sin energía ni materias primas, Europa se convertirá pronto en un museo moribundo.

Como predijeron muchos desde febrero, el camino emprendido hace nueve meses está conduciendo exactamente a donde debería haber conducido.

No hemos «salvado a los ucranianos», sino que hemos alimentado y prolongado un proceso que está destruyendo el país y matando a decenas de miles de ellos.

No hemos «salvado la soberanía ucraniana», tanto porque ya era casi inexistente (y ahora se reduce a las pantomimas de unos cuantos títeres y actores), como porque el Estado ucraniano se ha disuelto, una cuarta parte de su población ha emigrado, y las pérdidas territoriales serán casi con toda seguridad permanentes.

Por otra parte, hemos vaciado lo poco que quedaba de Europa, que está perdiendo muy rápidamente su único «activo» competitivo real, a saber, su capacidad de transformación industrial (en ausencia de fuentes de energía abundantes y baratas, esta dirección calamitosa no tiene remedio).

Pero quizás algunos puedan esperar que, después de todo, a un colapso suele seguir una palingenesia, y que quizás éste sea el momento adecuado, ¿no?

Es que la verdadera lápida sobre cualquier esperanza de renacimiento es la detección del tapón estructural que bloquea cualquier posibilidad de toma de conciencia y renovación: todo el circo mediático de «expertos» y «acreditados», toda la pandilla de fracasados exitosos del sistema, los traficantes de poder que crean y moldean la famosa «opinión pública» están ahí, firmemente en la silla de montar, y continuarán indefinidamente su acción de intoxicación, manipulación y engaño.

Nota: Por cortesía de Euro-Synergies