Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

Globalismo y Nuevo Orden Mundial (II): alejar a Europa de Rusia y África


Philippe Bourcier de Carbon | 08/01/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Aislar a Europa de las riquezas de Rusia-Siberia y expulsar a los europeos de sus posiciones africanas

En realidad, la hegemonía estadounidense sólo pudo establecerse en el siglo XX, y sólo podrá perpetuarse en el futuro, aislando deliberadamente a Europa, principal reserva mundial de recursos humanos, culturales, científicos y técnicos, de las gigantescas reservas mundiales de materias primas que constituyen Rusia-Siberia, por un lado, y África, por otro, ambas geográficamente limítrofes o próximas a Europa.

Históricamente, fueron las dos primeras guerras mundiales las que, al sumir a Rusia en la parálisis del comunismo y separar después a Europa mediante el Telón de Acero, aislándola así de las riquezas del Este, establecieron el dominio de Estados Unidos sobre nuestro continente durante este siglo. Podemos ver cuánto debe la actual hegemonía estadounidense a la instauración del comunismo y a las dos guerras mundiales.

El apoyo de Estados Unidos a la descolonización de posguerra, que ahora está sumiendo al continente africano en el estancamiento y las guerras étnicas, la financiación que proporcionó al Frente Liberación Nacional argelino en su lucha contra Francia en la década de 1950 y sus actividades actuales en África central y meridional ilustran su constante preocupación por expulsar a Europa de sus posiciones africanas y aislarla de estas reservas de materias primas.

Sin embargo, el colapso interno del comunismo en el Este y la reciente desintegración del imperio soviético, a pesar de los desesperados esfuerzos diplomáticos del presidente estadounidense George Bush y de su aliado Mijail Gorbachov, constituyen ahora una amenaza que podría socavar en última instancia la actual supremacía de los líderes estadounidenses sobre el mundo, y podría arruinar sus sueños globalistas justo cuando parecen estar por fin a su alcance.

El libro de Alexandre del Valle, Islamisme et États-Unis, une alliance contre l’Europe (et, pour nous ajouter, contre la Russie), publicado hace dos años, arroja una dura luz sobre la estrategia alternativa que los dirigentes globalistas estadounidenses han estado siguiendo durante los últimos veinte años para hacer frente a este nuevo estado de cosas. Demuestra que, desde Iraq hasta Afganistán, pasando por Irán y Pakistán, así como en otros países musulmanes, especialmente en el norte de África, la política y la diplomacia estadounidenses, amparándose en las actividades de Arabia Saudí, su protegido, intentan deliberadamente alentar y promover los regímenes islámicos más retrógrados, fáciles de controlar mediante la corrupción de sus dirigentes implicados en el tráfico internacional de drogas, y destruir los regímenes laicos de estos países basados en la idea nacional, incitando así potencialmente a los islámicos más extremistas contra el cristianismo europeo y eslavo, al que están geográficamente próximos. Esta hostilidad potencial, que sin duda se extenderá a los países musulmanes de África, probablemente aislará un poco más a Europa de las riquezas naturales de África.

Mitterrand tenía razón: Estados Unidos libra una guerra a muerte contra nosotros

En un libro publicado ese mismo año, Le Syndrome de l’ortolan, en el que explicaba la estrategia mediática para cegar a la opinión pública europea, Arnaud-Aaron Upinsky recordaba oportunamente esta impresionante cita de una entrevista que el presidente François Mitterrand concedió al periodista Georges Marc Benamou: «Francia no lo sabe, pero estamos en guerra con Estados Unidos. Sí, una guerra permanente, una guerra vital, una guerra económica, una guerra sin muerte. Aparentemente (…) Sí, los americanos son muy duros, son voraces, quieren un poder indiviso sobre el mundo. Una guerra desconocida, una guerra permanente, aparentemente sin muertos, y sin embargo una guerra a muerte (…) Los americanos querían enviar a los turcos a bombardear a los serbios».

En la traducción francesa de su libro Le choc des civilisations, publicado también ese mismo año, el profesor estadounidense Samuel P. Huntington se explayaba sobre las oportunidades geopolíticas que ofrecía la división histórica y cultural que separa a la Cristiandad europea en pueblos eslavos y ortodoxos, por un lado, y países católicos y protestantes, por otro.

La destrucción de Serbia se había planeado desde hacía mucho tiempo

La estrategia de los cenáculos globalistas estadounidenses y sus intenciones en los Balcanes están ahora claras. Madeleine Albright, su portavoz en la administración Clinton, checa de nacimiento y estrechamente vinculada al Sr. Brzezinski, exige con urgencia a sus afiliados europeos la destrucción de Serbia, planeada desde hace varios años en Washington y que se interpone en sus planes. La destrucción de Serbia por la Unión Europea y la OTAN les permitiría alcanzar varios objetivos de un solo golpe.

De hecho, la destrucción deliberada de Serbia por las bombas de la OTAN, seguida del despliegue de contingentes europeos en suelo serbio, probablemente programada para el próximo verano, justo cuando las poblaciones de las «principales democracias» se dirigen a las playas para sus vacaciones anuales, Esto anestesiaría a la opinión pública occidental y crearía un abismo irreparable entre los pueblos eslavos y ortodoxos, por un lado, y los de Europa occidental, por otro, separando a Francia de sus aliados diplomáticos tradicionales en el Este. También restablecería la división que el comunismo había establecido antaño en Europa, negándole el acceso a las riquezas del Imperio ruso.

La despiadada destrucción de Serbia debería servir también de ejemplo para disuadir a los pueblos de Europa de cualquier deseo de volver a su antigua independencia nacional, en un momento en que se está completando la Unión Europea federal bajo el protectorado de Estados Unidos, base decisiva para la construcción del sueño globalista de sus dirigentes.

Globalismo y Nuevo Orden Mundial
Primera parte: Las bases del imperio anglosajón
Segunda parte: Alejar a Europa de Rusia y África
Tercera parte: Neutralizar definitivamente a Rusia