Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Diez años con y sin Costanzo Preve


Salvatore Bravo | 15/11/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Costanzo Preve nos dejó hace diez años. Todo ser humano es eterno en las palabras y en los gestos, en los que sigue estando ahí como en un florecimiento silencioso. En el caso de los filósofos no hay herederos directos, que por tanto están necesariamente obligados a heredar su legado teórico y ético, porque los herederos de los filósofos lo son por libre albedrío y por razones de afinidad electiva que trascienden cualquier esclerotización jurídica y temporal. La filosofía es, por tanto, un gesto de libertad que se convierte en un estilo de vida. La biografía coincide progresivamente con las ideas, el filósofo practica la obra del espíritu que le permite transformar su carne, sus palabras y sus relaciones. La filosofía es, pues, ese trabajo lento y laborioso que conoce avances y retrocesos. Para aprender la difícil tarea de adquirir «un estilo de pensamiento» necesitamos un modelo. Tú eliges el modelo en el que inspirarte para superarlo. En este proceso, la filosofía ya se caracteriza por su estructura libertaria, relacional y dialéctica.

En un momento histórico en el que el conformismo y la homologación son la normalidad asfixiante que da ritmo y cadencia a los días y a las palabras, Costanzo Preve se atrevió a desviarse del conformismo de la corrección política.

La gran cantidad de textos y artículos que escribió no lo convierten en un filósofo sistemático: las sorprendentes cifras de su producción probablemente no fueron sólo una forma de creatividad incontenible sino también de resistencia. La lucha contra la dominación tiene en palabras el campo de batalla más arduo. La vasta y profunda producción filosófica del filósofo fue una lucha por el significado de las palabras . Para oponerse al orden del discurso, el filósofo sólo tiene un arma, la palabra, con la que marca la frontera entre el bien y el mal, entre la verdad y la mentira con la fuerza dialéctica del concepto y, sobre todo, desenmascara la «mentira conocida» con la fuerza dialéctica del concepto. sus creadores fonéticos. La palabra suave y pensada con su vacilación reflexiva configura una perspectiva diferente frente a la homologación y el velo de Maya de la dominación que con sus palabras debe ocultar las contradicciones y hacerlas invisibles a la mirada de los dominados. La filosofía es praxis política, es una ósmosis fructífera entre el nivel teórico y la praxis.

La producción hipertrófica del filósofo Costanzo Preve es un indicio de una tensión dirigida a quienes experimentan el malestar de la homologación, es el intento de abrir los cerrojos de la corrección política para mostrar la verdad y conciliar pensamiento e historia. Toda la existencia de Costanzo Preve ha estado atravesada por esta urgencia ética. La emancipación de la crematística sólo es posible participando en la liberación de hombres y mujeres convertidos en simples «alientos vitales» por el modo de producción capitalista y por todas las estructuras de dominación, independientemente de su color e ideología. La obra del espíritu es subjetiva, pero toda subjetividad encuentra su logos en la relación comunitaria. Costanzo Preve sintió y pensó fuertemente sobre la responsabilidad ética de la relación filosófica. El orden actual del discurso, con medios e instrumentos terriblemente más avanzados y refinados que en el pasado, siempre ha tratado de silenciar y silenciar a los disidentes del concepto. Costanzo Preve no se dejó silenciar, optó por la marginalidad respecto del mundo académico para practicar la filosofía en su estructura más verdadera y auténtica.

Metáforas del disenso

Dos imágenes utilizadas por él pueden servir para representar la práctica del logos filosófico: hay que subirse al burro y emplear la filosofía como salvavidas.

Para crear conceptos es necesario volverse autónomos sin despedirnos de los grandes que nos formaron con la paideútica del concepto. Lo «nuevo» llega con el paso firme y suave de un burro. El burro es un cuadrúpedo notoriamente resistente y gentil. La filosofía no es sólo un concepto, es carácter, es un estilo de vida que va tomando forma, a veces paulatinamente, a veces en poco tiempo, ya que las conciencias escapan a las predicciones y son insondables e impredecibles. La otra imagen que utilizó Costanzo Preve para representar simbólicamente el significado de viajar en burro es «el salvavidas». La filosofía es un «salvavidas», utiliza la palabra logos para indicar los peligros sociales y políticos a los que está sometida la comunidad, pero no se limita a la denuncia crítica, es una respuesta a las contradicciones y preguntas que inquietan a la comunidad: «De hecho, la función de la filosofía se puede comparar con esos engranajes salvavidas que señalan la emisión de gases de un sistema de calefacción defectuoso y cuyo conocimiento puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte».

La filosofía sólo puede salvar vidas si es radical. La radicalidad de la filosofía reside enteramente en la honestidad intelectual que se convierte en misión civil. El filósofo es reacio al compromiso: debe pronunciar la verdad histórica y preparar el éxodo. No es una operación solitaria ni oráculo. La verdad es tensión dialéctica, se argumenta lógicamente en las relaciones comunitarias. Escribir un texto para un filósofo ya es koinè, ya que los textos deben ser repensados y resemantizados por los lectores. El texto filosófico es un diálogo entre autor y lector, no es una transmisión de contenidos sino una práctica veraz. La crítica radical al capitalismo en Costanzo Preve siempre estuvo tematizada a través del paradigma de la naturaleza humana ética, racional y social. La radicalidad no se limita a una crítica impetuosa, sino que se sustenta en un contenido ideal y planificador, es decir, indica la condición ideal del ser humano a realizar no en una época mítica, sino en la historia de los hombres y mujeres. La libertad en filosofía es una koinè, ya que significa convertirse en comunidad.

La colaboración de Preve con Petite Plaisance no estuvo motivada sólo por razones editoriales, sino que fue la adhesión a un proyecto comunitario de elaboración, resistencia y praxis; no temía la «contaminación» con editoriales situadas en lados políticos opuestos al suyo, como una identidad con líneas claras y sin ambigüedades no teme las comparaciones. Los malentendidos que siguieron fueron fundamentales y a menudo se utilizaron para connotar su camino filosófico en términos de rojipardo. Cualquiera que lea sus escritos puede darse cuenta de que las acusaciones fueron y son parte de un clima cultural decadente y fuertemente ideológico en un sentido crematístico.

Costanzo Preve, por tanto, en el invierno del espíritu que atravesamos y que cada vez es más oscuro, es un pensador que puede inspirar procesos de liberación. Es un filósofo que invita a un éxodo en su burro, a medida que avanza el desierto helado.

Carmine Fiorillo, su amigo primero y luego editor, repite que el tiempo es un caballero, repara las injusticias del presente, porque la verdad no puede hundirse, resurge en las estructuras visibles de la historia. Estamos seguros de que el tiempo hará justicia a Costanzo Preve. Esta no es una esperanza vana o sentimental, sino una esperanza racional. Leer las obras y artículos de Costanzo Preve es mirar a la Gorgona de nuestro tiempo. La valentía de no haber desviado nuestra mirada de la verdad histórica y de haber reconstruido la genealogía del «mal» en el que estamos arrojados, sólo puede conducir a una valorización de su obra filosófica. Pensar con Costanzo Preve es reflejarnos en nuestro tiempo, en el que la praxis sólo es posible después de haber pensado racionalmente la tragedia ética actual. Nos toca a nosotros retomar su camino sin idolatría y subirnos a nuestro burro. En la introducción de su último trabajo encontramos a Costanzo Preve y su Bestimmung (pasión duradera) inalterados, a pesar del sufrimiento de los últimos años: «Después de la publicación de esta obra, llena de defectos y caracterizada por un título inútil y engañoso, fui considerado en pequeños grupos de entusiastas de la ontología como una especie de Lucano anómalo e irregular (de hecho, las ortodoxias siempre son, por naturaleza, suspicaces ante cualquier cosa) desviación (de hecho se parecen a los átomos de Demócrito y no a los de Epicuro). Y durante las siguientes dos décadas decidí bajarme del noble caballo de Hegel, Marx o Lukàcs, comprarme un burro barato y montarlo con total independencia. Del paseo de este burro lo atestiguan las obras que publiqué en varios idiomas europeos entre 1984 y 2012».

Su (nuestra) pasión duradera

En el décimo aniversario de su muerte, recordamos también su «pasión duradera», y ya en esto Costanzo Preve demuestra y muestra su transgresión ética frente a la sociedad líquida que está a punto de evaporarse en la nada crematística de los belicistas. Para triunfar, el sistema capitalista debe doblegar el espíritu filosófico y, por tanto, a los filósofos que examinan la calidad del sistema. El espíritu del logos se neutraliza con la omnipresente cultura de lo abstracto, que produce «la idiotez del especialismo». La incapacidad de captar el todo sólo puede favorecer la consolidación de la charla culta y semiculta en los salones, mientras que para las masas hay chismes cotidianos . Sólo el análisis de lo global puede devolver el significado donde reina la simple descripción. El parloteo es agotador, es una de las formas más agresivas en que se desarrolla «la cuarta guerra mundial». Costanzo Preve llevó la metafísica y la necesidad de un pensamiento fuerte para contener y repeler el avance del capitalismo absoluto al panorama de la especialización y la charlatanería.

El hegeliano-marxista Costanzo Preve hizo añicos las interpretaciones esclerotizadas que contribuían a descalificar el valor ontoaxiológico del filosofar: «Durante décadas he escuchado esta increíble interpretación de Hegel de boca de militantes políticos, de profesores de secundaria y universitarios desinformados, o simplemente de personas confundidas que hablaban de oídas. Sucede que en Hegel el término idea no significa un conjunto de opiniones o concepciones del mundo, ni siquiera contenidos empíricos lockeanos de la conciencia. Hegel no era Habermas, según el cual el mundo procede a través de comparaciones educativas entre profesores universitarios sobre la base de una teoría de la acción comunicativa. Para usar un léxico marxista, la idea de Hegel es la totalidad expresiva de la realidad histórica, y es por tanto a todos los efectos la unidad de estructura y superestructura, y eso es exactamente lo que Marx entiende por dialéctica, el punto de vista de la totalidad».

No fue derrotado, su victoria ética y racional es la victoria de quienes no son resilientes, sino antiadaptativos. Su resistencia nos invita al éxodo de la cultura de la inclusión que proclama la igualdad, pero persevera en el carácter racional-irracional de la desigualdad real. Quienes continúen su diálogo filosófico con Costanzo Preve sólo tienen que subirse a su burro y dejar que sus pensamientos cobren vida en el largo camino hacia la verdad y la justicia. En estos diez años Costanzo Preve ha estado con nosotros con sus palabras y sus elecciones que siguen y estarán en nuestra práctica diaria.