Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

El corazón del Sur: el afropolitanismo como identidad transcontinental


Leonid Savin | 30/11/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Recientemente, la cooperación con los países africanos ha despertado un interés creciente en todo el mundo. El debilitamiento de la autoridad de Occidente en el continente puede ser una de las razones de esta reorientación hacia el Sur y el Este. También contribuyen a este cambio una serie de factores económicos, políticos, estratégicos y geopolíticos.

No hay que dejarse engañar por los mapas de proyección Mercator: África es mucho más grande que Europa en términos reales. Es un continente enorme, que abarca más del 20% de la masa terrestre y comprende 54 naciones independientes. Se trata de vastas zonas que pueden aprovecharse para la agricultura, los yacimientos de recursos naturales y el apoyo político, como el voto en las Naciones Unidas.

Este continente ha sufrido mucho el colonialismo europeo. Aunque África ha dado origen a muchas civilizaciones antiguas y Estados poderosos, como el antiguo Egipto y el Imperio Etíope (Abisinia), los pueblos del continente siempre han sufrido la opresión y la dominación del exterior. Primero directamente, luego indirectamente. Todo el siglo XX estuvo dedicado a los intentos de muchos países del continente por liberarse de la dependencia colonial. Y esta lucha (ya contra los grilletes del neocolonialismo) continúa hasta nuestros días.

No hace falta que les recuerde que Eurasia tiene una zona conocida como el Heartland, el eje geográfico de la historia. Ambos términos fueron introducidos por el geógrafo británico Halford J. Mackinder. Por alguna razón, mucha gente olvida que también hablaba de un segundo Heartland, la isla mundial. Por isla mundial entendía Eurasia y África, unidas por la península arábiga. A diferencia del Heartland euroasiático, propuso llamarlo Heartland meridional por su ubicación en el continente africano. Ciertamente, hablaba sobre todo de la necesidad de controlar el Heartland del Norte para dominar Eurasia y, en última instancia, la isla mundial.

Y dada la forma en que los estrategas anglosajones formulan su política exterior, siguen sus doctrinas y sus ideas fijas, es fácil comprender por qué Estados Unidos está tan interesado en África. El corazón del Sur, para ser exactos. Porque en la geopolítica mundial, estos dos Heartlands tienen ciertas correlaciones.

Según Mackinder, el Heartland del Sur se extiende desde Sudán hasta el extremo occidental de Gambia, en la costa atlántica, y abarca la parte de África situada por debajo del Sáhara hasta los bosques tropicales del ecuador. En el extremo nororiental del Heartland meridional se encuentran Etiopía y Somalia, que tienen acceso a Yemen, y existe un paso a través de las estepas árabes hacia el Heartland septentrional. Mackinder menciona ciertas similitudes entre los dos macizos designados en cuanto a facilidad de enlaces de transporte, redes fluviales y tierras fértiles.

En particular, subraya la importancia de las históricas Siria y Palestina como enlace entre África y Eurasia. En el contexto de los actuales conflictos en Siria y la Franja de Gaza, así como de los esfuerzos de Estados Unidos por mantener el control sobre la soberanía libanesa y utilizar a Israel como representante en Asia Occidental, esto indica que Washington sigue confiando en la fórmula Mackinder para definir su estrategia en la región.

Veamos ahora la situación política actual en el Heartland Sur. Empezando por la parte oriental, descubrimos estados que se enfrentan a crisis o conflictos. Sudán, con la implicación directa de Estados Unidos, se ha dividido en dos partes, una de las cuales se encuentra ahora en plena guerra civil. El sur de Sudán también ha sufrido conflictos y enfrentamientos interétnicos. El conflicto del norte de Etiopía duró de 1961 a 1991 y condujo a la formación de Eritrea. Sin embargo, tras el reconocimiento de la independencia de Eritrea en 1993, estalló la guerra entre ambos estados. Más recientemente, en Etiopía estalló un conflicto interno en la provincia de Tigray. Funcionarios de la Federación han acusado a Estados Unidos de apoyar a los rebeldes y separatistas. Somalia se ha enfrentado a varios conflictos, lo que ha llevado a su economía a una situación crítica. El dólar estadounidense se utiliza como moneda del país, un claro indicio de su dependencia del exterior. Sólo Yibuti, tras liberarse de Francia, ha conseguido ser autosuficiente en cierta medida. Sin embargo, alberga bases militares de Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y, más recientemente, China. Su enfoque equilibrado de las relaciones internacionales tiene dos significados.

En segundo lugar, si nos desplazamos hacia el oeste, en el corazón meridional se encuentran Chad, Níger, Burkina Faso y Mali. Chad está plagado de militantes islámicos y una de las operaciones contra ellos en 2021 le costó la vida al presidente del país. En octubre de 2022 estallaron disturbios en todo el país. A principios de año, el gobierno nacionalizó los activos de la filial de Exxon Mobil. En el país también se extrae uranio con la participación de la empresa francesa Ogapo, que también tiene activos en Níger, Nigeria, Gabón y Namibia. Francia sigue presente en el país y recientemente se ha trasladado personal militar francés de Níger a Mali.

Níger, Burkina Faso y Mali acordaron recientemente crear una Alianza de Estados del Sahel. Esta decisión se produce tras los golpes militares y la práctica expulsión de los franceses de estos países. A pesar de las amenazas de los países de la CEDEAO (a excepción de los que se han retirado) de desplegar tropas en Níger, finalmente se abstuvieron de hacerlo.

Guinea, que tiene acceso al océano y sufrió un golpe militar en 2021, se ha unido a la nueva Alianza del Sahel.

En el vecino Senegal, el sentimiento de rechazo al colonialismo y a Francia es también muy fuerte. El primer líder de esta nación, Léopold Sedar Senghor, fue uno de los defensores de la negritud, una filosofía política que hacía hincapié en el desarrollo único de los pueblos africanos.

Así pues, los problemas son frecuentes en el corazón del sur, y la influencia occidental se manifiesta en un claro neocolonialismo y una serie de instalaciones militares.

Las recientes tomas de poder militares se han centrado en la liberación nacional, y es posible que esta tendencia continúe a medida que las fuerzas externas intenten gestionar las crisis y apoyar a los gobiernos locales.

Pero el Rimland (zona costera) del norte de África también está directamente vinculado al South Heartland. Por ejemplo, la ayuda procedente de Libia garantizó parcialmente la seguridad de Níger y Chad hasta 2011. Sin embargo, una rebelión dirigida desde el exterior destruyó la Jamahiriya libia, lo que desembocó en una guerra civil. El efecto dominó causó problemas con los islamistas en Chad y Níger, pero también en Túnez y Egipto. Argelia ha adoptado una línea política estratégicamente correcta y sigue cooperando estrechamente con Rusia. Al mismo tiempo, las relaciones con España, que solía recibir gas natural de Argelia, se han deteriorado.

En el noroeste, existe un triángulo de contradicciones entre Mauritania, Marruecos y Argelia sobre el estatuto del Sáhara Occidental. Argelia apoya al Frente Polisario, pero Marruecos controla el Sáhara Occidental, donde se encuentran las mayores reservas de fosfatos. Los habitantes del Sáhara Occidental creen que el fosfato les pertenece y califican de ilegal la explotación y venta de este mineral por parte de Marruecos. Además, Donald Trump reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental en 2020 a cambio del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel. Todos estos factores afectan a los países situados bajo el Sáhara.

Si nos fijamos en la región situada bajo el propio Corazón del Sur, la República Centroafricana se encuentra más cerca del ecuador. Cerca se encuentra uno de los gigantes del continente, la República Democrática del Congo, con un gran potencial. La vecina Angola también ha experimentado un rápido desarrollo, incluso tras la marcha de Portugal. En la actualidad, China invierte en el desarrollo de infraestructuras e industria en este país. En general, Pekín pretende establecer nudos de transporte para su proyecto «Cinturón y Ruta» y asegurarse el acceso a los recursos naturales de los países africanos.

Rusia también es un invitado importante en África. Esto se debe principalmente al legado favorable de la participación de nuestra nación en la configuración del destino político y económico de varios países africanos.

Sudáfrica ha interactuado con Rusia en el marco de los BRICS durante muchos años. A partir del 1 de enero de 2024, el club se ampliará para incluir a Etiopía, situada en África.

El entorno político en África está cambiando. Las perspectivas externas están cambiando y se está desarrollando un pensamiento independiente, basado en la negritud, el panafricanismo, el socialismo africano y el humanismo africano. Ha surgido una nueva tendencia, el afropolitanismo, que está creando una identidad transcontinental. Está claro que esta forma de pensar se refiere a las condiciones necesarias para que África se convierta en un actor único en un mundo de múltiples potencias.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies