Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos / Reportajes

Emmanuel Lynch: «La Unión Europea es una construcción política con características de imperio»


Gabrielle Cluzel | 29/11/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

A la luz de la actualidad internacional (ucraniana) y nacional (migratoria), Emmanuel Lynch demuestra que la Unión Europea es a la vez imperio y vasallo. Emmanuel Lynch es ingeniero, economista e historiador de formación, y auditor en el Instituto de Altos Estudios de Defensa Nacional. En su libro publicado en 2021, La nación frente al imperio (Ediciones ML), pretende esbozar un camino para que «Francia recupere su libertad» en una «Europa reconciliada con su historia y su cultura».

Gabrielle Cluzel: En tu libro, desarrollas la idea de un retorno de los imperios en el panorama geopolítico. Pero cuando Europa o Estados Unidos defienden a Ucrania, ¿no se trata de defender a una nación, Ucrania, contra la defensa de un imperio (Rusia) que quiere extender su hegemonía?

Emmanuel Lynch: En un artículo titulado «Ucrania: hacia un nuevo choque de imperios» del pasado mes de marzo, muestro que Ucrania ha sido presa de imperios en su historia. En la situación actual, dos imperios quieren integrar a Ucrania. El primer imperio, que ha multiplicado los acuerdos con Ucrania con vistas a la adhesión, es el de la Unión Europea, cuya naturaleza imperial demostré en La nación frente al imperio. El segundo es el de la Federación Rusa que, tras la caída del imperio soviético, adoptó el emblema del águila bicéfala, símbolo del Imperio Ruso heredado del Imperio Romano de Oriente, que también había simbolizado el Sacro Imperio Romano.

Aunque la Federación Rusa se convirtió en un «imperio en retroceso» con la caída del imperio soviético, convirtiéndose cada vez más en una nación y menos en un imperio, se reúnen las grandes características del imperio, siendo la principal el gobierno de varios pueblos y naciones. Pongamos un ejemplo. La República de Chechenia es una república constituyente del Estado federal y sujeto de la Federación Rusa. Los chechenos tienen la ciudadanía federal pero no son étnica, cultural o religiosamente rusos. La cuestión de Crimea o de ciertas regiones orientales de Ucrania es muy diferente, ya que es la lógica de la nacionalidad la que sirve de justificación a las autoridades para integrar a las poblaciones consideradas como rusas en la Federación Rusa, aunque sea por la fuerza y violando el derecho internacional.

El hecho de que exista una nación ucraniana está históricamente atestiguado. La decisión de una parte de la comunidad cristiana de unirse a la Iglesia católica romana en el siglo XVI es una muestra de ello. Pero Ucrania es también una tierra fracturada, lingüística y religiosamente, por ejemplo, pero también políticamente, como ha demostrado su historia del siglo XX. La situación actual es que el Estado ucraniano, como Estado soberano, ha desaparecido, dominado en gran medida por lógicas a menudo mafiosas (lo que hace muy difícil que las empresas occidentales inviertan allí), por un lado, y como consecuencia de la injerencia extranjera, por otro, ya sea rusa o estadounidense. Por ejemplo, la elección de Natalie Jaresko, una estadounidense que trabajó para el Departamento de Estado, como ministra de Finanzas de Ucrania y a la que se le concedió la ciudadanía ucraniana el mismo día en que asumió el cargo, demuestra lo imperialista que puede ser una nación como Estados Unidos al interferir en los asuntos de otro Estado.

El papel de Estados Unidos es prominente en este espacio geográfico por una razón bastante simple que tiene que ver con los intereses geopolíticos estadounidenses, que se puede encontrar en El gran tablero de ajedrez, Estados Unidos y el resto del mundo publicado por Zbigniew Brzezinski en 1997, antiguo asesor de seguridad nacional de Jimmy Carter. Para Estados Unidos, el objetivo es contener la influencia rusa y, más ampliamente, bloquear la eventual unificación continental de Eurasia, una política enraizada en el pensamiento del geógrafo británico Mackinder y anteriormente en la política de los Borbones de Francia, que lucharon ferozmente contra la unificación imperial continental.

La actual inversión militar dirigida por Estados Unidos, apoyada por los británicos, enemigos históricos del Imperio ruso, y el imperio de la Unión Europea, está impulsada por intereses geoestratégicos concretos. Decir que el conflicto ucraniano es la defensa de una nación contra el imperio de la Federación Rusa es una burda simplificación destinada a justificar, entre otras cosas, el comportamiento imperial de la Unión Europea. Se trata de una guerra por delegación dictada por una voluntad de poder y, en cierto modo, de un choque de imperios en el que el papel de las naciones europeas debería ser silenciar las armas y ayudar a reconstituir Ucrania como un Estado soberano, libre e independiente frente a un vecino voluminoso.

Según tus escritos, la Unión Europea (no Europa, la distinción es necesaria) también sería un imperio. Sin embargo, también es habitual escuchar que la Unión Europea es un «vasallo» de los estadounidenses. Emperador o vasallo, hay que elegir, ¿no?

Europa es ante todo una realidad histórica y cultural. La Unión Europea, por su parte, es una construcción política que comparte las principales características del imperio, entre ellas un gobierno organizado de varios pueblos y naciones, una lógica de expansión territorial, como lo demuestra la voluntad de absorber a Ucrania, una continuidad geográfica del imperio sin la cual ninguna autoridad común es realmente posible, una ciudadanía común que da derechos y deberes a los ciudadanos del imperio y, por último, una ideología que se traduce generalmente por una «misión universalista y una promesa de eternidad». No creo que el poder sea la característica fundamental del imperio. El Sacro Imperio Romano Germánico no tenía el poder como característica principal, mientras que Francia y el Reino Unido, como naciones, eran muy poderosas. En mi libro, muestro que la Unión Europea es más bien una «hipopotencia imperial», mientras que yo describiría a Estados Unidos como una «hiperpotencia nacional». Para lograr sus objetivos, Estados Unidos utiliza todo lo que tiene a su disposición. Por eso Estados Unidos apoyó la llamada «construcción europea» tras la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, sí, la Unión Europea es tanto un imperio como un vasallo.

Podemos ver la parálisis de la Unión Europea en materia de migración. Algunos reclaman la vuelta a las naciones para recuperar la libertad. Pero, ¿es la nación el nivel adecuado para actuar? O, dicho de otro modo, ¿es el envase lo que cree que es perjudicial para los ciudadanos, o es el contenido, es decir, la política tal y como se lleva a cabo actualmente? ¿No es posible imaginar que un imperio europeo, con el tamaño crítico necesario para tener peso frente a otros imperios, lleve a cabo una «buena» política?

Lo que defiendo en La nación frente al imperio, pero más particularmente en mi segundo libro, Francia frente a la República, es que los pueblos y las naciones son comunidades naturales que permiten vivir una democracia más auténtica, en el sentido de que una comunidad puede elegir más fácilmente leyes al servicio del bien común del pueblo y de la nación porque comparte una historia y una cultura comunes. Si la lógica de los tratados internacionales permite la cooperación entre Estados nacionales, la lógica de los tratados supranacionales es imperial. Con el sistema de mayoría cualificada implantado en el imperio de la Unión Europea con el Acta Única firmada en 1986, las leyes se aplican por la fuerza a ciertos pueblos o naciones que no necesariamente las quieren, como muestra el ejemplo de la migración.

El Imperio Europeo es promovido por los gobiernos franceses antes de 1958 y después de 1974, de una manera que ahora es asumida plenamente por los gobiernos de Emmanuel Macron. En defensa de esta agenda, el ministro de Economía y Finanzas en funciones desde 2017, Bruno Le Maire, ha publicado El nuevo imperio: La Europa del siglo XXI. Sustituir los Estados-nación por un «nuevo imperio» para enfrentarse a Estados Unidos y China, promoviendo un «nuevo orden europeo» para oponerse a los otros grandes bloques (en el oeste, Estados Unidos, y en el este, según la época, Japón, Rusia o China), es exactamente la retórica de los europeístas de la Alemania nazi y la Italia fascista. Además, la construcción de esta «nueva Europa» sirvió de justificación a muchos intelectuales de la Francia de Vichy para colaborar con el Tercer Imperio Alemán. En estas condiciones, imaginar un imperio europeo con el tamaño crítico necesario para pesar sobre los demás imperios y llevar a cabo una «buena política» es una ilusión. La historia de Europa demuestra que una alianza de naciones, dentro de la lógica del equilibrio de poder, es una salvaguarda contra la tentación de la hegemonía imperial. Por ello, el movimiento France Libre Vraie Europe promueve una Alianza Europea de Estados-nación basada en la libertad de los pueblos y las naciones que se opone por naturaleza al imperio de la Unión Europea.

Fuente: Boulevard Voltaire